Ben Harper with Charlie Musselwhite - "Get Up!" (2013)

El año empezaba muy bien por la Route, una de las primeras alegrías que me llevé al buche fue la colaboración de Ben Harper junto al veterano bluesman Charlie Musselwhite con "Get Up!". Un disco bien hecho que rezuma pasión por todos sus costados.

Esperaba una colaboración canónica para gloria del homenajeado y consolidación del joven artista. Pero no es el caso. Suena vivo y apasionado, los riffs de Musselwhite son antológicos, como sopla este hombre!, y Ben Harper canta como nunca.

Llevaban mucho tiempo queriendo grabar juntos, concretamente desde su colaboración con John Lee Hooker. Al fin se encontraron ambos en el estudio que Harper tiene en L.A. con su banda The Relentless 7, para suerte de todos nosotros.


Ben Harper confiesa el desamor a ritmo de blues rural a media tarde (Don't Look Twice), nos cuenta que se siente sólo (All That Matters Now) por la separación dolorosa latente aún a flor de piel (You Found Another Lover, I Lost Another Friend), pero no desaprovecha la ocasión para desatar su actitud anti-bélica (I Ride At Dawn) y su insurgencia civil (Get Up!) sin dejar de lado a los más desfavorecidos dándoles voz con el gospel y a los niveles de sentimiento que requiere (We Can't End This Way), a veces como volver a descubrir a los Zepps (I Don't Believe A Word You Say, Blood Side Out), incluso recuerda por donde enlazó el rock'n'roll hacia blues (She Got Kick).

Ben Harper ha sabido llevarse a Musselwhite al terreno de mezcolanza de estilos de raigambre negra que suele adornar con su slide, aprovecha la experiencia vital que llevó al veterano artista, como a muchos otros, a dejar Memphis e irse hacia Chicago, y sin discriminar las sonoridades rurales por los de la gran urbe. Ambos te hacen sentir el blues como el sentimiento real y desgarrador que siempre fue, ya sea por desamor o por circunstancias desfavorables, y con una producción acertada que te hace sentir todo el feeling como si estubieras junto a ellos compartiendo habitación. Muy buen disco, otro en lo más alto del año.


Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. No sabes como disfruté de este disco, incluso antes de tenerlo en mis manos. Una maravilla. Se tratan de dos tipos a los que admiro, evidentemente a Charlie más por su extensa y gloriosa carrera. Un disco principalmente de Ben Harper en el que Musselwhite se adapta (sin gran esfuerzo ya que ha demostrado su eclecticismo con creces). Se me hace la boca agua pensando en nuevo disco pero esta vez donde el que mande sea el armonicista. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Pues se me pasó.... como tantos otros. Tomo nota porque seguro que me gusta.

    ResponderEliminar