Armonías vocales, canta mejor acompañado.

febrero 28, 2016 10 Comentarios

Las armonías vocales han estado presentes a lo largo de la historia de la música como elemento de acompañamiento bien enriqueciendo una melodía o también como absolutas protagonistas. No voy a entrar a situar sus orígenes en siglos pasados, está claro que desde el albor de los tiempos tenemos ejemplos de su presencia en ámbitos diversos, festivo, litúrgico, laico y/o artístico. Pero si intento afinar la puntería hacia el origen de este invento que llamamos rock aparecerá en diversos lugares, por ejemplo en el sur afroamericano y las iglesias donde unían sus voces los coros gospel, o en los campos de trabajo donde avivavan las pocas esperanzas que pendían de un hilo con sus juegos vocales de preguntas y respuestas, también los primeros colonos que se reunían en sus comunidades alrededor de una fogata para celebrar la cosecha con instrumentación mínima y tonadas folk, con una pretensión manifiesta de reforzar el arropo y el sentimiento de comunidad intentando no perder sus raíces. Situar las coordenadas exactas fundacionales es labor compleja, lo que si sé con seguridad es que las armonías vocales, como protagonistas, se han filtrado a lo largo de las décadas en infinidad de estilos, edulcorando el resultado, o mejor dicho, dando una pátina agradable que reconforta, vendría el R'n'B, el Doo Wop, el Soul, el Folk Rock...

Por mi parte desde que empecé a escribir este post la cantidad de canciones, bandas y artistas que han ido saliendo a la palestra es impresionante, me ha revelado la importancia de las armonías vocales en la música popular de las últimas décadas, también de como sin yo ser muy consciente me han acompañado desde muy tierna edad, o bien por escucharlas en la radio, o por esas viejunas recopilaciones que algún familiar tenía a buen recaudo, con ningún interés para el coleccionista pero de inmenso valor para mi. ¿Los primeros? The Beatles, The Everly Brothers, The Beach Boys, la ELO y The Temptations estuvieron desde el principio, a ellos se fueron sumando aquellos que fui encontrando en este eterno tirar del hilo musical, en el r'n'b y el soul imprescindible parar a la altura de las Raelettes de Ray Charles, tan influeyentes como fueron, al igual que la labor de las Sweet Inspirations que junto a Aretha Franklin firmaron alguna de sus mejores armonías, pero ojo que en solitario guardan oro, del soul podríamos hacer un playlist entero de armonías vocales. Muy presentes también en los 70 de la contracultura con algunos nombres que hicieron de la armonía vocal auténtico portento a su paso por diversos grupos, The Byrds, Buffalo Springsfield, CS&N, incluso me permito la licencia de meter unos cuantos grupos más modernos que pese a mamar con descaro de los clásicos tienen su importancia capital y generacional, los Teenage Fanclub, The Jayhawks, Fleet Foxes, incluso Animal Collective y Panda Bear que algún disco maravilloso han sacado ¿por que no? si dejamos de lado el elemento cool que a muchos repatéa y nos dejamos de prejuicios, lo que ellos hacen hoy en día con las armonías vocales pocos lo llevan con tanto atino.

La gesta de primeras parece sencilla, pero no lo es tanto ya que es difícil no dejarse fuera alguno, seguro que falta alguién, Chordettes, The Shirellers, Tokens, Bee Gees, Yes, Journey, Boston, y seguro que de alguno de ellos habríais elegido otra canción (como no acordarse del Because de los Beatles) pero ahí mi subjetividad ha hecho el resto, son mis canciones... por lo que os invito a participar en comentarios. Respecto a las posiciones de esta lista decir que son simplemente circunstanciales, no creo que haya un primero que despunte, pero alguno debía estar arriba, Seguro que mañana, como toda lista que se precie, sería totalmente distinta.

Me limito a los 30 que ahora mismo me han venido a la cabeza, canciones siempre con las armonías como un elemento importante. Sin más os dejo este playlist de canciones que vienen a explicarnos como varias voces cantando en armonía pueden reconfortarnos de una manera especial como si invocaran instintivamente algún sentimiento remoto y lejano, me encantan las armonías vocales. ¿Y a vosotros?
  1. The Beach Boys - Good Vibrations
  2. The Beatles - In My Life
  3. Aretha Franklin and The Sweet Inspirations - You Make Me Feel
  4. Everly Brothers - All I Have to Do is Dream
  5. The Byrds - Turn! Turn! Turn!
  6. Ray Charles And The Raelettes - Hit The Road Jack
  7. The Mamas & The Papas - California Dreamin
  8. CS&N - Helplessly Hoping
  9. The Band - The Weight
  10. Simon & Garfunkel - The Sound Of Silence
  11. Buffalo Springsfield - For What It's Worth
  12. The Temptations - My Girl
  13. Four Tops - I Can't Help Myself
  14. The Ronettes - Be My Baby
  15. Queen - Bohemian Rhapsody
  16. Fleetwood Mac - The Chain
  17. The Zombies - Time Of The Season
  18. The Eagles - Hotel California
  19. America - Sandman
  20. ELO - Mr.Blue Sky
  21. The Platters - The Great Pretender
  22. Supertramp - It's Raining Again
  23. Frankie Lymon and The Teenagers - Why Do Fools Fall in Love?
  24. The Supremes - Stop In The Name Of Love
  25. Teenage Fanclub - Ain't That Enough
  26. The Jayhawks - Blue
  27. Beachwood Sparks - Make It Together
  28. Fleet Foxes - White Winter Hymnal
  29. Panda Bear - Comfy in Nautica
  30. Animal Collective - My Girls

