Isobel Campbell - There Is No Other (2020)


...una colección de canciones refinadas y variadas entre el folk y el twee pop, guiadas por su dulce voz y grabadas con suma exquisitez, un equilibrio perfecto entre la amabilidad melódica que la caracteriza y su carisma desbordante, otra muestra de como es capaz de caminar por la fina línea que separa la sencillez de la sofisticación...
A Isobel Campbell siempre le acompañará el nombre de Belle & Sebastian, lógico y normal atendiendo a los grandes discos que editaron mientras perteneció al combo liderado por Stuart Murdock, aunque se puede afirmar con tranquilidad que es una gran artista tanto por los discos no muy conocidos detrás del nombre Gentle Waves, como por sus discos en solitario tocados por el british folk, hay que sumarle la más popular colaboración con Mark Lanegan donde desarrolló su especial querencia por la americana y de las que hay que subrayar que ella fue la que aportó la mayor parte de las composiciones y ejerció de jefa del invento. Es una maestra de la canción y su bagaje tiene.

Después de más de una década sin material nuevo, esperaba este disco con mucha ilusión. Una pausa provocada por problemas con la discográfica y que retrasó tres años la salida del disco. A pesar del tiempo transcurrido, There Is No Other no defrauda, la escocesa entrega una colección de canciones refinadas y variadas entre el folk y el twee pop, guiadas por su dulce voz y grabadas con suma exquisitez, un equilibrio perfecto entre la amabilidad melódica que la caracteriza y su carisma desbordante. Una maravilla, una debilidad. 

...un disco de gran exquisitez sonora que resume muy bien el recorrido de toda su carrera artística, entre tonadas vaporosas, pop ligero y folk, su dulzor y ligereza esconden en There Is No Other una honesta y potente declaración de intenciones...
No es que "Hey World", la canción que adelantó, me entusiasmara de primeras, sin embargo con las escuchas ha sido el contexto del disco el que ha dado gran valor musical y sonoro a la tonada, con un halo que roza lo kitsch, aparentemente naif si no fuera por la precisión con la que acomete la tonada y por una letra que desde la ingenuidad que sugiere su voz nos lleva a una verdadera declaración de intenciones, de persistencia, y como no, de realizar una crónica entre líneas de su papel como mujer artísticamente independiente en un mundo de hombres.

Como decía, es un disco variado. "City Of Angels" es folk acústico con detalles orquestales de suma exquisitez, por los mismos derroteros folkies lleva a la maravillosa Vultures, y se atreve con una versión muy atítpica de nuestro querido Tom Petty, "Runnin' Down A Dream" se sale de la copia, puede que tal transgresión no guste a algunos de los más consabidos fans de nuestro rubio de Florida, yo confieso que me encanta que la saque de su estado natural más sólido y orgánico y lo lleve al gaseoso con un marcado ritmo de intención no sé si decir "industrial" o "techno".  Si os digo la verdad, con tonadas como "Ant-Life" hace suyos los postulados indie-pop que en su día hicieron grandes a B&S. La suave y amable "The Heart Of It All" es magnífica, favorita del disco, si Isobel no se caracteriza por una voz prominente con multitud de registros, no importa, aquí unos coros de intención gospel elevan la tonada.

La exquisitez de Isobel para arropar sus canciones y mecernos en melodías vaporosas no tiene parangón, tonadas de nivel como "The National Bird Of India" y "See Your Face Again" son otra muestra de como es capaz de caminar por la fina línea que separa la sencillez de la sofisticación, una maestra. He de confesar que su vena british-folk es pura debilidad, y aquí tiene canciones a considerar auténticas gemas, sobretodo en su tramo final en "Counting Fireflies" y "Bellow Zero" con un tono confesional y dando mayor protagonismo a su fingerpicking. en ese aspecto también es de agradecer la versión deluxe con muchas de estas canciones en acústico.

Isobel Campbell ha entregado un disco de gran exquisitez sonora que resume muy bien el recorrido de toda su carrera artística, entre tonadas vaporosas, twee pop y folk, su dulzor y su ligereza esconden en There Is No Other una honesta y potente declaración de intenciones. Muy recomendable.

Texto escrito originalmente para el Exile SH Magazine



Comentarios