Bruce Springsteen - The Ghost Of Tom Joad (CBS, 1995)

...siempre fue mejor que el Bruce que vino después, el de largas giras, el del espectáculo en mayúsculas con su banda. Este es un Bruce lúcido y combativo que desde su posición privilegiada es capaz de armar un discurso sólido con mucho tacto y sensibilidad en favor de los más desfavorecidos, oscuro y dulce a la vez...


Aún recuerdo el día que salió The Ghost Of Tom Joad, aún recuerdo el primer día que estuvo a la venta y el ansia de quien sostiene un tesoro por abrir camino a casa. También recuerdo como si fuera ayer la gran decepción que me llevé desde la primera escucha al comprobar que no había ni rastro de la E Street Band, ni de la reunión que había tenido lugar gracias al Greatest Hits de aquel mismo año, ningún Murder Incorporated, ningún atisbo de guitarras eléctricas, ni de poderío en su voz. La edición del EP Blood Brothers tampoco me resarció en meses de aquel agravio.

Los 90 pasaron sin pena ni gloria para el Boss, quizás por culpa de Human Touch, si no fuera por la estupenda caja de las Tracks (visto desde una perspectiva oficial claro). Al mismo tiempo se esfumaban mis esperanzas por la vuelta de Bruce con su banda en su formato más festivo y eléctrico (tardaría siete años!!!!). Mi juventud tensaba las ganas de volúmen. Sin embargo con el tiempo este disco ha entrado a formar parte de mis favoritos más allá de su etapa clásica, quizás uno de sus discos más infravalorados, y es que llegó a destiempo en una década en la que las guitarras más punzantes llegaban a televisión, Springsteen optaba por el sentido contrario. Incluso podría parecer que se empeñaba en autosabotear su carrera y más si tenemos en cuenta que años antes dió un paso similar, mientras todos desenchufaban su instrumentos para la Mtv, él los enchufaba para ofrecer un recital de fuerza eléctrica, sin embargo nuestro Bruce pagó caro no llevar de la mano a la E Street Band, aún con la grandeza que demuestra. ¿Soy el unico que piensa que debería haber afianzado la química con su nuevo grupo con otro disco?.  Pero decidme, que daríamos porque hoy nuestro Bruce se sacase de la manga un disco como aquel!


En este disco sus historias son las auténticas protagonistas, versos que descubrí gracias a las fabulosas traducciones a cargo de Steve J. Powell con la colaboración de Ángeles Martín y Matías Uribe que regalaba el magazine de apasionados del Stone Pony. Ellos lograron que con el tiempo y letras en mano, aquella desilusión que tanto se había arraigado en mi percepción de mi ídolo, me hiciera adentrarme en el mundo en blanco y negro que tenía la mirada puesta en Las Uvas de la Ira. Me forzó a descubrir a Steinbeck, descubrí al tiempo a John Ford en toda su grandeza. Y descubrí de manera más cercana la actualidad que me rodeaba y el reverso de la norteamérica que hasta aquel momento había idealizado. Me dí cuenta de que mi adorado Nebraska tenía el mejor hermano pequeño que pudiera haber parido mi padre putativo.

Bruce se acercaba al folk protesta desde una interpretación íntima más que inflamada, de nuevo brilla una armónica que llora igual que cuando cruzó el Río.