LNZNDRF - LNZNDRF (4AD, 2016). El camino del Krautrock.

febrero 23, 2016 3 Comentarios

Bajo el nombre impronunciable de LNZNDRF encontramos en formato trío a Scott y Bryan Devendorf del grupo The National y a Ben Lanz de Beirut, una conjugación única de dos formaciones más conocidas en un disco que ataca directamente sobre sus influencias con el foco puesto en el Krautrock, estilo no muy reconocido por la mayoría pese a su importancia en otros estilos más populares como el post-rock, incluso el shoegaze, al que llegan con lucidez en algunas de estas canciones.

Scott Devendorf, Bryan Devendorf, The National, Ben Lanz, BeirutUna joya única si atendemos a la oferta actual, pero sobretodo por el acercamiento de LNZNDRF a las escuelas alemanas, trata de largos desarrollos de intención sombría, de la mugre post industrial y decadente arquetípica impregnando cada verso cantado y cada progresión matemática, detalles muy leves de electrónica, mayor énfasis en las guitarras y ambientes conseguidos, rozan lo experimental sin meterse de lleno, haciéndolos más accesibles pero sin dejar de sonar en todo momento realmente inspirados.

El disco empieza con Future You, una pieza instrumental y también la más extensa del disco, siete minutos tejidos desde cero hasta alcanzar el clímax, un comienzo que deja a las claras que si algo hacen bienes LNZNDRF es beber directamente de las fuentes y no de los afluentes trillados actuales. Le sigue Beneath The Black Sea  que se acerca al post-rock por los derroteros que en su día siguieron Joy Division, además es innegable la similitud en la interpretación vocal, eso si, ríanse señores del post-rock de festival veraniego, una canción muy inspirada. En Mt Storm las harmonías vocales de intención etérea nadan sobre un ambiente de pulsión cardiovascular con un cambio de ritmo que hará las delicias de la parroquia independiente venida del Dream-pop, igual de accesible se muestra King Things, una delicia. Hypno-Skate vuelve al ritmo matemático inamovible al que se van enroscando capas de sintes y detalles de guitarra en un in crescendo intenso. Atacamos la parte final del disco a modo de breve interludio de electrónica orgánica que no llega a dos minutos con Stars And Time y que da paso a Monument la más cercana al pop y digamos que comercial, no por ello prescindible, o si. Cierra Samarra y como la apertura del disco deja el sabor de boca del gran Kraut, instrumental que además nos acerca a los origines del shoegaze con tormenta eléctrica incluida, gran manera de cerrar, imponente. 

A más de uno el Krautrock le quedará fuera de su alcance (no puede gustar todo y es respetable), sin ir más lejos no es mi fuerte ni mucho menos, si se pueden reconocer fácilmente las influencias de los grandes Faust y Neu!, alguna melodía que a los Can más accesibles les hubieran venido de perlas, y sin llegar a la experimentación de Cluster tienen algo de sus capas ambientales, apreciaciones de brocha gorda, sólo coordenadas, pues a dichas influencias se acercan desde la accesibilidad, cosa que lo hace recomendable para neófitos y como buen punto de partida del que tirar del hilo. Y bueno, a los que ya hayáis cursado algún grado en las escuelas de Berlin y/o Dusseldorf no os va a descubrir ningún secreto, eso si, quizás encontreis entre estas canciones de intención más pop algunos momentos realmente placenteros. Los caminos del Kraut son inescrutables. Muy recomendable.

Sea Pink - Soft Days (CF Records, 2016)

febrero 19, 2016 2 Comentarios

Sea Pinks es el grupo de esparcimiento donde Neil Brogan ha desarrollado a lo largo de los años su visión particular al margen de Girl Names, grupo escocés donde ejerce sus labores como batería. En condiciones normales no me hubiera llamado la atención, pués grupos de pop que pretendidamente buscan el sonido independiente y underground de décadas pretéritas hay a patadas y en la mayoría de los casos me resultan inócuos.

