Lamprologus - Reborn (Autoproducido, 2016)

mayo 27, 2016

Dentro del gran saco del rock alternativo tengo que alabar a grupos como Lamprologus, ajenos a las tendencias y capaces de mantener un camino propio que no suena en demasía a las referencias que han mamado, y aunque han subsistido en festivales que poco tienen que ver con ellos y en conciertos de pequeño aforo, su rock tiene madera de grandes estadios, en ese sentido transitan esa misma vía que abrieron Pearl Jam, rock de calidad actual y enérgico que se nutre indirectamente del legado de los grandes del rock, en su caso llegando a tocar el progresivo y el metal pero sin rendirse a ninguno de ellos, con una interpretación vocal visceral y potente, portentosas guitarras y ritmo poderoso, y donde se hace difícil no mentar los años 90 como parte de su identidad.

Como muchos amantes del buen rock que siguen su instinto y en sus propias condiciones, Lamprologus no ha tenido precisamente la promoción que debieran por parte de unos grandes medios (musicales) que casi siempre están excesivamente compartimentados y que no atienden a nada que no entre en ciertas premisas, y es una lástima porque lo valen. Así pués han persistido a lo largo de sus siete años de vida, con dos buenos discos a sus espaldas, Limerence (2011) y Theory Of Everything (2013), renacen ahora después de tres años con aires renovados y una nueva colección de canciones bajo el título Reborn, un LP corto o un EP largo, que en esencia transpira espíritu de lucha contra los elementos y la fuerza de quien sabe que las circunstancias no podrán acallar la música que les arde dentro.

Si algo debo destacar de este nuevo disco además de sus canciones, es el hecho de haber sido grabadas por la banda en riguroso directo en el estudio, una muy buena producción que supera su anterior referencia por lo visceral de su actitud y la transparencia con la que pretenden mostrar sus grandes bazas sin artificio alguno, lo que suena es lo que hay. Queda demostrada pues que en sus propias coordenadas han consumado su madurez como banda de rock, pasando de grupo prometedor a banda a tener en cuenta, para que me entendáis, los veo más en un Azkena que en un Primavera.

En cuanto a las canciones imposible no rendirse ante trallazos como el elegido para su primer video This Is Gonna Break Your Heart, tanto como la potente y desgarrada Icarus que recuerda a Alice In Chains en sus oscuros mejores momentos, a considerar Greed una excelente declaración de intenciones que define en sus versos el ímpetu i la decisión con la que avanzan a pesar de las absurdas reglas de un mundo ingrato, la guitarra abre sinuosa y cálida al desencanto que pulula en I Blame You, una gran canción tejida con esmero con diversos cambios de ritmos que nos llevan al desgarro vocal y a una guitarra que acaba eclosionando en un final apoteósico. Las líneas de guitarra y los riffs de la potente Just A Little Bit Old remiten directamente a los clásicos del metal, aunque a mi particularmente son sus temas más extensos donde además bajan sus revoluciones en un incesante juego de subidas y bajadas, los que mejor podrían representar el alcance de este nuevo renacimiento, y tanto en Mantra pero sobretodo en Easy encuentran como pocas veces en su discografía la profundidad de los Porcupine Tree, y no se andan con bromas.

Han ganado en técnica, son un grupo bien engrasado y sobretodo no han perdido la ilusión en hacer lo que más les gusta, buen rock sin concesiones, y siempre hay que celebrar que grupos como Lamprologus superen una y otra vez los escollos en su camino, pues es difícil encontrar en este país la audiencia apropiada en directo para un grupo que se maneja en estos niveles decibélicos. Si algo consiguen con Reborn  es que tenga inmensas ganas de presenciar estas canciones en directo, así que si andan cerca de tu casa no lo dudes, prometen un directo demoledor e intenso. Muy recomendable.


Compártelo :

Siguiente
« Anterior Post
1 Comentario
avatar

No los conocía, y me pongo a ello, creo que me pueden gustar, esta fantástica reseña invita a darle cancha.
Abrazo.

Responder



"Odio las canciones que te hacen pensar que no sirves para nada. Odio las canciones que te dicen que has nacido para perder. Que no le sirves a nadie. Que no sirves para nada, porque eres muy joven o muy viejo, muy gordo o muy delgado, muy feo o muy ésto o aquello. Canciones que te deprimen o canciones que se ríen de ti por tu mala suerte o tus desgracias. Quiero luchar contra esas canciones hasta el último aliento y la última gota de mi sangre. Quiero cantar y demostrar que éste es tu mundo, aunque te haya golpeado y te haya tumbado docenas de veces. aunque te haya golpeado y arrastrado. Sin importar el color, tamaño ni constitución, quiero cantar canciones que te hagan sentir orgulloso."
Woody Guthrie