Pájaro - He matado al ángel (Happy Place Records, 2016)

junio 09, 2016

Apostillar una reseña como el mejor disco del año puede quedar pretencioso y tan gastado que a estas alturas poco valor transmite ya, aunque no negaré que el entusiasmo que me despierta esta rodaja me empuja a ello, no lo dudéis, ante todo vamos a la música grande de calidad y sin poses que valgan, cosa seria, vamos a este He matado al ángel el inmenso nuevo disco de Pájaro, nombre que esconde a la banda liderada por Andrés Herrera, artista curtido y veterano de la escena sevillana (Silvio, Kiko Veneno, Raimundo Amador...) que hace cuatro años debutó con un fantástico Santa Leone que destapó una carrera en solitario prometedora y, eso si, con el factor sorpresa jugando a su favor.

Ha valido la pena esperar esos cuatro años, pues He matado al ángel sustituye la sorpresa de su primer disco por un discurso armado hasta los dientes de inspiración donde de nuevo consigue con savoir faire que la música de base anglosajona encaste a las mil maravillas en algunos estilos de palo latino que por poco gastados se antojan auténticos, aunque ahora me atrevería a afirmar que con un mejor acabado y  trabajado a conciencia, cosa que además consigue sin perder un ápice de la autenticidad que caracterizó sus primeras canciones.

La música instrumental considerada muchas veces en el rock un tanto sui generis y minoritaria aquí juega un papel primordial, sin desentonar entre las cantadas completa una postal que refleja a quemarropa y sin aspavientos gratuitos los tiempos que corren a partir de unos títulos que poco espacio dejan a la duda, la apertura de Apocalipsis entre western y fronteriza es abrasiva, a continuación con arte crooner abre paso Guarda che luna un atractivo bolero que en pleno s.XXI me tiene encantado, y así destapa unas querencias italianas que no hacen más que agrandar su halo de autenticidad, escúchese Viene con mei y su socarronería muy del Celentano de los mejores tiempos, ambas podrían quedar para los restos como standards. Sagrario y sacramento es uno de los momentos álgidos del disco que a modo de bitácora existencial desmantela el ideario religioso a su antojo en ese territorio común entre el spaghetti western y el surf, que igual se acerca con maestría al surf en Costa Ballena como puede hacerte rememorar los viejos oldies de transitor de los cincuenta en Bajo el sol de media noche. El Dorado se va por los cerros del gran Cañón con su country arrastrado de escobillas. Pájaro tiene la gracia cuando homenajea sin salirse del encuadre e insufla vigor a por ejemplo la Danza del Fuego de Manuel de Falla de manera sorprendente, o cuando balancea el eterno feeling mediterráneo con un toque noir hacia un surf más vivaz en El Padrino con una sección de vientos protagonista, también recupera el genial blues de palo santo que es El pudridero del mítico y no suficientemente valorado Silvio. Cierra con El condenado, una instrumental a base de acústicas de técnica exquisita que se despide con aire resignado y que también hubiera encastado a las mil maravillas en el clásico de Copola.

Por suerte Pájaro conoce y se relaciona con la buena música que se hace ahora y se la trae consigo para acompañar a su fantástica banda en forma de colaboraciones que confieren la autoridad necesaria a todo aquello que tocan, Los Saxos del Averno, Los Quiero y el trompetista Ángel Sánchez, Julián Maeso, Guadalupe Plata y El Twanguero, encuentro de músicos de técnica refinada que con gran complicidad sonora hacen fluir y dan dinamismo a unos pasajes instrumentales excelsos y disfrutables de principio a fin. Guitarras crujientes, arreglos de vientos exquisitos, hammonds... hablo de delicatessen rock pero también de la música que hace épica de unas tradiciones musicales propias que yacen en el recuerdo no muy afable de épocas pasadas, dicho ésto desde el punto de vista del rock. Es en He matado al ángel donde Pájaro despliega en mayor medida su actitud y su amplia experiencia subyugando con maestría y lucidez cualquier estilo que acomete, y no sé si estará presente entre los elegidos de los gurús de la moda y el rock, aunque debería estar sin lugar a dudas. Delicatessen.


No lo dudes, hazte con él...
http://www.happyplacerecords.com/happyplacerecords.com/home.html 

Esta semana 3 nuevos conciertos con banda completa!
Viernes 10 en Valencia @ 16 Toneladas
Sábado 11 en Ronda @ Bodegas Descalzos Viejos con El Twanguero
Domingo 12 en Estepona @ Sonora Beach
 

Compártelo :

Siguiente
« Anterior Post
1 Comentario
avatar

Ya tenía in mente hacerme con este trabajo del sevillano y tu entrada refuerza mi decisión. Me parece muy bien ese comentario reivindicando la música instrumental, parece que sin voz las canciones quedarían mudas. Nada más lejos de la realidad. Por cierto, hubo una magnífica entrevista entre Chencho Fernández y Pájaro en el número de Mayo de Ruta 66.
Saludos,
JdG

Responder



"Odio las canciones que te hacen pensar que no sirves para nada. Odio las canciones que te dicen que has nacido para perder. Que no le sirves a nadie. Que no sirves para nada, porque eres muy joven o muy viejo, muy gordo o muy delgado, muy feo o muy ésto o aquello. Canciones que te deprimen o canciones que se ríen de ti por tu mala suerte o tus desgracias. Quiero luchar contra esas canciones hasta el último aliento y la última gota de mi sangre. Quiero cantar y demostrar que éste es tu mundo, aunque te haya golpeado y te haya tumbado docenas de veces. aunque te haya golpeado y arrastrado. Sin importar el color, tamaño ni constitución, quiero cantar canciones que te hagan sentir orgulloso."
Woody Guthrie