Pero en ese continuo separar la paja del grano me encontré con Dreaming Tracks (2014) y me dejó descolocado, me llamó la atención, un magnífico disco a recuperar si es que no lo conoces, trabajado y con muchos matices perfectamente ensamblados que resulta a la vez barroco y psych indistintamente, una maravilla que venía a confirmar que Neil Brogan iba en serio y bien dispuesto a que Sea Pinks superara su condición de proyecto paralelo. Cuarta referencia para ser exactos aunque fue el primero grabado con banda en el estudio después de unos cuantos discos (bien recibidos eso si, atentos a Freak Waves) donde mayormente grabó todos los instrumentos.

Ahora con Soft Days, Brogan realiza una regresión en la producción respecto a su antecesor y apuesta por un repertorio pensado y compuesto para el formato trio, más simple pero no menos gustoso, un disco con mucho encanto y quizás su disco más consistente hasta la fecha. Me ganaron de entrada con el adelanto Depth Of Field, y no sólo porque no esconde la gran influencia de The Go-Betweens, es que además transmiten la magia propia del grupo de Robert Forster y Grant MacLennan en sus años de máximo esplendor como si tan sólo la hubieramos pellizcado de allá. Importante que no os dejéis llevar por la impresión que da la primera canción, (I Don't Feel Like) Giving In aunque fabulosa juega al despiste por su marcada esencia post-rock, bajo grueso y vista puesta en los Joy Division, nada más lejos de la realidad, cuando empieza Ordinary Daze se despeja la incógnita, esto va de pop y guitarras, aunque no me atrevería a enmarcarlo en el territorio del power-pop arquetípico tanto como por la influencia de la música de los Smiths.

Melodías y de guitarras que viajan a través de las décadas, tocando los 60, fíjense en el estribillo de Cold Reading, incluso que sería de los Beach Boys de haber sido un grupo independiente, sonarían algo así como a Green With Envy, o el maravilloso pseudo-surf. Yr Horoscope. Muy presente los Smiths en canciones como Trend When You're Dead y Everything in Sight. Y si pueden mirar sin complejos, y con esto quiero decir que a su manera, hacia el power-pop clásico de principios de los setenta también son capaces de encarar las sonoridades más directas de finales de esa misma década a su vez que sortear el brit-pop con temazos como Down Dog. I Won't Let Go que es otra pequeña perla pop que consigue el mismo efecto hipnótico que los loops orgánicos de guitarra de Kurt Vile pero sin tener que recurrir al exceso en la duración. Despide el disco Soft Days, un broche perfecto con un pie metido en las aguas lluviosas de Echo & The Bunnymen.

Sea Pinks ha logrado subsistir a la sombra, lejos de los bombásticos medios británicos que todo lo hinchan, ha crecido a su marcha como grupo paralelo, eso les da un encanto de independencia pura y sin cortar como la de antes, se desmarcan por tanto del pop "indie" estilizado para anuncios publicitarios que tanto gusta en la actualidad, y es que Neil Brogan sabe imprimir a su música la autenticidad propia del mejor pop guitarrero de los setenta y además tiene una gracia especial para encontrar la melodia sixty apropiada, además con un regusto al sonido más escondido y underground de los 80 que me da la sensación que gustará a los plumillas más fundamentalistas y defensores de dicha década de la que absorve gran parte de su gracia sonora, rugoso, vaporoso y básico, mojado de reverb hasta las trancas, la simpleza de un grupo con tan solo batería, bajo y guitarra. Un disco que parece pequeño, pero es único en su concepción mirando a la actualidad, maravilloso pop underground del que hacía tiempo no escuchaba procedente de las islas británicas. Muy recomendable.

Podéis escuchar y/o comprar el disco en su Bandcamp:
https://seapinks.bandcamp.com/



Escrito originalmnte en NO SÉ VIURE SENSE ROCK

Al habla... Billy Bragg

febrero 18, 2016 Comentar

Hay muchos cantautores honestos por ahí escribiendo sobre sus relaciones y sus propios asuntos personales. Pero por alguna razón, una vez que salen de la habitación, no parece que la honestidad les acompañe.

Billy Bragg



The Skiffle Players - Skifflin (Spiritual Pajamas, 2016)

