The Clash - The Clash (1977)

Este debut es la crónica perfecta de la Inglaterra de finales de los 70 y sirve de testimonio de una sociedad en constante cambio hacia la desintegración social.

Si tuviera que elegir uno de mis discos preferidos de debut de la historia del rock, seguramente el primer disco de los Clash estaría entre los primeros. Aunque emparentados desde el principio con los Sex Pistols en el año cero del punk, por su sonido crudo y ayudado por su primera aparición junto a éstos, fueron con el tiempo reconocidos como la cara inteligente de su generación. Gran hito inicial de una de las bandas más importantes y admiradas de la historia del rock. Palabras mayores.
Por supuesto, cita obligada en este espacio y que no podía eludir por más tiempo, que aunque London Calling quede para las nuevas generaciones como el disco a escuchar del grupo londinense, obviamente su obra maestra, hay que tener en cuenta el impacto de su debut, menos estilizado que aquel, pero más cargado de adrenalina, juventud y razones. El precedente inmediato lo encontramos con The 101'ers, liderados por un tal Woody Mellor, nombre que dejaba patente su admiración por Woody Guthrie, pero aunque ya eran conocidos por los circuitos del rock underground de Londres por su pub-rock, incluso llenando salas, aquella formación no acababa de cuajar con las pretensiones del sr.Mellor, ni con el lirismo redentor por los perdidos y los desahuciados del que hacía gala su querido Guthrie, el documental "The future is unwritten" es bastante esclarecedor al respecto.

Se escuchaba entonces el rumor de los Ramones cruzando el océano y exclamando con descaro a una nueva juventud que no había que ser Pink Floyd para expresar tus frustraciones y sufrimientos, entonces los Sex Pistols encendieron la mecha que haría estallar definitivamente esta nueva resurrección del rock'n'roll empujado por el descontento general de la sociedad británica, el signo de aquellos tiempos, pero donde los chicos de McLaren fallaban en su discurso anárquico, The Clash aportaron un punto de solidez.



Los Clash fueron únicos desde el principio, supongo yo que vivir en el oeste de la capital inglesa donde tenían su base de operaciones fue determinante para los Clash, un ámbito multicultural donde el rock, el reggae y el ska jugaban en igualdad de condiciones. Las letras de Strummer con clara influencia de la lucha de clases que prodigaba Guthrie con su ritmo rocker, la educación rolling stone de Mick Jones, y el reggae que Paul Simonon  no podía evitar respirar, marcaba un eclecticismo atractivo que dió más carga a un discurso de profundidad mayor que sus compañeros generacionales y donde Joe Strummer jugó un papel diferencial, supo lo que se hacía, que tenía que decir y cómo.

Este debut es la crónica perfecta de la Inglaterra de finales de los 70 y sirve de testimonio de una sociedad en constante cambio hacia la desintegración social. Las disputas entre blancos y negros y la llamada a la insurrección de White riot, los enfrentamientos con la policía en la fantástica versión deSonny Curtis I faught the law, la apatía generalizada y el descontento en London's burning, los trabajos de mierda y el mal vivir de las prestaciones como única salida en Career Opportunities, estos jóvenes alzaban el grito en el cielo con gracia, hicieron atractiva la la llamada a ocupar las calles.

Su consolidación a un nivel más amplio vino marcado por el retraso de dos años en editar su música en Estados Unidos por el miedo del sello a los recelos que pudiera despertar I'm so bored with the USA, y curiosamente cuando su gira pisó territorio yanqui se convirtió en todo un himno con el que abrían cada concierto para más congoja de los jóvenes americanos. También repartieron turrón para la prensa del momento en Complete Control, por cierto los NME los tildaron de panfletarios entre otras cosas, aunque en poco tiempo se hicieron dueños de la poca coherencia que habitaba las portadas del rock de aquellos años.

Ahora escucho este disco con cierto sentimiento de nostalgia de un tiempo que no he vivido, quizás el rock procedente de Seattle a principios de los 90 es lo más parecido, sólo que aquella angustia existencial no encontró el objetivo sólido y tangible que si tenían los jóvenes londinenses de finales de los 70. La situación suena muy cercana y el descontento es tal que puede afirmarse abiertamente que el caldo ya está calentito y preparado para la insurrección a todos los niveles, y veo este disco como el ejemplo que me gustaría que se reflejara en el rock actual demasiado medido y previsible, que  suena a décadas pasadas y con mucho oficio pero que deja que las formas tapen en cierto modo la actitud que pienso hace falta ahora mismo.

Está bien repartir florecillas y buenos deseos, las intenciones son muy importantes, también hacer eco por las redes sociales de las noticias que no llegan a los medios principales, pero me faltan más gritos de incitación al activismo encima de los escenarios y de manera más contundente, que los hay, pero puede ser que no a los niveles que la situación actual pueda requerir si comparamos los escenarios y salvando todas las distancias culturales y contractuales, o puede que se nos haya estirpado sin nosotros saberlo esa capacidad para decir las cosas como son. Escuchar este disco me hace pensar en todo esto, y mientras pensamos si el rock debe ser o no un vehículo para la expresión de estos sentimientos de desacuerdo, algo muy humano por otra parte, estos impresentables que tenemos enquistados van modelando la realidad a su antojo. Desde luego, hacen falta rocanroles de ahora.

