Pretenders - Packed! (Sire Records, 1990)

A ver como os lo digo, la Chrissie Hynde me mola, al menos la imagen idealizada de rockera que tengo de ella, como cuando la vi a mediados de los 90 y ya con la fiebre del éxito ochentero pasado en aquella portada de The Last Of Independents, sosteniendo toda ella socarrona la guitarra y con el rostro de "a ver quien se atreve conmigo...", que vale, dejando a parte el baladón que nos martirizó a todos durante meses (y aún sigue haciéndolo alguna emisora), lo de esta mujer es admirable, una rocker de tomo y lomo que sigue al pie del cañón después de superar en sus inicios la desaparición de dos miembros importantes de la banda, y pasar por su lado toda clase de épocas y sonidos generacionales, fiel a su estilo, rock band de guitarras. Y pese a que hoy por hoy no es muy mediática ni en el mainstream, ni en el indie-mainstream, ni en el under-mainstream, atendiendo no sólo a su pasado sino también al último disco Alone, oigan que es un buen disco con un puñado de buenas canciones marca de la casa, Chrissie Hynde es digna del Olympo de los Poetas de la Fender.

A Packed! le tengo un amor especial, todos sabéis que significa tener un vinilo en alta estima, uno de los que se heredan porque de otra manera puede que no lo hubiera ni escuchado, y las pasiones bajas que puede despertar cuando descubres que aquello vilipendiado guarda algunas joyas, ya puede venir en tropel la camarilla de reseñeros de nme, las allmusic y pitchfork a contaros la milonga de que cualquier tiempo pasado siempre fue mejor, que no no no, no te equivoques, me conozco el disco de pe a pa, y es bueno de cojo...

Claro, parece ser que a cada nueva referencia hay que sorprender con algo y más si has formado parte del paisaje generacional en cierto momento, lo dicho hasta la saciedad, pretenders = el puente del punk a la new wave. Aquí la verdad la única carnaza apetitosa para el fan fundamentalista fue una correcta versión del May This Be Love de Jimi Hendrix, que llevada a su terreno pasa por una de las suyas, también la participación de Johnny Marr en la balada When Will I See You. Puede que canciones como Let's Make a Pact y el (fantástico reggae) How Do I Miss You la hicieran parecer cansada y repleta de inseguridades, pero también de mucha verdad (como si no pudiera cambiar de registro!) aunque realmente se trata de un LP variado en todos los aspectos, tenemos las rockeras Millionaires, favoritísima esta canción con letra peleona, Downtown (Akron) Hold a Candle To This, que podrían haber estado en cualquiera de sus primeros dicos por guitarreras. Este disco también contiene esos medios tiempos marca de la casa como Never Do That y Sense Of Purpose, pasto de recopilatorios, eso por no hablar de Criminal, baladón que cierra el disco capaz de derretir al más pintado, en ambas la personalidad vocal de la Hynde se mantiene intacta, única.  

¿Que si era el primer disco con Hynde como único miembro original de la banda?, no del todo cierto porque tenemos al batería original Blair Cunningham, ¿músicos de sesión? ah claro, tener en nómina a Billy Bremmer (Rockpile, Dave Edmunds) no es precisamente despreciable. El caso es que este disco tiene algunas de mis canciones preferidas de Pretenders que además están a la altura de su legado.

La voz de la Hynde es única desde el primero hasta el último de sus discos, y su actitud es inquebrantable más allá del bien y del mal.

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. No se puede agregar nada sobre esta señora y sus pretendientes que tu no hayas dicho .
    Los discos heredados son tan importantes que merecen ser defendidos a capa y espada .
    Un saludo

    ResponderEliminar