febrero 17, 2016 2 Comentarios

The Skiffle Players quizás no os suene de nada pues es un nuevo grupo, pero si os asomáis a los nombres que lo forman os percatareis de que buena crema para saborear habrá. Andaba destrás de este Skifflin desde que el Exile lo anunció por via del rey Nikochan, aunque de los artistas quien más me tira es Neal Casal aquí a la voz y guitarras, y no solo por su carrera en solitario que tiene alguna de las perlas escondidas de la pasada década, además ha formado parte de proyectos que si no muy conocidos si atesoran una gran calidad, Chris Robinson Brotherhood, Phil Lesh & Friends, Circles Around The Sun, Ryan Adams, GospelbeacH, Hard Workin' Americans, un culo inquieto al que seguir la pista si quieres encontrar buenos discos. Al bajo tenemos a Dan Horne colaborador de lujo de Jonathan Wilson y también de Neal Casal en Circles Around The Sun, el cantautor Cass McCombs a la voz y guitarras, otro que asegura que la canción tendrá un tratamiento dulce y adecuado, y que por cierto también lleva en solitario varios discos a tener en cuenta, Farmer Dave Scher se encarga de los teclados, steel guitar, melódica y voces, procedente de los grandes Beachwood Sparks, y Aaron Sperske a la batería y percusiones también de Beachwood Sparks, así que soltado este rollo, necesario, el artefacto en cuestión ya debería tener un interés bastante alto si es que te suena alguno de los nombres. Si no es así no ya os lo digo yo: no os lo perdáis.

Estos artistas están juntos por los rebotes que da la vida, primeramente como apoyo a Cass McCombs en sus directos y a partir de ahí sin más pretensión que disfrutar de la música y al mismo tiempo rendir homenaje al cancionero primigenio americano, dando al skiffle un pretendido protagonismo desde el mismo nombre del grupo, hasta el título del disco, aleación sonora en desuso que se alimenta de estos primeros sonidos con cuna en Nueva Orleans, considerado por algunos uno de los estilos inspiradores de los pioneros del rock'n'roll, música ligada, si es que no es lo mismo e incluso se cruza, con el sonido de las jug bands. Aunque no estamos ante un disco de estilo propiamente dicho a excepción de un par de canciones, pués además de muy buen folk-rock viene espolvoreado de la magia del country-rock cósmico californiano de los setenta en algunos de los momentos sonoros más deliciosos del disco que piden además al oyente abstracción absoluta.

Coo Coo Bird son casi siete minutos instrumentales arraigados al country con un trabajo de guitarra muy bueno. Bajan las revoluciones en A Stay For You, canción que sabe a gloria y nos sitúa en el marco conveniente y territorio común de algunos momentos inspirados de los Beachwood Sparks, el folk-rock de Laurel Canyon de la mano de Til Stone Days Come, McCombs se destapa con Michael Weikel que recuerda por momentos a los no suficientemente reivindicados The Lovin' Spoonful cuando buscaban raíces en el Mardi Gras, una auténtica maravilla grabada prácticamente en directo. El camino del skifflin continúa por la vía del ferrocarril dándole nueva vida a la antigua Railroad' Some del olvidado tejano Henry Thomas, pionero del primer country-blues para más señas. El instrumental Skiffle Strut nos introduce de lleno en el estilo en cuestión a caballo del revival y nos abre la puerta de una segunda parte maravillosa. Always es una tonada sugerente de harmonías vaporosas y etéreas que te hará sumirte en un dulce sueño. Continúa este recorrido con When The Title Was Wrote que podría perfectamente entrar en el repertorio de los últimos Beachwood Sparks, o sea, delicatessen, siguen esta línea con Omie Wise, antigua murder ballad que tiene más años que cascorro y recuperan aquí rindiendo el mejor homenaje que pudiera tener. El viaje termina en un globo triposo y cósmico de nombre Skiffle Paperclip When Science Evolve, con un recitado inconexo acompañado de disonancias varias.

Una delicia de disco que reivindica un estilo prácticamente olvidado como el skiffle, aunque por lo general más en espíritu que literalmente, es una pretendida recuperación de tradiciones primigenias que se llevan a un terreno propio y más actual. Entra como la seda, su trabajo de guitarras es excelente bailando entre etéreas y más orgánicas, teclados detallistas y en ocasiones de aroma psicodélico, pedals que te harán flotar y harmonías vocales que saben a gloria, una alineación que transmite algo nuevo pero al mismo tiempo nos hace recordar a cada una de las partes que intervienen en el invento, muy recomendable.


Puedes escucharlo y adquirirlo en su bandcamp:

David Bowie - Blackstar (Columbia, 2016)

febrero 15, 2016 6 Comentarios

Blackstar estaba destinado a ser el disco de la discordia de 2016, opina o muere, posiciónate, di blanco o di negro, conmigo o contra mí, David Bowie es un genio, David Bowie es un viejo caprichoso, David Bowie ha hecho una obra maestra, David Bowie ha hecho una bodrio, David Bowie... David Bowie murió y el disco traspasó la dimensión presente cristalizando de forma rutilante en una grandiosa despedida, un gran esfuerzo que según explicó su amigo y compañero Tony Visconti, tenía como mayor finalidad dejar un colofón extraordinario a su enorme discografía.