Bruce se acercaba al folk protesta desde una interpretación íntima más que inflamada, de nuevo brilla una armónica que llora igual que cuando cruzó el Río, desde la sombría apertura inicial The Ghost Of Tom Joad, la canción que da título al disco y que puede servir como aliento/himno para los desagraciados que pueblan las cunetas de esta sociedad. Su guitarra acústica envuelve cada verso de arpegios amables a la par que sentidos, Straight Time así lo atestigua, canción con mimbres de clásicos pretéritos hermana directa de las cadencias nebraskeras, como Highway 29 road movie sobre la huida hacia adelante dejando un reguero de sangre detrás. Youngstown se alza como uno de los puntos álgidos, acompañan pedal steel y violín, como en otros momentos del disco, y nos ayuda a situarnos mentalmente en alguna frontera inhóspita, con un colchón de sintes que convierte este folk en una banda sonora de travellings excelsos. Bruce canta desde un lugar entre la nostalgia, la melancolía y el fuerte sentimiento de dignidad que surge de la propia supervivencia. The Line es posiblemente una de mis canciones favoritas, una joya, una historia de amor que supera fronteras físicas y de clase, junto a Dry Lightning, otra de las canciones que elevan la lírica de Bruce a cotas nada despreciables, y donde los pequeños detalles del día a día pintan un lienzo de deshazón dignas de las mejores escenas de Wim Wenders. Across The Border obra el milagro, imprime al disco un punto de fuga hacia la esperanza, un amago positivo, un querer pensar que todo saldrá bien en la tonada más adictiva. My Best Was Never Good Enough cierra este disco, un pequeño caramelo que utiliza todos los refranes y rimas populares con maestría, quizás como siempre nuestro Bruce canaliza sus vivencias personales a través de las canciones para acercarnos a situaciones reales, desmitificando todos los mitos bien pensantes que encuentra a su paso. Musicalmente no es un disco a menospreciar gracias al buen gusto que su buen amigo Chuck Plotkin imprime a cada rincón de este tracklist.


A día de hoy me ratifico en la idea de la grandeza de un disco que no pasa de moda porque está fuera de ella, porque habla de como nuestra memoria se va perdiendo y con ella la empatía se va diluyendo. Bruce utiliza el personaje de Steinbeck para contarnos que la historia se repite, todos somos inmigrantes en este mundo y la historia no ha cambiado. Este fantasma es el hilo conductor que une a quienes buscaron sin éxito la tierra prometida en la gran depresión provocada por las grandes familias adineradas para tomar el poder y deshacer aquella máxima que rezaba el famoso "Libertad, igualdad y fraternidad", los mismos que arriesgan su vida atravesando la frontera huyendo de una situación que paradójicamente se originó en el país a donde van, hermanos de quienes intentan subirse a una maltrecha barca con su familia para buscar un poco de dignidad más allá de la guerra y el hambre hacia un primer mundo que no sólo les ha expoliado hasta el último gramo de dignidad, sinó que además les cierra la puerta. El fantasma de Tom Joad acompaña a todas esas familias que se quedan en la calle mientras unas entidades financieras cebadas con dinero público acumulan viviendas vacías. El fantasma que acompaña a tantos niños y niñas que quedan atrapados en una frontera entre fuego cruzado de gases lacrimógenos y la violencia ultranacionalista ante la mirada impasible de la comunidad internacional. Hay un verso en la primera estrofa de la primera canción que dice algo así como - Bienvenidos al nuevo orden mundial, una idea recurrente en la literatura distópica y en los círculos más conspiracionistas y que aquí Bruce encuadra en la realidad social de la actualidad, una actualidad que alarga su sombra y que parece culminar en nuestros días.

Un disco como éste viene a recordamos la vileza de nuestra condición humana, nuestra doble moral, la manera tan sutil en la que giramos la cabeza hacia otra parte. Pero lo más importante que logra este disco es acercarnos a personas normales como tú y como yo llevadas al límite de sus posibilidades sin remedio, esas familias que podrían ser las nuestras y que las noticias nos despersonalizan entre cifras de geopolítica y deportes. Uno de los grandes discos que ha hecho nunca Bruce Springsteen aunque la plana mayor del rock'n'roll se empeñe en su enquistada valoración a limitar su grandeza entre el 73 y el 84. El Bruce que nos trae The Ghost of Tom Joad ha sido menospreciado con el paso de los años, y para mí siempre fue mejor que el Bruce que vino después, el de largas giras, el del espectáculo en mayúsculas. Este es un Bruce lúcido y combativo que desde su posición privilegiada es capaz de armar un discurso sólido con mucho tacto y sensibilidad en favor de los más desfavorecidos, oscuro y dulce a la vez. Uno de sus grandísimos discos.


Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Brillante como siempre cuando abundas en estos territorios ,me alegra volverte a leer .
    Un disco que gano en el tiempo como el buen malbec para demostrar que Springsteen esta un paso adelante siempre .Saludos !

    ResponderEliminar
  2. Gracias Luther por la parte que me toca. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar