Bettye LaVette - Worthy (2015)


Desde las American Recordings los cantes jondos de la tercera edad se han convertido en un género en si mismos, y no es para menos, si se lleva con respeto y sin artifico, dejando que transpiren su carga, puede dejar grandes obras musicales para la posteridad.

Está toda la mística de la experiencia, de estar de vuelta de todo y de saber más por viejo que por diablo, pero no, hacerse mayor no es cool, es una mierda como una casa, disculpen la escatología, pero quería dejarlo claro desde el primer párrafo, las cosas como son, la mella que va dejando el paso del tiempo duele, los recuerdos más antiguos cobran vida y te asaltan sin pretenderlo, unos esbozando una sonrisa espontánea, otros te raján el alma por dentro, y la lucha se transforma en una supervivencia donde el objetivo primordial es llevar una vida con la máxima dignidad posible, al final queda lo que uno es, y uno es la suma de las cosas que ha hecho, pero también la resta de las que no. Cuando esta profundidad aparece en una obra musical estremece, es cosa seria, pone el alma del revés, y creo que este Worthy de Betty LaVette me ha atrapado sin yo buscarlo por esa autenticidad que rezuma de principio a fin.

Puede pensarse que otro disco de versiones resulta innecesario a priori, aunque sea Joe Henry el que controle que todo esté en su sitio y suene como en el salón de tu casa, pero es que LaVette continúa ofreciendo re-interpretaciones magistrales venga de donde venga la canción, aquí el juego no es la comparación con la original, aquí se trata de escuchar un discurso propio, unos sentimientos auténticos y una emoción desbordante donde la voz cascada de LaVette suena a whisky, a años y a empezar a sacarse todo el peso innecesario, esto es interpretar, esto y nada más. Además las canciones elegidas no son nada obvias, aunque se recurren a algunos de los grandes nombres del rock, otros tantos desconocidos, y algunos de la mano de Henry, en todo caso no esperéis una tanda de minutaje para la complacencia, ni para hinchar de ego y homenaje a la artista clásica de turno, Betty LaVette deconstruye cada una de las canciones y las pasa por su filtro, deberás conocerlas bien de antemano para reconocerlas, cosa que por contra no supone ningún esfuerzo, habida cuenta de la gran maestría desplegada a ambos lados de la mesa de mezclas.

Unbelievable no es que sea una de las más conocidas de Bob Dylan, quizás este hecho la convierte más en una novedad en la particular visión de LaVette, tiene un punto muy funky y parece encontrar el punto de vista necesario desde la perspectiva que da el tiempo y las experiencias vividas, atención a When I Was A Young Girl y ese groove sugerente tan de rock setentero con una guitarra de auténtico gozo blues, y ahora sí, con reivindicación del poco recordado grupo británico Savoy Brown con esta canción incluida en su Raw Sienna del 70, una gozada la versión que se marca LaVette, no tengo otras palabras. La balada Bless Us All es de estremecerse directamente, la letra de por si ya tiene mucha fuerza  "Bless the losers God's lost children, the drunks, the fools, the ones that never do win, huddled with their backs turned to the cold wind seeking any shelter from their pain" y ese "Shelter from the rain" en la voz de LaVette suena a oración y a verdad.


Otro baladón es Stop del propio Henry, una delicia con el piano de protagonista, casi puede escucharse los mecanismos del martillo del piano moviéndose hacia la cuerda, que bueno sr.Henry. El Complicated de los Rolling Stones podría cumplir perfectamente su papel de canción hit, una grandísima versión, la más animada del disco, muy buena. Otra balada, Where A Life Goes es de una belleza y profundidad conmovedora "Is it sadness that filled up your life? Find the liquor and wash it away". Cuanta grandeza en Just Between You And Me And The Wall, You're a Fool, sonido que se balancea entre el deep-blues y la interpretación soul-jazz vocal, un trabajo de guitarra exquisito. Y bueno, del Wait de los Beatles solo decir que cualquier parecido con la original es pura coincidencia, cosa que poco importa, si te sabes la letra alucinarás con el feeling que desprende en boca de LaVette, Step Away da un respiro a tanta intensidad, muy Stax, una delicia. Cierra Worthy que si la original de Mary Gauthier ya es muy buena (entrad aquí por favor), no lo es menos esta re-interpretación estremecedora, que en definitiva es el alma de este disco... "Left stumbling in the dark, I had to go within, so I traced my scars, back to where I’d been a diamond in the dirt, perfectly concealed down beneath the hurt, it’s been so hard to feel". Si dejáis que estas canciones entren, no os dejaran en tiempo.