En la superficie Blackstar deja un rastro de referencias vanguardistas, literarias y fílmicas, incluso de misticismo iniciático. Y en lo musical las referencias sonoras se suceden, es recurrente nombrar Kid A de Radiohead como muchos han ido plasmando en cadena, y la verdad es que estos músicos que Bowie incorporó a su equipo también han dado una pátina sonora que a los más vanguardistas y/o jazz-progs les produce orgasmos sólo de pensarlo, aspectos que no me importan demasiado más allá de la expresión artística y las emociones y sentimientos que despierta la obra, con dos elementos que veo fundamentales y a remarcar, por una parte la puesta en escena es primordial para el disco, y por otra es tan o más importante el desenlace de cada una de las canciones, la muerte, tal como la pirámide de un emperador y de una manera pretendida la vida es proyectada más allá de la muerte, y la muerte está presente en esta vida a través de la obra. Y es en esta dimensión lírica donde me queda claro que yace el gran valor del disco, no en su complejidad sonora, ni en su vanguardia que no lo es tanto, un disco que además pide recibir un trato conceptual, mal íbamos si en los primeros días el mundo debía pronunciarse a favor o en contra.

A mi particularmente se me hacía difícil darle el trato de novedad al disco, además de por mis limitaciones, porque aún estoy convencido de que necesita su tiempo de reposo, y también se me hace difícil aún ahora, aunque la noticia ya parece que pasó, porque después de todo no deja de ser una nota de despedida cruda, llena de claroscuros y al tiempo desafiante, con la impresión de que Bowie habla a través de estas canciones para decirnos que está muerto, y eso simplemente me hiela la sangre, me deja inmóvil.

La apertura de Blackstar nos lleva a sus discos menos comerciales, largo minutaje y estructura compleja para lo que parece un ritual, entre surrealista y iniciático, con momentos disonantes entre otros más melódicos. Tis a Pity She's a Whore tiene un ritmo trepidante adornado de notas sostenidas, uno de los momentos más tensos y asfixiantes, no es una canción fácil en su trasfondo, además no es inédita, fue cara b de Sue (Or in a reason of crime) recuperada también para este disco y que ya formó parte de un recopilatorio que tiene un par de años, una de mis favoritas simplemente por el aroma a cine negro que destila, excelente trabajo de la sección de vientos, ambas hacen referencia a una obra de John Ford, para más señas si es que hacen falta. Lazarus es abrumadora, reproducida ahora resuena como un cántico de ultratumba, ligada como otras canciones de este disco a un vídeo-clip de visionado obligatorio a la vez que inquietante. Girl Loves Me es minimalista en las formas, se sirve mitad del Nadsat, lenguaje de La Naranja Mecánica, y mitad del Polari, slang utilizado en los 70 en pubs de ambiente gay, bien mirado un detalle un tanto excéntrico, ¿pero quien más podría hacer algo así sin causar extrañeza?. De todo el lote Dollar Days es de las más afables a la escucha con una excelente saxo, canción que humedece los ojos por su una mirada en retrospectiva, también con la muerte, de nuevo, presente como elemento catalizador. Incluso otra de las canciones más fáciles como es I Can't Give Everything Away contiene versos realmente inquietantes.

En apenas un mes ya se ha escrito de todo respecto a David Bowie y Blackstar, es increíble la gran maquinaria de la actualidad como genera y rechaza interés en espacios de tiempo realmente reducidos, con Blackstar me ha sorprendido sobremanera. Es el signo de los tiempos que Bowie ha puesto en duda en tan sólo dos días de diferencia entre la edición del disco y su muerte, dos días en los que la obra ha adquirido un matiz capital que lo ensalza. Por supuesto no me quedaría sin decir la mía, todo buen amante de la música conoce al Duque y rendirle respeto es primordial, y hablar de este disco también creo que es necesario dentro del marco del año en curso. Pero llegados a la puntuación debo matizar y más en el caso de una figura de su envergadura respecto a como valorar el disco ¿con respecto a la historia del rock?, ¿a su obra?, ¿o a la actualidad?. La primera pregunta ahora mismo no tiene relevancia más allá del panegírico, la segunda en mi opinión está más que clara pues su obra pretérita tiene su peso, y la tercera es la más susceptible de ir ligado al gusto de cada uno, y esto siempre tiene que ser respetable. En mi caso particular, y creo que a muchos les sucederá parecido, su esencia inquietante me paró desde el principio, y confieso que sin su muerte para mí este disco tendría otro significado bien diferente, diría más, siendo un disco brutal y único, sé que lo escucharé en contadas ocasiones, lo que no significa que no dude para nada de su maestría, las cosas como son.

