Blake Mills - Heigh Ho (2014)

Blake Mills es lo que podría llamarse un artista de artistas, un músico poco conocido por su obra, pero con un prestigio consolidado en producciones de algunos discos bastante conocidos, para más señas está a los mandos del próximo de Alabama Shakes, también es solicitado como guitarra para giras de muchos otros. Quienes entienden y le han visto en acción dicen que es uno de los grandes guitarras del momento, aunque no hace ostentaciones de la gran técnica que también atesora, más bien destaca por saber como utilizarla en su justa medida, sabe que tocar y cuando, su musicalidad, por decirlo de alguna manera, le da una sensibilidad especial.

Y es que para tener menos de 30 años ya tiene una corte de admiradores de relumbrón, sin ir más lejos en este disco le apoyan Benmont Tench, Don Was y Jim Keltner, Fionna Apple pone la voz en algunas canciones, y co-escribe otra con Jackson Browne, una nómina importante que todo sea dicho, Mills sabe dirigir muy bien en su propio beneficio y el del sonido que busca. Podría soltaros aquí que se maneja en términos de soft-rock de princpios de los 70 o canción de autor con tintes country-rock y no le estaría haciendo justicia, porque ante todo lo que destila este chico es una gran personalidad y un sonido propio, algo casi impensable en los días que corren y en las coordenadas que maneja.

Algunas canciones de este disco me atrapan. If I'm Unworthy abre el disco con un arreglo de guitarra que os invitará a entrar en situación, sus subidas y paradas son muy atractivas al oido, roza lo experimental sin causar extrañeza, una muy buena entrada. Seven con Fionna Apple de segunda voz y ese contrabajo con una textura gruesa y cálida que da paso a un puntéo de guitarra delicioso y crugiente, teclado etéreo, arreglos que en su conjunto construyen un ámbiente muy parecido a lo que consigue M.Ward. Don't Tell Your Friends About Me es otro gran momento del disco, sabe como hacer una canción dulce y al mismo tiempo acompañarla con lineas de guitarra distorsionada. Sus dotes con el folk de corte intimista se muestran con Before It Fell con un arpegiado inventivo y sencillo fundido con una sección de vientos fronteriza, y otra de cuerdas, delimitando partes instrumentales diferenciadas pero con cambios que no resultan abruptos ni disonantes, me pregunto con que no podrá este chico. Shed Your Head es una pieza instrumental que vale su peso en oro, se nota como le gusta disfrutar del estudio, me recuerda el sonido especial del Kiko de los Lobos. Curable Disease es la canción co-escrita con Browne, una pieza acústica muy bella, gracil y cálida que cierra el disco dejando un sabor muy dulce. 

No os voy a decir que es una masterpiece, si que Blake Mills es un músico con mucha proyección, a poco que escuchéis sus canciones os percataréis que no estamos ante un disco standard del montón, escapa de tal apreciación y se sitúa por encima de la media, hay aquí detalles sonoros que marcan la diferencia, además sabe jugar con los silencios y le sale muy bien. Considero que este disco contiene suficientes excusas como para conferirle calificación de especial y prestarle atención, un artista al que seguir de cerca. Probadlo, muy recomendable este Heigh Ho de Blake Mills.


Comentarios

  1. Saludos my friend ! como siempre una delicia hacer una parada por aqui
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Courtney Marie Andrews - May Your Kindness Remain (2018)

Phil Cook - People Are My Drug (2018)

Charles Lloyd & The Marvels + Lucinda Williams - Vanished Gardens (2018)