Simone Felice - Strangers (2014)


Cuando me plantéo que discos no han sido suficientemente reconocidos esta temporada, mi cabeza cortocircuita por completo, la cantidad de referencias de calidad contrastada ha sido tal esta campaña que se me hace difícil procesar los datos. Y la verdad es que sería francamente difícil aseverar cualquier grupo en primer lugar, al menos con diferencia abultada, ¿por estilos?, ¿por repercusión?, ¿por originalidad? das una patada y salen diez discos a tener en cuenta y elijas la categoría que elijas. Así que llegados a ese punto cada cuál tira para su monte, y yo aquí que vengo a recostarme sobre la hierba de esta ladera a rumiar emociones al ritmo de Strangers, uno de mis discos favoritos de 2014, muy buen gusto y canciones emotivas que ponen el alma en vilo.

Y mirad que el grupo de sus hermanos me ha gustado, y aun me encantan sus primeros discos y hasta el Yonder is The Clock, pero el foco cambió de dirección hacia Simone Felice el día que escuché su Long Live, bajo el ala de The Duke And The King, y particularmente gracias a su canción Shine On You, un folk'n'soul que debería ser de obligada escucha todas las mañanas al salir el sol, el mundo sería un lugar mejor. Lástima la disolución del grupo, la idea era buena. Ahora Simone Felice se lanza con su segundo disco en solitario y con la ayuda de parte de los populares The Lumineers y otros amigos comunes con el grupo de sus hermanos. Y supongo que como hasta ahora, pasará por un discreto segundo plano.


Pero ay!... suspiro y meto el Strangers en el reproductor y todo se disipa, ¿que no será un disco tenido en cuenta? lo sé, pero es que me da igual, con Simon Felice el tiempo se para, deja de correr, al menos es lo que su música me transmite, no sabría decir si por esa continua afección estilo el Neil Young de guitarra, piano y cadencias suaves que emocionan con lo mínimo, o por ese punto de pop noventero y luminoso que él sabe dar al folk-rock sita en Laurel Canyon. Un artista que percibo con el mismo aura que a Ronnie Lane por su despreocupación del ritmo del mundo, también por su misticismo campestre y su manera tan trascendental de ver la vida, en su caso siempre con sus experiencias cercanas a la muerte muy presentes pero sin resultar un lastre, más bien con una lucidez mística encomiable. Así que más que gustarme su música, que me encanta, se trata además de empatizar con él. 

Molly-O tiene ese punto luminoso que aparece en todos sus discos, canción de estribillo pegadizo, popfolk en mayúsculas, If You Go To LA es la canción balada arquetípica de Simone, en la misma línea continúa Running Through My Head y Our Lady Of The Gun, cadencias suaves, texturas de terciopelo, y coros celestiales que te meten en su duermevela. A destacar  Bye Bye Palenville, una de las joyas del disco, a partir de un piano y su voz arma un crescendo emotivo, simplemente sublime, otras como Gettysburg ya la querrían sus hermanos para reflotar posiciones en los pichaforkas, y The Best That Money Can Buy es otra maravilla, sé que suena tonto decirlo, pero nadie saca canciones como estas, sólo Neil Young, una guitarra, unos pocos acordes y sensibilidad a chorro. Heartland es su Big Music particular, algo que no causa extrañeza en un disco diverso donde cada canción adquiere una marcada personalidad. Bastille Day y The Gallows cierran con su lírica mullida y frágil por todo lo alto este disco que me parece una auténtica maravilla.

Simone Felice es un alma libre y solitaria, un tipo que parece vivir a un ritmo donde ni la novedad, ni la evolución, ni la popularidad parecen tener cabida, tiene esa virtud o defecto, según se mire, en cualquier caso veo en él a un artista con un repertorio cada vez más importante, y al que acudiré pasados los años. Soy fan fan, lo confieso, pero Strangers no os lo podéis perder.


Publicar un comentario

8 Comentarios

  1. Magnífico este "Bye Bye Palenville". Me gustan mucho los Felice Brothers y sus reencarnaciones Duke & The King. Como bien apuntas, Simone sigue por la misma senda de la libertad y la independencia. Este disco merece ser apuntado entre los mejores del año.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un disco que me ha acompañado esta temporada, me parece un tipo singular con grandes dotes para la composición, al menos en mis discos 2014 estará muy presente. Saludos

      Eliminar
  2. Me encanta este disco y tengo claro que va a estar entre mis favoritos del año, pese a la dificultad que, como dices, entraña elegir sólo unos pocos entre tanta cantidad de trabajos notables... Increíble lo de este año...Yo ya estoy saturado, incluso hay cosas que ya no he querido escuchar...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me pasa parecido, la cantidad es tal que al final he tenido que elegir entre mis gustos habituales, seguro que me pierdo algo grande, pero es que... prefiero la buena calidad en la escucha que no las prisas. Saludos

      Eliminar
  3. No lo tengo!!! se me ha pasado! guagh!!! tengo que hacerme con él rápidamente.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me dirás que te parece, está bastante dentro de la onda nikochiana "bonico del to", un disco de una gran sensibilidad. Saludos

      Eliminar
  4. Creo que esta un escalon por debajo del Long Live Duke & the King, pero efectivamente este tipo tiene ese "algo" especial que engancha. un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabría decirte si está o no por debajo de aquel, Long Live es un gran disco, lo veo diferente, para mi Simone Felice ha evolucionado de su primer disco en solitario a este, más diverso y trabajado a nivel de producción, lo que si no tiene es ese punto soul de los Duke. Saludos

      Eliminar