David Bowie utilizó la parca en su favor, la engañó para que fuera personaje principal de Blackstar y consiguió dejarnos boquiabiertos en una actualidad donde reina la sobreinformación, con un desenlace y una puesta en escena sorprendente, tal vez ésta sea la grandeza de este disco ligada a la intención que desde un principio nos obliga a mirar de frente a la muerte, aún hoy uno de los grandes tabúes a vencer. Pocos han sido quienes en su vejez nos han hecho partícipes de sus cabilaciones, pero son menos aún quienes en el ocaso y conscientes del final nos han hecho partícipes de sus últimos momentos en vida, Johnny Cash, Warren Zevon, añadamos hoy a David Bowie. Aunque dudo que estemos ante la pieza final de este grande y excelso rompecabezas que es su obra, seguro que aún guarda un as en la manga. Ashes to ashes.

Suede - Night Thoughts (Rhino, 2016)

febrero 12, 2016 8 Comentarios

Vuelven Suede con Night Thoughts, su séptimo disco de material nuevo a tres años del anterior Bloodsport, tres años en los que además han hecho del directo su punto fuerte y lo han rentabilizado más que bien con la edición de alguno de ellos. Pero antes de que sigas leyendo te confieso que soy seguidor de fondo de los Suede y que esta es una reseña para fans de Suede, si sientes recelos por cualquier grupo procedente del Brit Pop, si buscas un producción orgánica, una aleación americana y/o música de carácter más directo, o quizás claras influencias desde el classic rock, este no es tu disco.

Apunto que soy fan de Suede pero no paso por caja siempre, con el anterior por ejemplo no solté ni un duro, un disco resultón que como puesta a punto me sirvió y lo escuché, pero el disco en sí no tiene una marcada entidad y es un poco tonto en su trasfondo. Mi conclusión respecto a Night Thoughts tras su escucha compulsiva durante semanas en parte es similar en cuanto que es un disco para sus fans, para los que adoramos Suede y disfrutamos con sus virtudes y defectos, el fraseo melodramático de la voz de Brett Anderson, los estribillos fáciles de una palabra y los aullidos de pastelito, esos coros casi infantiles, unos riffs de guitarra robados del glam acompañados de ritmos refinados del post-rock de los ochenta, y arpegios que distorsionados y con su efecto correspondiente disimulan la esencia Smith la mar de bien, añadamos una reverb de catedral y un sinte atmosférico estilo Roxy Music acolchando los espacios cuando se requiere, orquestaciones ampulosas, pretenciosas y cinemáticas que Scott Walker pagaría por tener a su disposición si es que un día decidiera querer ser escuchado de nuevo por la ingente masa y lejos de la experimentación.

Como los buenos discos de Suede, Night Thoughts es irregular y eso es algo que siempre me ha resultado muy atractivo, no hay una tónica pero si una entidad general que los recorre. Canciones con pegada como Outsiders, No Tomorrow y Like Kids se sitúan a la cabeza en las primeras escuchas, pero detrás esconden otras que sólo los fans de base apreciarán con la reiterada escucha ya lejos de las primeras impresiones a bocajarro, piezas sonoras trabajadas con un motivo central que te acaba atrapando, la intranquilidad que transmite Pale Snow me lleva a los momentos más introspectivos de sus primeros pasos, When You Are Young, situada al principio y al final a modo de motivo principal me eriza la piel, Thightrope es puro azúcar, y I Can't Give Her What She Wants y The Fur and The Feathers son epopeyas sonoras dignas de sus años de esplendor.

Suede son habas contadas, y cuando se amarran al neo-romanticismo glammer de Nude, al dramatismo de odisea londinense de Dog Man Star y al pop pegajoso de Coming Up, salen ganando, es su territorio, no hay más, gustarte Suede es que te gusten estas señas de identidad, cosa que Brett Anderson y compañía entendieron después de la gira de reunión de hace unos años, se trata de explotar los elementos sonoros que los definen como grupo y los diferencian de los demás, y en estas coordenadas y a estas alturas todavía siguen siendo únicos, no hay otros que se les acerquen o que destilen sus referencias musicales como ellos lo hacen, no hablo de calidad, algo que según quien podrá cuestionar, hablo de personalidad, algo que debería tener su peso.

Evidentemente ya no son unos jóvenes arrogantes destilando sex-appeal andrógino y actitud, pero su vigor juvenil lo han sabido sustituir muy bien y con mucho oficio al servicio de una trama bien tejida y que profundiza en aspectos como la vida frente a la muerte, la juventud frente a la conciencia de la madurez, la sensación de desarraigo y su relación con el devenir al que nos empujan ciertas convenciones sociales, desde un punto de vista muy personal, sentimientos de nostalgia y estima, angustia y aislamiento, luz y oscuridad, huyendo de los estereotipos más manidos sobre amor y desamor, trama donde Anderson suelta todos sus miedos y neuras interiores hasta puntos insospechados y que al final confiere el carácter al disco y da credibilidad al artefacto situándolo con diferencia por encima de su precedente discográfico.

