Crónica concierto The Delines en la sala Loco Club (17/09/2015)


Noche del jueves. Y empiezo por el final como una de esas películas con flashbacks. Mi coche de momento no puede reproducir vinilo, así que el Colfax se quedó en el asiento del copiloto, ya sabéis como es el asunto, miraditas de reojo y toqueteos en el semáforo en rojo, así que para paliar el cansancio de la noche en el trayecto venía escuchando el Lady Soul de Aretha Franklin, y fue justo a la altura de You Make Me Feel, y no por el archiconocido estribillo, más por el fraseo de los versos, que me cuadró el asunto a la perfección, a Amy Boone se le atribuye más influencia de Dusty Springfield, y si que tiene, o simplemente es por la naturaleza más cercana al country de las composiciones de Vlautin, pero ha escuchado mucho soul, su fraseo sale directo de Muscle Shoals por influencia de Lady Soul, y además lo lleva dentró, deep, deep.

Vuelvo al principio. Iba al concierto con la mosca detrás de la oreja, porque el Loco es una muy buena sala pero más para estar de pie y balancearse al ritmo, además de lo molesto de quienes hablan en la barra, ese rumor constante, por favor. Con The Deslondes el martes debió ser un despiporre (por el ambiente festivo), Cisco Fran confirmó mis sospechas, pero tenía que elegir y mi cuerpo me pedía profundidad. Y la verdad que Lorenzo se las apañó bien y dispuso unas mesas en forma semicircular que dieron un punto de club jazz a la platéa, y por suerte la gente, la que fue, sabía a lo que iba, a escuchar. Está claro que The Delines son más de auditorio y butaca, pero no quiero quejarme gratuitamente, estuvo muy bien.

Una cosa es el disco, que es favorito, pero lo vengo a decir por la difícil taréa que Willy Vlautin le ha encomendado a Amy Bone, queridos amigos, esas historias de perdedores tan del realismo como le gustan no son fáciles de reproducir noche tras noche, si eres lo que escuchas, también lo que cantas y en este caso se corre peligro. Lo pensaba desde que escuchaba Colfax y tenía ganas de verles, o Amy se metía asumiendo las consecuencias, la base del soul, o el concierto no se podría sustentar, una duda muy razonable. Y mirad, es la sensación de emoción y la piel erizada, y Boone que es tan dulce como muestra su voz y además estaba viviendo las canciones, llegando al final, sus ojos vidriosos, su lenguaje corporal, y esa voz que en directo gana en matices, tiene más cuerpo y la banda perfecta al servicio de la historia. 

La apertura "He Don't Burn For Me" fue ya meternos a todos en la avenida, llamaba la atención la falta del bajo de Trujillo, hablando con Vlautin al final del concierto se disculpaba, que tío más amable, pero como le dije a él, Corey lo hizo tremendamente bien en todo el concierto sacándole con su mano izquierda a su nord el sonido a bajo fender, y además remató con un solo de trompeta que por dios nos trajo la bohemia nocturna puro Chet Baker, soul-jazz, lo hizo más veces en el concierto, a excepción del interludio instrumental que sonó a cruce entre Caleixo y Tarantino como quitando hierro a la gravedad del asunto, hasta sacó el bajo funky de "I Got My Shadows", un fenómeno, fue a Spooner Oldham lo que Vlautin a la guitarra a Dan Penn, justos, medidos y creando con mucho gusto el ambiente necesario, no me quedaré sin decir que Oldham es un metrónomo y tiene feeling, uno de esos baterías-músicos que saben cuando tienen que ser un latido y cuando hacer como que no están. 

"Colfax Avenue" y "Wichita Ain't So Far Away", que bonitas y que cosquilléo, son las que mejor entran de su repertorio, tienen ese gancho melódico de los singles e iluminaron la cara de todos los presentes, pero fue con canciones como "The Oil Rigs at Night", "I Won't Sleep Up" y "He Told Her the City Was Killing Him" con las que tocaron la fibra, esas que tienen ese añadido deep-soul, y Amy Boone aguantó el tipo, Vlautin lo sabe, esa mirada amable hacia la cantante decía mucho, entre fraternal y orgulloso por poder observar el alcance de sus creaciones. No van de divos y estrellas, ningún resquicio de egos, se les ve ese punto de mucho respeto entre ellos, tal cual debajo del escenario, amables y afables, algo que transmiten a sus historias y en cierta manera las equilibra, les da ese punto humano de andar por casa y de poder identificarse, mejor que cualquier pose dramática y teatral. De las nuevas "Cool Your Jets" y "Gold Dreaming" ya dan valor a esas Scenic Sessions, lástima lo caro del asunto, elegí el vinilo de Colfax pero me ha quedado una espinita no pudiéndome llevar ese cd que tiene muy buena pinta, es lo único que no me gustó, una minucia vamos.

Willy Vlautin dice que volverá con sus Richmond Fontaine, y yo que me alegro por que es un grupo enorme, además cada uno tiene sus proyectos, por ejemplo este concierto me ha dado pie a interesarme por The Damnations. Pero es que se nota que entre ellos hay algo especial y familiar, y quiero pensar que esta química y esta formación nos contarán más cosas. Eso espero. Que gran concierto el vivido ayer. Soulful.


Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Veo que el disfrute a sido por igual y general de los que hemos tenido la suerte de verlos amigo Chals. A ti te debo el haberlos descubierto sin saber si alguién más los colgó o quien fue el primero ni me importa, desde entonces dosifico las escuchas; me ponen muy melancólico lo siento. Anque es un sufrimiento que me reconforta. El arranque fue para llorar y yo a metro escaso del teclista, la trompeta me dejo K.O, eché un poco de menos el slide y algún riff más de guitarra. Pero se suplió divinamente con ese toque todavía más soul del directo. Soul frágil que me acerca mucho más a mis debilidades he de admitirlo.
    En fin un directo de los que no se olvidan, se convierte en banda sonora obligatoria y puedes por más que recomendar sin parar a amigos y conocidos.
    PD. yo si lo llevaba grabado en mp3 y lo escuché de camino a casa. Es tan de ciudad nocturna, de luces y de personajes anónimos. Y mira que no suelo escuchar las bandas que he visto en directo hasta pasados dos días ni tan siquiera de camino al directo... manías mías.

    UN SALUDO GRANDE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que amigo Miguel Angel, que raro es ver un directo en estas latitudes de cadencias suaves y que cumpla las espectativas, me emocionó sin más. Y si que es verdad que con la slide del sr.Tucker esto hubiera tenido un barniz más country, a mi también me hubiera gustado. Pero ojo con el sr.Corey y sus múltiples facetas. Yo si hubiera tenido mp3 en mi vieja tartana me hubiera acompañado, lo que si tengo costumbre yo y en eso coincido, es en no escuchar la música del grupo a la ida, manías... Saludos y un fuerte abrazo.

      Eliminar