To Bring You My Love, la obra maestra de PJ Harvey. 25 años después.

...una obra que continúa siendo actual y necesaria 25 años después de su edición, disco ante el que siento respeto y admiración profunda, uno de los discos de mi vida de una artista que debería considerarse de las más grandes que nos ha dado el rock por su enorme talento y por la grandiosidad de su obra...


En plena era del grunge y el brit-pop pocos fueron los artístas que supieron manejarse con éxito masivo fuera de la tendencia de aquel momento ofreciendo una versión personal del rock y al tiempo entregando calidad. PJ Harvey es una de esas artistas que reinaron en los 90 en estas condiciones, en sus propias condiciones, y me resulta especialmente importante en cuanto a que ofreció una visión transgresora y genuinamente femenina dentro del ámbito del rock ya desde sus inicios en solitario con dos discos crudos y punzantes como son Dry y Rid Of Me.

Parándome a escuchar atentamente estas primeras canciones aún adquieren hoy un valor mayor más allá del denominador común que la une musicalmente a su generación, ya que Polly Jean no utilizaba su condición femenina para entregar un compendio de reflexiones victimistas, ni bien intencionadas, ni buen rollistas, se imponía su talento a través de una profundidad descarnada empezando por sus letras que desmonataban algunos tópicos tanto en las formas como en el contenido utilizando por ejemplo imágenes bíblicas como hablando de la masturbación, temas recurrentes que a aquellas alturas de la película aún no eran aceptados de la misma manera si es que venían de una mujer artista.


...aquí se alinean todos los astros: la calidad de las canciones, sus letras y la intensidad de su interpretación, y hasta una producción más refinada que para nada difumina la crudeza de sus primeros discos...

En "Rid Of Me" dejaba que Steve Albini desarrollara todas las virtudes sónicas que lo caracterizaban aprovechando una tanda de canciones inspiradas. Es sin lugar a dudas uno de los mejores discos que pueden definir la década de los 90. Aunque es su siguiente disco "To Bring You My Love" el que marca el momento en el que Harvey se convirtió en una de las rockeras más grandes de todos los tiempos más allá de escenas, género, estilos y tendencias. Aquí se alinean todos los astros: la calidad de las canciones, sus letras, la intensidad de su interpretación y una producción más refinada que para nada difumina la crudeza de sus primeros discos.

Empieza de cero sin su banda habitual, aparece en escena John Parish y ambos con el apoyo primordial de Flood (Mark Ellis), y una amplia nómina de músicos entre los que cabría destacar a Mick Harvey, consiguen facturar una producción repleta de detalles y efectos puestos al servicio de las canciones y que apuntalan el enfoque de las mismas, al mismo tiempo no lo deja todo en manos ajenas y se reafirma como una multi-instrumentista intuitiva. Y lo más importante para mi es que consigue convertirse en el último gran icono del empoderamiento femenino sin que tuviera que recurrir en su discurso a la lucha de géneros de una manera explícita, ella lo consigue con su sola existencia como artista y con una interpretación majestuosa, gran talento que demuestra tratando con total maestría temas trascendentales, la muerte y el dolor se funden con la vida, canta sobre el amor como nunca nadie había cantado sobre el amor, supera toda clase de estereotipos convirtiendo la pasión en religión más allá de cualquier placer terrenal y el rock en su vehículo místico.  

Su blues minimalista a base de riffs cortantes como estiletes se abre paso como un mantra en la apertura in crescendo de "To Bring You My Love", adereza de ritmo industrial y rockero la adictiva "Meet Ze Monsta", tan seductora como desafiante en "Working For The Man", introduce piezas más acústicas y cercanas al folk con secciones de cuerda incluidas como "Send His Love To Me", en los mismos términos es la grandísima "C'mon Billy" la gran destacada del lote, junto a una inspirada "Down The Water" que podría considerarse el centro neurálgico del disco. "Teclo" reinventa un Robert Johnson si este existiera en la actualidad, y si se trataba de hacer sonar las guitarras como la que más "Long Snake Moan" es un proyectil del mejor rock alternativo capaz de amedrentar al grunger más resabido. Hace del menos es más su santo y seña alcanzando en piezas como "I Think I'm A Mother" una expresividad arrolladora. La sugerente "The Dancer" cierra esta obra maestra del rock sin desperdicio alguno, canciones en las que Harvey además de tocar la guitarra, se sirve del órgano como principal arma, omnipresente a lo largo del disco junto con arreglos donde aparecen marimbas y vibráfonos, y secciones cuerda que son desarrollados con gran acierto sin que por ello pierda tensión en ningún momento.

To Bring You My Love es una obra que continúa siendo actual y necesaria 25 años después de su edición, disco ante el que siento respeto y admiración profunda, uno de los discos de mi vida de una artista que debería considerarse de las más grandes que nos ha dado el rock por su enorme talento y por la grandiosidad de su obra. 

Comentarios

  1. A mí los dos siguientes también me gustan mucho, aunque está claro que "To Bring You My Love" es EL DISCO de Harvey.

    Un abrazo, Chals.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que Gonzalo, aunque este disco consta como su cúspide, esta señoranga del rock tiene unos cuantos discos sobresalientes. Yo incluso tengo su menospreciado último disco en un pedestal. Que buena la jodía!
      Saludos y abrazos.

      Eliminar
  2. Acabo de escribir un comentario en un blog resaltando la figura de Siouxsie en la década de los 80 y este hecho me da pie para hacer lo mismo con la figura de Polly en la siguiente década. Y quizás con mayor énfasis la de esta última figura porque es mejor letrista que la primera, también porque su estilo musical acoge más palos y por eso resulta más rica en su propuesta. Este disco, estoy de acuerdo con Gonzalo, es el DISCO de Polly. Inmenso, atesora todo lo necesario para ser considerado como todo un clásico.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Siouxie también hay que reivindicarla en los mismos términos, si te soy sincero no soy conocedor de su obra en profundidad, toda la razón. Yo me siento más próximo a Polly , su lenguaje sonoro, visual y lírico van de la mano. Saludos y gracias por pasarte.

      Eliminar
  3. Mi disco favorito de la señora sin desdeñar la fiereza anterior de Dry o Rid of Me. Como bien dices esto es otro nivel de creatividad, profundidad, intensidad ... no lo ha vuelto a repetir ni ella ni nadie que se ha querido acercar. Una puta maravilla que como bien dices aguanta el paso del tiempo perfectamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También mi favorito, y ojo, como decía a Gonzalo, opino que The Hope no ha sido valorado como debe. Es otra muestra de su gran genialidad. Saludos y gracias por pasar.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Courtney Marie Andrews - May Your Kindness Remain (2018)

Phil Cook - People Are My Drug (2018)

Charles Lloyd & The Marvels + Lucinda Williams - Vanished Gardens (2018)