Publicar un comentario

16 Comentarios

  1. Recuerdo cuando la revista EL GRAN MUSICAL (una especie de 40 principales) incorporó un poster de God Save The Queen. El disco no lo encontre en la tienda pero a los pocos meses si habia el de Los Clash. Increible shock. Ir al cole con Los Clash ni Dios los conocía y en el casette sonaban de horror . En esa época o eras de Marley (yo no) o de Camel y Cia (yo NO) o Heavy (yo nO). y encima no sabían tocar. Vaya palo menos mal que llegó un grupo que ahora no esta muy reconocido pero THE POLICE convirtió al resto de la clase que The Clash , Sex Pistols, Damned , y otros eran la esperanza del rock. Duró poco la misma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grandes recuerods los tuyos Bernardo, te doy la razón en cuanto a que The Police es un grupo a reconocer más allá del every breath you take. Saludos con retraso

      Eliminar
  2. Que bien ns vendria The Clash en estos tiempos amigo... dureza de piel, la verdad golpeando en los pómulos de la vida...
    Gran articulo como siempre.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Addi por pasar, lástima que Joe Strummer ya no esté, seguro que diría bastante. Saludos

      Eliminar
  3. Mi ejemplar de este vinilo está destrozado porque ya lo trajo algo deteriorado mi hermano Enrique de Londres y porque lo machaqué hasta la obsesión , eran tiempos en los que las canciones iban cargadas de significado ... y de actitud ; siendo muy jovencillo , a mi me cambió la forma y el modo de observar lo que que me rodea y sigo muy agradecido a los Clash que me lo transmitiesen ; el colofón fué el poderlos ver en San Sebastian presentando London Calling , una experiencia que nunca , nunca olvidaré querido Chals .
    Un gran disco de debut , escocido , directo , preñado de buenas canciones predispuestas al combate ; para mi , siempre un grupo de cabecera , una constante a los que siempre regreso.
    Gran entrada , por necesaria.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jesús, corren tiempos en los que toda visión es buena para mejorar lo presente, la visión de los Clash parece que la hemos perdido, alguna propuesta hay que aunque a un nivel sónico iguala, en esencia no llega. Joder Jesús, a ver visto a los Clash en esa gira ya es todo un honor, si algún día nos vemos quiero que lo rememores. Saludos

      Eliminar
  4. Y además de ese tipo de grupos que amedrenta a las clases acomodadas; nunca los vi en directo pero las grabaciones que existen muestra un grupo agresivo y con la capacidad de infundir en las masas la energía necesaria para provocar una conciencia inconformista; eran los listos de su clase y sabían hacer pupa; rock combativo del que hemos hablado en alguna ocasión, no se me ocurre mejor ejemplo. Yo me vinculé a este disco durante años, llevaba una camiseta con la portada impresionada que progresivamente fue desapareciendo y, quizás,al mismo tiempo que desaparecía la actitud que infundía el disco en mí. Es hora de retomarla; gracias Chals por refrescarme la conciencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasar por aquí Antonio, yo también tuve mi camiseta que literalmente se desintegró de tanto utilizarla, gran aporte tus palabras para este post. Saludos

      Eliminar
  5. Verdades como puños (¿dónde están los héroes rocanroleantes para los tiempos aciagos de hoy?, te levantas, escuchas a banda y banda y, nada, namás que cantamañas por doquier, sí señor) Mr. Chals... Y en lo musical, qué decir de Strummer y cia... Soy bitelero, estoniano y/o zeppelinero hasta la médula pero creo ya haber comentado en alguna otra ocasión que a la pregunta ¿cuál sería "mí banda"? la respuesta es refleja e inmediata por mis partes... Si además pones "stay free" (mi favorita de ellos junto a "straight to hell", "up in heaven (not only here)" y "(white man) in Hammersmith Palais") pues a qué más. Irrepetibles hasta el dolor y abrazo guzzero.
    Pd. Y qué debut, caray y por supuestísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos a los Clash muy presentes, también los tengo a altos niveles considerados, su trayectoria no es la de los grandes, pero ni falta que les hace que con lo poco que hicieron hicieron bastante que la mayoría. Saludos Guzz

      Eliminar
  6. Hacen falta grupos como The Clash, hacen falta pero aquello es irrepetible. El punk rock tuvo tantas cosas buenas para mi generación, abrió medios de expresión y siguieron con lo inventado por el amigo Bob: expresarse y generar cadena. Cómo los necesitamos querido Chals, más que al comer. Un abrazo. Preciosa entrada para vital disco, tan vital como London Calling , si señor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Joserra por tus palabras, está el tema actitud, pero apuntas muy bien el expresivo, muy importante esa apertura que comentas, tanto como todo lo demás. Saludos Joserra

      Eliminar
  7. Este es el disco que debería sonar el día de la ansiada revolución que nunca llega, y no digo nada más. Abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos my mestre friend, todo llegará a falta de una banda sonora como esta, o no. Saludos

      Eliminar
  8. Observo cambios, probando probando, jejeje, ya me contarás. Esta entrada es antigua y vuelve a salir, mola, El primero de los Clash es una bomba, por si nadie lo ha dicho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si my mestre, no paro de moverme y intentar nuevas fórmulas, me gusta y disfruto, y más si el colorido lo ponen discos como este. Saludos my mestre.

      Eliminar