Ambros Chapel - Portraits (Flor y Nata Records, 2017)


Contento por la llegada de Portraits, la cuarta puesta de largo de Ambros Chapel después de acompañar a los míticos Sad Lovers and Giants a su paso por la capital del Turia y de dejar su excelente y personal versión de "Adictos a la lujuría" en el tributo a Parálisis Permanente. Buen previo que aumentaba las expectativas y más después de su excelente tercer disco The Last Memories.

Sigo a Ambros Chapel desde sus inicios y cabría decir que con sus dos primeros discos debieron ocupar un lugar importante en los carteles de renombre pués en mi opinión desde el principio fueron poseedores de un marcado carácter si les comparamos con formaciones que han sido mucho más populares pero que no han mantenido el tipo, incluso frente a bastantes grupos que suelen repetir una y otra vez en según que eventos. Ojalá los promotores atendieran a otros factores, como por ejemplo la calidad. Con su tercer disco los valencianos optaron por no dejarse llevar por la autocomplacencia, ni buscar una apertura "para todos los públicos" en pos de la era de los festivales, al contrario y se agradece. Se escoraron aún más si cabe afianzando su música en las coordenadas sombrías conocidas por su fieles y estilizando su propuesta con coherencia y personalidad como suele ser habitual en ellos.

Con Portraits su discografía continúa fluyendo con naturalidad, lo que muchos podrían adjetivar de continuista en su caso se trata de consolidar una trayectoria en contraposición a una actualidad músical "indie" donde la sorpresa y los cambios de rumbo drásticos suelen ser sobrevalorados por los medios, o en el peor de los casos además vienen carentes de todo fundamento. No es el caso. Eso sí, con sus matices, que si en su anterior trabajo predominaban los medios tiempos y las cadencias a ralentí, digamos que las nuevas canciones recogen el testigo de aquellas más cercanas al pop-rock como la menos sombría Situations, aspecto que caracteriza esta nueva producción de sonido más contundente y más cercano a sus directos. Propósito que logran sin dejar de lado dos de sus grandes bazas: la oscuridad y la elegancia.

Mental se abre paso con un riff característico en estas lides post-punk, reforzado con una banda que se muestra potente y una voz que me recuerda al mejor Peter Murphy, Pablo se sale. Como en todos sus discos son reconocibles algunas de sus canciones con mayor gancho que en un mundo normal deberían sonar en los medios asiduamente (si es que tal anacronismo aún existe), si en The Last Memories nos encontrábamos con el estribillo contagioso de Cellophane, aquí de primeras me llama la atención In The Fall, lo que llamo un temazo como la copa de un pino que ya quisiera el sr.Ian McCulloch en su repertorio. Como también suele ser habitual en sus discos y por tanto considero además un seguro, detrás de estos ganchos certeros se van destapando momentos realmente memorables que a la larga acaban constituyendo la base y consistencia de cada obra, pongamos por caso la potente Déjà Vu, introducida por la voz grabada del visionario Philip K. Dick, extracto del abrumador discurso que el escritor dió en 1977 sobre realidades alternativas. Me declaro incondicional de sus medios tiempos como Glassvegas, una auténtica delicia con unos coros con los que no puedo evitar recordar a los Suede de Bernard Butler, siempre les vi un aire al grupo londinense en su manera de presentarse, savoir affair y una imagen cuidada.  Someone es igualmente fantástica, Pablo  interpreta con un deje muy Jim Morrison una tonada que recuerda a los momentos en que el post-punk se acercó a la psicodelia, coordenadas en las que suelen citarse The Church, grupo al que por cierto ya rindieron homenaje en una fantástica revisión de Welcome. Beirut baja las revoluciones y transcurre como un lamento-respuesta a la llamada lejana de quien carece de libertad, y hacia la recta final destaca Wonder Why potente y guitarrera.

Oscar Vadillo se afianza a las séis cuerdas totalmente integrado en la idiosincrasia propia del grupo dejando algunos de los mejores trabajos de eléctrica de la banda, Pablo Casero continúa siendo una de las voces más personales de la actualidad musical, unas veces sugerente cruce entre Brett Anderson y Robert Smith, otras oscuro crooner entre Ian McCullogh y Peter Murphy. El grupo completado por Jose Rodríguez y Alfred Sanchís en la sección rítmica, batería y bajo respectivamente, está en un muy buen momento y se intuye a cada corte que están perfectamente compenetrados. Sólo hay una cosa que no esperaba, un mal menor a decir verdad y que a la postre no acaba siendo tal, y es el hecho de que su portada rompa la línea artística mostrada hasta ahora, en ella Raquel Norte retrata al grupo en un elegante posado que no hace más que reafirmarme en la idea de que Ambros Chapel están orgullosos de su buen momento.

Por suerte Ambros Chapel tienen los pies en el suelo y se presentan con sobrada solvencia por los sombríos caminos musicales a los que nos tienen acostumbrados. Un disco donde los pequeños detalles y los matices que se van mostrando a cada escucha suman interés a esta colección de canciones con espíritu de directo, sección rítmica contundente y sobria, guitarras eléctricas muy presentes que se enroscan a cada melodía con ingenio, unas voces en segundo plano que más que simplemente acompañar complementan la voz principal aportando matices diferentes, letras de lírica imponente que más que mostrar sugieren, detalles a mi entender primordiales que además de reafirmar a una banda con ganas de hacer las cosas bien, hacen que Portraits se sitúe en un nivel más elevado en su particular forma de entender la música. 

Sólo queda consumar la experiencia en alguno de sus buenos directos, si los véis en el cartel no dudéis y comprad la entrada. Favoritos. Grandes. Muy recomendable.


Ambros Chapel en Bandcamp:
https://ambroschapel.bandcamp.com/

Reseñas:
Rome: https://goo.gl/egPjvX
Constants Are Changing: https://goo.gl/G7knao
The Last Memories: https://goo.gl/oGWE5t

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Precisamente ando ahora mismo enredado con este disco, me está encantando.
    Abrazos

    ResponderEliminar