Sería pronto para afirmar que Night Thoughts está a la altura de sus primeros discos (contando Sci-Fi claro) pues acaba de salir y su recorrido deberá tener para poder situarlo en contexto. Además la reinvención sonora tampoco es tal pues se alimenta directamente y descaradamente de su obra pretérita, sobre todo en las guitarras la sombra de Bernard Butler sigue siendo muy alargada. Su mérito también tiene Ed Buller, productor de formación clásica que podría decirse que es miembro en la sombra desde hace muchos años, él sabe cómo aportar estos arreglos grandilocuentes sin restar personalidad al grupo. Yo lo calificaría de auto-plagio de calidad y muy bien logrado. Aunque de ninguna manera es un mal disco, el avance para mí viene de la mano de un concepto trabajado y lejos de la ingenuidad pasada de rosca (y también atractiva) de sus primeros años, un disco en definitiva cohesionado y bien hecho.

La obra viene completada por unos vídeos musicales cuidados y en sintonía con el hilo de las canciones, parece ser que es tendencia, con el consiguiente baile de formatos con dvd o sólo con cd, y el ya de moda vinilo. Por lo que a mí respecta no me hacía falta que me descubrieran el oro a estas alturas, a mí me hacía falta que me hechizaran de nuevo y lo han conseguido, ahora puede decirse que dominan como nunca el arte de ser Suede con su mejor disco en veinte años, y eso para mí es un regalo.



Escrito originalmente en NO SÉ VIURE SENSE ROCK

Gira de Cabezafuego por Valencia este fin de semana.

febrero 11, 2016 Comentar

Hace poco os hablaba de Cabezafuego, artista incorruptible y outsider, un fenómeno del que hay que remarcar su personalidad y originalidad.

Este fin de semana estará por Valencia, serán dos fechas enmarcadas dentro de la propuesta Girando Por Salas: 

12/02/2016 en la Sala 16 Toneladas de Valencia acompañado de Pelícano

13/02/2016 en el Teatre del Raval de Gandía acompañado de Pequeño Mulo
+Info y entradas: http://teatreravalgandia.org/programacio/cabezafuego-pequeno-mulo-en-concert/


Yo no me lo perdería, los conciertos de Cabezafuego son espectaculares, avisados estáis.

Si queréis podéis leer la reseña de Camina Conmigo, su último disco:
http://www.ontheroutemag.com/2016/02/cabezafuego-camina-conmigo-folc.html



La Hora del Té - Close to you (I wanna shine) (2016) Adelanto.

febrero 10, 2016 Comentar
Atentos camaradas y amigos, atentos al próximo lanzamiento de los valencianos La Hora del Té, grupo en observación desde hace un tiempo en la Route con su primer largo que data de 2013 (escuchad en bandcamp). Desde entonces sólo una canción en 2014, fantástica Listen Darling.

Y ahora mismo me acaban de informar de su siguiente paso, de momento esta maravilla titulada Close to you (I wanna shine), primer adelanto del EP Outstanding Places. La espera parece ser que valdrá la pena, hablamos de folk-rock y americana de muchos kilates. Permanezcan atentos a sus pantallas porque La Hora del Té nos van a sorprender.


Estoy gordo (o la perplejidad ante el declive). Adelanto del próximo disco de Luis Prado (Señor Mostaza)

febrero 06, 2016 3 Comentarios
Es curioso, con la facilidad que tenemos hoy en día para saber de novedades y discos, muchas veces los genios más cercanos pasan desapercibidos, es algo que ya hemos visto con Vicente Prats (Star Trip), pero la rueda continua girando y la casualidad tiene su poder. 

Gracias a un contacto en las redes sociales me he enterado de que Luis Prado está a punto de sacar nuevo disco. ¿Y quien es Luis Prado?. pues es el alma matter de Señor Mostaza, uno de esos grupos levantinos que pese a haber tenido a la crítica comiendo de su mano en numerosas ocasiones, no está considerado a un nivel más amplio y menos local como el gran grupo que es. 

Y de momento os dejo aquí este Estoy gordo (o la perplejidad ante el declive), y me ha pasado que he sentido el flechazo instantáneo. Ya sabía de su capacidad melódica, pero esta canción es además tan Kinks por lo que cuenta y como lo cuenta que me parece canción del mes. No os cuento más. El día 12 de febrero se estrenará Mis Terrores Favoritos de Luis Prado y yo estaré esperando. 


You Want Me Too. Nuevo single de Johnny B Zero

febrero 06, 2016 Comentar

Hace un tiempo os hablé del primer disco de Johnny B Zero, May Day!, también que quedé sorprendido con su directo, su rock viene con el tamiz de la post-modernidad, dejaría atrás a los (difuminados)Strokes si compartieran cartel, harían sudar la camiseta a los Black Keys si se diese la ocasión, incluso trae un puntito freak-folk que me recuerda a Devendra Banhart. 

