John Lennon & Yoko Ono - Double Fantasy (Geffen, 1980)

...acepto su imperfección, acepto su condición humana y acepto a Yoko Ono como elemento que le proporcionó el equilibrio que buscaba, el amor que le puso en bandeja de plata un punto cero desde donde un pasado confuso hacía menos mella en su interior...


Hoy hace treinta y siete años que un malnacido le disparó y nos privó de un artista único, ¿que discos habría grabado en los 80, los 90, hoy?. En fin. Nos queda una obra importante. Una discografía en solitario irregular con momentos muy buenos y otros no tan bien considerados. Pero me pasa que adoro a John Lennon con todas sus virtudes y defectos y adoro igualmente uno de esos momentos no tan bien considerados. El último disco de John Lennon aún en vida: Double Fantasy, el epitafio que le devolvía después de cinco años apartado de la farándula y ocupado en menesteres más caseros, como marido y padre. Unas semanas después pasaría lo que nadie en aquel momento podía llegar a imaginar. 

Con la obra de Lennon es difícil hacer valoraciones sin dejarse influenciar por otros factores externos, además de haber pertenecido a la banda más grande de la historia del rock, su condición mediática suele emborronar con recelo cualquier aproximación artística. Yo mismo me he dejado llevar en más de una ocasión por esa imagen del Lennon detrás de una pancarta y luchando por la libertad, necesario y admirable sin dudas, y creyendo en él como en un ser mitológico más que en una persona de carne y hueso con sus dudas y neuras.

Así que acepto su imperfección, acepto su condición humana y acepto a Yoko Ono como elemento que le proporcionó el equilibrio que buscaba, el amor que le puso en bandeja de plata un punto cero desde donde un pasado confuso hacía menos mella en su interior, ¿qué si no el amor puede obrar tal milagro?.

Double Fantasy no es su mejor disco, o mejor dicho, no es su disco más valorado. Pero puede que sea su disco más difícil en concepto y realización. Un paso firme mirando al futuro sin renunciar a su pasado, más bien mirándolo con afecto como parte de su propia existencia, John Lennon ya no era el rebelde del rock'n'roll, no representaba a la juventud de su tiempo, padre de familia, esposo ferviente, y al fin y al cabo, un gran artista. Según he leído, la prensa en su día le dió de lado por presuponerlo una colección de canciones faltas de garra y por supuesto por estar firmado por Yoko Ono.

El disco podría decirse que es conceptual. Transcurre como una discusión en la mesa de la cocina donde el amor mutuo es el cimiento fuerte que no deja que ciertas tensiones pasen a mayores, un diálogo cara a cara, sin tapujos ni restricciones, sin pudor alguno y con auténtica confianza, en el que al finalizar el abrazo está asegurado. Pocas veces la transparencia en una pareja artística se había dado hasta estos niveles, Yoko admitió tiempo después que fue difícil mantener el tipo con este disco, emociones a flor de piel.

El disco empieza con (Just like) Starting Over, una de las canciones fijas en cualquier recopilatorio y que en clave de rock'n'roll fifty anhela los primeros días de un amor apasionado,  Kiss Kiss Kiss es la réplica de Yoko, dejando la puerta abierta pero echando en cara a Lennon sus dardos fríos, contándole que está sangrando en su interior. Continúa John queriendo mejorar la relación mirando al futuro en Clean Up Time. Un toma y daca valiente. Beautiful Boy es una gran favorita de la vida, entre sus grandes canciones una de las menos conocidas, siempre me toca la fibra esta mirada ferviente de un padre por su hijo, un amor inabarcable

Bien es cierto que el disco mejora considerablemente sin las canciones de Yoko si lo miramos desde el punto de vista del cánon Lennon, también hay que reconocer que no todas las canciones de Yoko son malas y que en algún momento mantiene el tipo compositivo con su marido, también es inevitable pensar que en algo la ayudaría, aún así son primordiales para la historia que aquí se cuenta y merecen su atención.  Y si atendemos a las de Lennon estamos hablando de un gran disco y a su vez de la vuelta de un gran artista y poniendo a su vez sobre el tapete mucha más carga por su pérdida. Muy buenas las canciones de Lennon en este disco.

Comentarios

  1. A mi el disco, respecto a la aportación de John únicamente, me parece grandioso. Todos los temas de John son sublimes, los tres que citas son enormes, y I'm losing you, Woman, Watching the wheels y Dear Yoko. También como dices, alguna canción de Yoko mantiene el tipo.
    Siempre he pensado que Double Fantasy es un disco descomunal, y lo sigo pensando. Un disco sobre el amor entre hombres, y no sobre el amor como icono de la humanidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo perfectamente el día de la triste noticia de su asesinato, el tremendo shock que supuso para todos los amantes de la música en general. También aquel gran homenaje que se le dispensó, pocos días después, cuando todas las emisoras de radio del mundo emitieron a una misma hora su "Imagine". Fue una experiencia increíble. El disco no me parece de lo mejor de Lennon, tengo mayor querencia por otras de sus obras en solitario. El hecho de ser casi un disco póstumo del artista lo elevó a rangos que dificilmente hubiera podido alcanzar.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Courtney Marie Andrews - May Your Kindness Remain (2018)

Phil Cook - People Are My Drug (2018)

Charles Lloyd & The Marvels + Lucinda Williams - Vanished Gardens (2018)