Concierto Micah P. Hinson en La Rambleta (Valencia, 5 mayo)

 
Nueva cita con Micah P. Hinson, y un sabor agridulce me queda, aunque en general disfruté del concierto. Después de mucho tiempo sin pisar el patio de un concierto iba con ilusión y ganas, hasta me llevé una camiseta diseño exclusivo del Exile con Dylan, muy bonita, la intención era regalársela, felicitarle por el concierto y chapurrearle alguna frase más.

No era mi intención publicar la crónica del concierto en La Rambleta, no soy dado a publicar una mala crónica o reseña respecto a un artista o disco, simplemente si algo no me gusta intento hacer como que no está porque respeto muchísimo el trabajo y determinación de alguien que vive por y para la música, siempre muy respetable y admirable, fue a raíz de la crónica de Josh Rouse que hizo Nikochan para Exile, que me decidí a darle a publicar, y pese a lo que voy a relatar, solo espero que se tome con la ligereza que puede suponer tener un mal día, ya sea por parte de Hinson, o por mi parte.

Puede que no fuera él, quizás sea yo que esperaba algún tipo de epifanía catártica, esas cosas que esperas cuando vas a ver un concierto, que te remueva por dentro alguna fibra. En tanto el artista se debatía entre sus numerosos pedales, el pie de micro, unas partituras que desaparecían y falsas intros y equivocaciones varias, y todo para más disfrute del respetable al que se fue ganando entre canción y canción con sus innumerables speech, nunca había escuchado tantas veces la palabra fuck en un intervalo de tiempo tan breve como aquel. Esto no se admitiría con cualquier artista a no ser que sea el seguidor incondicional quien esté presente, y La Rambleta estaba hasta los topes de ellos, y entre ellos yo, un tanto fuera de lugar.

Pero allí estaban las canciones, un repertorio cimentado en su último disco ...The Nothing, llevado a directo con acierto y gracias sobretodo al gran Fernando Macaya, ingeniero del disco, y que demostró dominar a la perfección el arte de la séis cuerdas con la Grestch, dándole un aire rockabilly a las canciones menos lentas, y supliendo los arreglos del cuarteto de cuerda con la pedal steel, señores, a este músico hay que seguirlo. Toño López perfecto a la batería, con mucho estilo y ese toque spector presente en todo momento, ambos en Chicktones, y Pablo Fernández, al bajo, dió la impresión de servir de enlace hacia un Hinson con un despiste constante como que la cosa no iba con él, llevó un concierto en mi opinión un poco a piño fijo y con pocos momentos de verdadera emoción, ví más voluntad en el público por querer conectar con él.

Las nuevas canciones no suenan mal en directo, incluso la que abre ...The Nothing fue superior sobre las tablas, con más empaque y con la banda más presente, el día que le de a Hinson por querer hacer un buen disco de rock creo que me gustará bastante. Continuó On The Way Home (To Abilene) después de unos momentos de confusión técnica por parte de Hinson, un buen momento, otras que sonaron correctas fueron The Same Old Shit y The Life, Living, Death And Dying..., con Sons Of The USSR como otro de los momentos álgidos del concierto. Quizás disfruté más su set acústico, sin menospreciar a la banda que fue lo mejor del concierto, pero si dió con la mejor esencia del abiliense, con intervención de su mujer, y con una The Quill fantástica, y una Sweetness que para mi fue el mejor momento del concierto.

Le dí la camiseta, le sorprendió y le gustó mucho, me dió las gracias, es un tipo simpático y afable, cruzamos unas cuantas frases de cordialidad, pero me quedé con las ganas de felicitarle por el concierto, hubo buenos momentos pero en general no fue bueno, esperaba más, por favor promotores, la próxima vez traeros a Micah P. Hinson pero dejaros las pedaleras en casa, y si de paso metéis un traductor para sus speech nos evitaremos los cuchicheos de las traducciones de las novias de los hipsters. Por supuesto que su música me continuará gustando, y digo yo que si continúa igual al menos en estudio, sus discos los escucharé, pero me pensaré un poco más gastarme el parné en los directos a no ser que vaya solo, eso sí, a partir de ahora estaré pendiente de los pasos de Fernando Macaya al que le faltó un frontman de diferentes características para que su gran profesionalidad y gran hacer a las séis cuerdas reluciera más aun sin cabe. Hinson mejor solo que con leche.

Video de Santander, en uno de los mejores momentos del concierto.

Comentarios

  1. Lo cierto es que no he prestado mucha atención a su último disco,,, después de la Orquesta del Imperio Chino y eso, me desinfle un poco con él y precisamente porque a mi me encandiló al principio de todo por su cercanía y su forma de tocarte la fibra, está dotado y según te leo lo sigue estando, pero se perdió en proyectos de envoltorios aparatosos y grandilocuentes y perdió lo que tenía, por lo menos en disco no lo daba. Sinceramente, me gustaría oír esas canciones sin artificios. Buenas noches, Chalé!

    ResponderEliminar
  2. Detesto el corrector ortográfico. Buenas noches, CHALS!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, siempre ir a un concierto es algo estimulante y de camino apoyamos la música en directo, que visto lo visto es a extinguir. Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Courtney Marie Andrews - May Your Kindness Remain (2018)

Phil Cook - People Are My Drug (2018)

Charles Lloyd & The Marvels + Lucinda Williams - Vanished Gardens (2018)