Pero su base es clássic rock de la vieja escuela, los Beatles del blanco, el rock'n'roll estilizado de T. Rex, adorador de J.Hendrix. Riffs y melodías. Así que uno puede quedarse en la superficie o darse cuenta de que el valenciano Juanma Pastor, alias Johnny B Zero, tiene madera de rocksar, a las tablas me remito. 

En breve tendremos nuevo disco, para ser exactos el 12 de Febrero bajo el título Crystal Totems. De momento ya podemos disfrutar de su primer single You Want Me Too. Una producción con un sonido poderoso y pegadizo. A esperar.


Cabezafuego - Camina Conmigo (Folc Records/Happy Place, 2014)

febrero 01, 2016 2 Comentarios

El artefacto que os presento hoy firmado por Cabezafuego es una maravilla del rock cantado en castellano. Puede que no sea un nombre conocido, a destacar su paso por Atom Rhumba entre toda clase de aventuras musicales. Aunque estas canciones pueden sugerir la secuela o continuidad de Royal Canal, uno de tantos proyectos.

Camina conmigo es un EP largo o un LP corto, según como se mire,  eso sí, en cualquiera de los dos casos os quedaréis con ganas de más. Podréis encontrar mil y una referencias musicales, canción popular de esencia outsider que cabalga entre el pop clásico sixty y la psicodelia a base de guitarras afiladas y garageras, aunque es su propia personalidad la que prevalece sobre cada una de ellas.

Su lírica busca urgar en la mediocridad a partir de su alegre y aceptado estado de bohemia profunda, en Resaca de un bohemio y Pachuca, consiguiendo con asombrosa actitud ante la vida que sus canciones sean el vehículo de expresión perfecto con el que sacudir al oyente y sacarle de su ensimismamiento diario, el mismo del que se sirven las grandes cuentas para perpetuar tal condición, en Meteoritos. Perfecta la crítica ácida al perfil cuarentón que mayormente puebla las escenas musicales habidas y por haber, festivales indies, folk, y ukeleles mediante, en El traje del emperador, y retrata la juventud desde un punto de vista de costumbrismo familiar en el que se adivina de refilón cierto tono sarcástico en su desenlace, en De niña a mujer, en ocasiones deja ir una delirante visión apocalíptica, en Bichos, incluso revive a Laura Palmer a base de ruidismo noise guitarrero, en Camina conmigo, se despide con aire teatral i humor melodramático dejando de lado lo políticamente correcto, como debe ser, en Cruces de hierro.




Cabezafuego es freak y es psicotrópico, de actitud transgresora y sin barreras estilísticas, aunque si reconocibles, y una visión del mundo a base de un humor corrosivo que a la postre me hace recordar la misma lucidez y la capacidad de observación, salvando las distancias, de Ray Davies. Este Camina conmigo es una grandísima carta de presentación y visto el resultado, prometedor al menos artísticamente hablando, ójala obtuviera todos los parabienes que la actualidad reserva a unos pocos, como presencia en medios de mayor flujo y en escenarios, pues su personalidad diferenciada y lejana al estandard actual, y su directo, os aseguro que bien lo merece, no deja a nadie indiferente.



Anotar además que este disco ha sido grabado en sus propios estudios Color-Hits, ayudado por un productor de experiencia contrastada como Luther Russell (Richmond Fontaine, Jody Stephens, Big Star) y Daniel Ulecia (El Columpio Asesino, Cantina Bizarro...) a los mandos, y algunos de los mejores músicos de la escena nacional, Joseba Irazoki (Atom Rhumba, Nacho Vegas, Duncan Dhu...) a la guitarra, Germán Carrascosa (Sonny & the Sunsettes, Los Bananas, Lorena Alvarez...) a la guitarra, Nacho Beltrán (Atom Rhumba) a la batería, Felix Buff (Willis Drummond, Duncan Dhu..) a la batería, Chechu Brainloster (Mermaid, Green Manalishi...) al bajo.  

Escuchar/Comprar Camina conmigo:
https://soycabezafuego.bandcamp.com/


"Odio las canciones que te hacen pensar que no sirves para nada. Odio las canciones que te dicen que has nacido para perder. Que no le sirves a nadie. Que no sirves para nada, porque eres muy joven o muy viejo, muy gordo o muy delgado, muy feo o muy ésto o aquello. Canciones que te deprimen o canciones que se ríen de ti por tu mala suerte o tus desgracias. Quiero luchar contra esas canciones hasta el último aliento y la última gota de mi sangre. Quiero cantar y demostrar que éste es tu mundo, aunque te haya golpeado y te haya tumbado docenas de veces. aunque te haya golpeado y arrastrado. Sin importar el color, tamaño ni constitución, quiero cantar canciones que te hagan sentir orgulloso."
Woody Guthrie