Recetas: Never Mind The Burguer, la hamburguesa insurgente


Después de varias peticiones vuelvo a la carga con las Recetas de la Route, sección que tenía prácticamente olvidada. En un espacio de estas características la música es especia primordial, y para el caso que me ocupa Never Mind The Bollocks de los Sex Pistols es perfecto para condimentar semejante megunje, pués este plato está diseñado para darle una patada en los huevos (de corral a ser posible) a este sistema de consumo, desde la elección de los ingredientes, pasando por la compra y hasta el resultado final.

En primer lugar una especial dedicatoria porque fue tras la conversación con Javier de Gregorio y Gonzalo Arostegui que mi cerebelo empezó a maquinar esto que estáis leyendo, además por que son dos de los tipos más rock'n'roll way of life que existen y soy fan fan de sus textos, de lo mejor que pueda leerse en la actualidad en lo que a música se refiere. Además Javier me dijo "Oye Chals, yo cuando ví a un tipo que subía fotos de comida y discos pensé que era un tanto raro, y eso me gustó", pués que no se hable más, vamos allá con la Never Mind The Burguer, la hamburguesa insurgente.


Mi alimentación no es un ejemplo vegetariano, ni mucho menos vegano, no creo en los extremos, pero si que intento ser consciente de que el abuso en el consumo de carne favorece un tipo de industria donde la calidad del producto y la salud del consumidor son las últimas cuestiones a considerar. El que un animal nazca en cautividad y muera al poco tiempo de haber nacido, además con un gran sufrimiento, debería ser excusa suficiente, añadamos que con una alimentación exclusivamente dedicada a su engorde a través de transgénicos nocivos a la larga en la persona. Consumo responsable, animales de granja, ¿más caro? si, pues se come menos, otras fuentes de proteinas: 4 almendras crudas al día dan las proteinas suficientes para el cuerpo humano, añade dos nueces y será perfecto. 

Vamos de compra. Intenta no pisar un supermercado/franquicia, compra en el comercio de tu barrio, las cosas saben mejor, y al final acabas gastando menos que si te tienes que agenciar, si o si, el blister de poliespan de turno, además como siempre digo el perejil es gratis.

La compra es ideal hacerla un sábado por la mañana, te enfundas los cascos y te ripeas el disco de los Pistols, y mientras paseas de aquí para allá del ultramarinos a la frutería, piensa que estás lanzando un escupitajo al alto cargo ejecutivo a quien le importa bien poco que lo que coma la gente sea auténtica basura y mientras su bolsillo engorda.

Verdura. Frutería de vuestro barrio:
  • 1 cebolla 
  • Ajos
  • Ramillete de perejil
  • Zanahoria
Herbolario o tienda de frutos secos y legumbres:
  • Copos de avena
  • Comino en polvo
Panadería:
  • Panecillo para hamburguesa
Tienda de la esquina:
  • Yourt natural a ser posible griego.

Pasos a seguir para un kilo de masa de hamburguesa:
1) Picar una zanahoria y una cebolla lo más pequeño que podáis, lo mismo con el ramillete de perejil.
2) Rallar pan del día anterior.
3) Mezclar el kilo de copos de avena a razón de media parte de agua por una de avena, más o menos dos vasos de agua.
4) Mezclar la cebolla y la zanahoria rallada con la masa de avena, añadir dos o tres cucharadas de comino en polvo, y sal al gusto.
5) Cuando la masa sea homogénea empezáis a hacer la forma de hamburguesa, ayudaros del pan rallado para que su textura pegajosa os deje trabajar bien.
6) Mezclamos un yogurt natural a ser posible griego con un ajo y perejil picado, sal al gusto, y tendremos una salsa idónea.

Pues bien, ya tenemos las hamburguesas, se frien y se montan con la salsa, cebolla cortada muy fina, y lechuga si prefiere, ah! recuerden el toque Pistols en el emplatado. El punto de sabor es algo que poco a poco se puede ir acoplando a cada cuál en la cantidad de comino, verdura, sal... También se pueden congelar tal cuál y freir directamente del congelador.

Las artes oscuras que nos empujan a visitar los BurriKins y los MierDonalds, publicidad y marketing lo llaman, son potentes y difíciles de contrarrestar, ¿quien no ha sucumbido alguna vez en su vida?. Sólo pensad que se pretende atacar a las grandes corporaciones de comida rápida, a las todo poderosas industrias cárnicas y su fatal impacto en el medio ambiente, a las grandes superficies alimenticias, a nuestra propia condición borrega, y en definitiva a una manera de vivir y comer altamente perjudicial a todos los niveles, tanto por la salud como por la ética. Además con el dinero que te has ahorrado respecto del menú macflurrymiliwilly, se va usted a una juguetería y le compra un regalito al nene/a, seguro que le gusta más que la promoción de turno. Recordad, Never Mind The Burguer.


Comentarios

  1. Mecaguen la leche(de soja), en cuanto me vuelva de las vacas me la hago la comer, ya se donde voy ha hacer las compras.
    Contaré el resultado.
    Que les den Chals, aunque sólo sea un poco.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. je je je, aunque te advierto amigo Addi que a este sabor hay que acercarse con la mente abierta, es otro sabor totalmente diferente, esencial jugar con las salsas. Yo tengo claro que en el consumo está gran parte de la revolución, más que en los parlamentos, el consumo juega con sus bolsillos que es donde más les duele. Saludos

      Eliminar
  2. Queda apuntada tan iconoclasta receta, Chals. Muchas gracias por la dedicatoria y por volver a pisar el camino culinario.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Cómo mola el retorno a estas grandes recetas. Abraçada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Courtney Marie Andrews - May Your Kindness Remain (2018)

Phil Cook - People Are My Drug (2018)

Charles Lloyd & The Marvels + Lucinda Williams - Vanished Gardens (2018)