No le voy a quitar mérito a Joe Henry, puesto que posiblemente nos hallamos ante uno de los trabajos más finos del productor y arreglista, para mi superior a I've Got My Own Hell to Raise (2005), también producido por él. Guitarras eléctricas suntuosas y cargadas de buen blues, órganos y teclados que en un segundo plano enriquecen más que llenan, y un contrabajo que pondrá a prueba los altavoces de tu casa, estamos ante una producción que debería compararse con el Don't Give Up On Me de Solomon Burke, aunque queda más que claro que no dispone de la baza mediática inherente a los grandes regresos o las nuevas reinvendiones del artista de turno, puesto que Betty LaVette ya lleva bastantes años entregando trabajos de aunténtico gozo, si que tengo que apuntar que es uno de sus trabajos más conseguidos, incluso me atrevo a afirmar que por poco, mejor que su anterior Thankful N' Thoughtful.

No se trata sólo de mi homenaje a una de las grandes damas del soul, es que Worthy me ha pillado de improvisto y ha conseguido que la actualidad desaparezca de debajo de mis pies desde la primera canción, me ha erizado la piel y me ha emocionado, y no lo esperaba, canciones que rezuman verdad y arañan la vida con una intensidad desbordante. Un sobresaliente sin más.

Sin el arropo del estudio, ni de Joe Henry, en directo Betty LaVette consigue emocionar. 
Es una de las grandes, y aún en activo.


Escrito para Exile SH Magazine

Publicar un comentario

6 Comentarios

  1. Hola, Chals. me han sacado de uno de mis retiros. A tortazo limpio, ha sido, pero bueno, reacciono. He estado con la mente 8 miles high y sin sicotrópicos tio. Pero a qué negarlo, sigo delirando, mi cruz desde los 21. Saludos, ya te iré leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo, me alegra saber de ti, y verte por aquí. El disco de Sonny Rollings es una maravilla, y mira que yo tenía mis reparos de Coltrane en adelante, muy fino, muy crudo y atractivo, me encanta.

      Eliminar
    2. Yo lo sabía, porque a mi me jmpactó, recuerdo que lo guardaba de vuelta en su carpeta con pena pero deseando que llegara ya la hora de poder volver a pincharlo. Si te fijas, si, es cierto, es más espontáneo y fresco que el Village Vanguard de Trane, aunque no es de recibo compararlos, porque grande uno y grande otro. Algo me hizo pensar que tú ese disco oo disfrutarías mucho, tenía en la memoria tus reseñas de Oscar Peterson, de Art Blakey etc y lo supe a las pocas escuchas.


      Respecto a Betty, es un prodigio de discreción y buen gusto, y es exacto, porque no es mediática, pero con todo y con eso, es muy grande. Me pongo este Worthy para fregar los platos.

      Saludos y gracias Chals!

      Eliminar
    3. Yo lo sabía, porque a mi me jmpactó, recuerdo que lo guardaba de vuelta en su carpeta con pena pero deseando que llegara ya la hora de poder volver a pincharlo. Si te fijas, si, es cierto, es más espontáneo y fresco que el Village Vanguard de Trane, aunque no es de recibo compararlos, porque grande uno y grande otro. Algo me hizo pensar que tú ese disco oo disfrutarías mucho, tenía en la memoria tus reseñas de Oscar Peterson, de Art Blakey etc y lo supe a las pocas escuchas.


      Respecto a Betty, es un prodigio de discreción y buen gusto, y es exacto, porque no es mediática, pero con todo y con eso, es muy grande. Me pongo este Worthy para fregar los platos.

      Saludos y gracias Chals!

      Eliminar
  2. Pues tenía mis reparos. Estos discos de rescate me acaban llevando a las versiones originales. Desde luego la señorita LaVette está concentrando lo mejor de su carrera en esta década. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la eviddencia es que LaVette no es una compositora de canciones, cosa que empieza a importar poco en el momento en que hace canciones difernetes de otros artistas, es una intérprete de las que ya no existen. Este disco es muy bueno, por la instrumentación y arreglos, y por LaVette, además, tu que eres del ramal del bles encontrarás aquí guitarras muy buenas blueseras a tope, con mucho feeling

      Eliminar