Aún no me lo creo, Tom Petty ya no está.

Hace tiempo que quería hacer esta entrada, pero estoy realmente vago y dependo totalmente de una inspiración que parece desaparecida, vamos, poco profesional sería la palabra. Así que de actualidad nada, pero es que tal cuál este post, joder, Tom Petty ya no está y es que aún no me lo puedo creer. Supongo que será por lo inesperado de su fallecimiento. Su marcha me deja un sabor amargo.

Aún recuerdo cuando me dió por el 14 de febrero con el día oficial de Tom Petty in Spain, una mandanga que inventé hace unos años, creé un correo, abrí un nuevo blog, y gracias a muchos amigos blogueros lo llenamos de contenidos, reseñas, crónicas...etc. La intención era clara desde el principio, se trataba de conseguir llamar la atención de Tom Petty para que viniera a este país en alguna de sus escasas giras por Europa. La experiencia fue muy bonita, en cierta manera se revitalizó el amor por sus discos y su música, aunque nunca conseguí ni llamar su atención, ni por supuesto que se le pasara por la cabeza venir de gira por aquí, y más a este país donde a no ser que seas Bruce o U2 lo tienes claro para llenar un estadio o al menos para que la empresa no pierda pasta. 

Para mi Tom Petty representaba (y aún representan sus discos) cierta pureza inquebrantable en el rock, y sin ser uno de los grandes clásicos surgido de los 60/70, pongamos por caso Dylan, Lou Reed, etc... mantenía ese halo de grandeza, como si su simple existencia consiguiera cierta tranquilidad, el rock aún estaba a salvo, no?, como una gran roca inamovible en este océano musical muchas veces regulero. Siempre se le acusó de tener una carrera irregular con falta de discos a considerar obras maestras, ya, él no fue un pionero en nada, lo tengo claro, pero tiene unos cuantos discos que son auténticas joyas y canciones inmensas en las que perderse, que si te gusta el rock sólo hay dos opciones: o te encanta la música de Tom Petty o amas la música de Tom Petty, eso es así y punto.

Sé que llego tarde al homenaje, pero es que no me van las prisas y más en un asunto que me ha conmocionado igual que cuando se fue Strummer, Lou Reed o Bowie. Así que hoy, porque me apetece, comento mis discos favoritos de Tom Petty, con y sin los Heartbreakers.

Echo
En este disco todos están pletóticos y en plena forma, quizás uno de los mejores momentos de la banda. Mike Campbell se sale, las canciones rezuman verdad, Petty está intenso y no era para menos después de la ruptura con su pareja, es más, hasta tal punto hay dolor en estas canciones que el propio Petty borró durante mucho tiempo todas las canciones del disco de su repertorio de directo. De tener que etiquetar una de sus canciones como obra maestra absoluta esa es sin duda Swingin, temazo de la vida por siempre jamás.

Wildflowers
La grabación de este disco coincide con una de las etapas más creativas del rubio, el día que les de por sacar la caja vamos a flipar en colores. Aquí firma en solitario aunque pasan por el estudio todos los Heartbreakers. Una de sus obras maestras, uno de los discos en que casi todo el mundo seguidor fan loca o no, considera de lo mejorcito de su obra. Rick Rubin consigue un equilibrio perfecto en esta producción sin restarle su carácter más dado a banda rock, pero el mérito por supuesto es de unas canciones que perdurarán por los siglos de los siglos. You don't know how it feels es una puta obra maestra.
 
Hard Promises
Fue mi primer vinilo de Petty, heredado, siempre que puedo lo cuento, la reseña anda por aquí. La portada es mi favorita, algo que parece no muy relevante pero que a mi me fascina. Mi relación con estas canciones tiene su peso emocional, ya que por lo demás cualquiera con mínimos conocimientos de su obra sabe que el anterior es superior. Pero que más da con canciones como The Waiting. Que si, que no tiene el brillo de los Torpedos, pero cuantas escuchas placenteres me ha proporcionado esta magnífica colección de canciones. 

Travelling Wilburys vol.1
La primera vez que escuché a Petty fue en este disco. Joder, "- quien coño es ese rubio que está junto a Dylan, Orbison y Harrison?" esa era la pregunta clave. Y si estaba con ellos hombro con hombro quizás es que se me había escapado algo: ¿por que no sabía quien era?. Este disco es una de las grandes maravillas de la historia de la música, con que facilidad se complementan artistas de una talla inconmensurable. No sé ni las veces que habré escuchado Handle With Care, millones diría.

Damn The Torpedoes
Es su obra maestra indiscutible a ojos del mundo entero, aunque quien le queremos de verdad sabemos que tiene más. Si señores, aquí se produce la magia, una de las grandes obras del rock'n'roll tardío, canciones concisas, guitarras maravillosas y estribillos pegadizos, la postal con la que recordaremos a Petty eternamente joven. Refugee tiene una entrada con Petty recitando que aún me pone los pelos de punta. Siempre seremos unos refugiados de sus canciones.


The Last Dj
Esta quizás sea la nota discordante de este rápido repaso, lo sé. Que no sea su mejor disco no significa que no sea un grandísimo disco, suena raro con algunos arreglos orquestales, quizás demasiado pretenciosos, pero las canciones están ahí, y aunque no entra tan bien como otros de sus discos con las escuchas aparece la magia, os lo aseguro. The Last Dj en definitiva también es una fuerte crítica a la industria discográfica, me consta que a algunos capos no les sentó demasiado bien alguna de sus letras, y eso a mi me pone.

Full Moon Fever
Jeff Lynne eres un cabrón. Le adoro porque hay algunos discos de la ELO que me encantan, pero en su momento me costó este disco por el prejuicio que siempre me despertó el éxito masivo y la repetición hasta la saciedad del hit de turno, Falling. Aunque al final, con los años y con menos tontería, incluso le veo el encanto a la producción de brillantina de Lynne, además es un disco de la familia Wilbury y eso para mí siempre ha tenido su peso. Ahora es un imprescindible, con éxito o sin él, con un puñado de grandes canciones del canon tompettyano.

Sí, hay otros grandes discos, Into The Great Wide Open por ejemplo, para mi el hermano menor, o mejor gemelo, de Full Moon Fever con pedazo de canción como es Learning To Fly, o el Let Me Up, un disco ninguneado y que escuchado con atención es fácil darle el notable alto, además tiene Jammin Me, ¿quien puede decir que ha co-escrito una canción con Dylan? pero ojo, que el disco tiene otras canciones a considerar. She's The One es otro disco que he escuchado bastante y que pasó desapercibido como tapadera de la banda sonora de una película prescindible a más no poder, además tiene algunas canciones para recordar, Walls (Circus) es perfecta. Oh! y no olvido su disco debut, obra que escuché de manera tardía aunque siempre quedará para los restos la que siempre se cuela en los Hits como primordial, ese American Girl obra maestra de all the times, además tengo un bonito recuerdo de la vez que mi amigo Joserra consiguió que Fakeband la tocaran en Valencia, creo que es lo más cerca que he estado de Petty. Y no os aburro más, me voy con Petty y mis auriculares a otra parte. Te quiero mucho rubio de Florida, ¿porque coño te has marchado así?   Como suele decirse en estos casos: nos queda su obra para tenerle por siempre a nuestro lado, pero joder, nunca podré verle en directo y eso duele.



Publicar un comentario

0 Comentarios