Aretha Franklin - (You Make Me Feel Like) A Natural Woman - Carole King - Kennedy Center Honors 2015

diciembre 31, 2015 2 Comentarios
Llevaba unos días escuchando los dos volúmenes de outtakes de la época dorada de Aretha, y este video tan popular en las redes sociales me ha pillado como caido del cielo. En los últimos días del 2015 Aretha nos ha regalado uno de las mejores interpretaciones del año. El momento no me gusta nada, y no por lo que concierne al homenaje que merece Carole King, que merece todos los honores, más porque tengo un algo de hater y a la working-class corriendo por las venas, y todo el tinglado me queda horrendo, Obama, las galas, tantos planos para ver la lagrimita del presi y lo mucho que la King se siente agradecida... parece que en cualquier momento vayan todos a aplaudir agitando sus joyas.

Pero todo palidece cuando Aretha sentada al piano empieza a volar, Dios mío!, que momento!, no sé ni las veces que lo he visualizado en estos dos días, con esta interpretación y obviando su avanzada edad, puede afirmarse que no han pasado los años por su voz y sentimiento, continúa siendo la reina de todos los intérpretes habidos y por haber.

Siempre pensé que la autoría es totalmente de Carole King, como la gran mayoría de sus canciones, puede que me equivoque por supuesto, pero ser mujer en los 60 requería de ciertas licencias, y en esta canción hay dos de ellas en los créditos, su eterno compañero del Brill Building y Jerry Wexler, nombres que aseguran el éxito. Con Aretha adquiere otra dimensión, todo con Aretha adquiere otra dimensión. Siempre me engatusó muchísimo en la versión de Lady Soul con las Sweet Inspirations, sus coros no son simple acompañamiento, se palpa el momento, el respeto hacia la capo, pero también su propia personalidad jugando con el gospel sobre la línea melódica, me alucina. ¿Que más puedo decir de esta canción? La portada del primer Tapestry que compré la tengo en un marco colgado en el comedor de casa, vanalidades domésticas a parte, tanto ese disco como Lady Soul son dos de mis preferidos, aún por reseñar en esta Route.

Sólo quería dejar este video plasmado en esta vitácora aún con el 2015 en curso para saber donde está y poder visualizarlo a demanda, y de paso aprovecho y cumplo con el protocolo: Pasad una buena noche, mañana será como hoy pero con un día más en el calendario. Sed felices. Feliz 2016.

De llorar, a su edad Aretha Franklin aún continúa siendo la más grande de todos los tiempos.

"I Declare War", segundo single del nuevo disco de Mad Robot

diciembre 27, 2015 Comentar

Lo mejor del sonido de los 90 se condensa en el segundo disco de Mad Robot, un disco que rebosa fuerza y actitud. Presentan ahora su segundo single acompañado del video-clip de la canción que da título al disco "I Declare War" (reseña on the route: http://goo.gl/dzpdMZ)

Preparing
without love
a bunch of
my poisoned songs

Bajo grueso y en primer plano, ritmo marcial pausado y una guitarra cortante, envuelven la voz de Su mientras casi susurra sus perlas inciendiarias, sin ambages, directo a la yugular. Otro de los grupos preferidos de la presente temporada. 

"Todos los caminos" nuevo video-clip de Star Trip (Pretty Olivia Records, 2015)

diciembre 26, 2015 Comentar

El primer disco de Star Trip ha sido uno de los destacados en este espacio musical. Un favorito que contiene algunas de las mejores canciones cantadas en castellano del presente año a punto de extinguirse. 

Presentan ahora su primer video-clip, un montaje audiovisual a cargo de Pepe Bermejo que se sirve de los comics para dar forma audiovisual a "Todos los caminos", un pedazo de hit como la copa de un pino. Ójala reciban como mínimo el reconocimento que merecen.

Postales 2015: la música en directo en la Route.

diciembre 25, 2015 2 Comentarios
Los Radiadores - Sala 16 Toneladas

La música en directo lo es todo. De nada sirven los discos por muy buenos que sean si luego no celebramos en directo la grandeza de la música. Por ambas partes: el músico y el público. La comunicación entre ambos es esencial porque al final lo importante son las personas que hay detrás compartiendo una manera de pensar y sentir a través de la música. Y es curioso, porque con todo lo que se habla y se comparte sobre música no se corresponde la mayor parte de las veces a la venta de entradas, a parte dejo el tema del IVA cultural que su culpa tendrá, aunque mucho me temo que como excusa "para todo" no funciona cuando la entrada está por debajo de los 15 euros. Siempre he pensado que es un tema cultural que arrastramos, el rock continúa siendo un territorio hostil para la normalidad, las cosas como son. El tema de los festivales lo dejo a parte, son importantes, puede, como escaparate de actualidad, incluso para dar la oportunidad a grupos que de otra manera no podrían subirse a un escenario, aunque siempre he preferido el concierto íntegro de un artista con el tiempo necesario para que defienda sus canciones.

La Gran Esperanza Blanca - Sala Russafa
Este año he tenido la suerte de asistir a conciertos realmente buenos, no todos los que hubiera querido, unas veces las circuntancias me lo han impedido, y otras porque el presupuesto es el que es, y en mi caso con el tiempo que le dedico sin tener detrás un mínimo apoyo es prácticamente imposible. No soy profesional, pero porque no consto como colaborador de un medio principal, supongo que muchos de vosotros estáis igual. Un ejercicio de equilibrismo total que llevo en el día a día con mucho orgullo, es lo que hay cuando uno está en la más absoluta independencia. 

Mad Robot - Sala Loco Club
The Delines - Sala Loco Club
Por tanto tengo que agradecer a los grupos que me han enviado su disco y/o me han invitado a sus conciertos, tener en consideración a alguien tan pequeño como yo no es la norma, pero aún quedan artistas que saben que en algunos rincones la música se vive de manera más apasionada que en algunos semanales con más tirada. El trueque al final es total porque además me esfuerzo en llevar a la reseña mis impresiones positivas si fuera el caso, y a la crónica toda la emoción vivida, y con la intención de contagiar a quien siempre elija quedarse en casa, y por supuesto para contribuir con mi pequeño granito de arena para que la rueda no pare. 

También hay promotores y salas a las que tengo que agradecer que me tengan en cuenta, no siempre se da, muchas veces el acceso con acreditación sólamente es permeable si en tu solapa luce el nombre de un medio mayor, los tres de siempre. Supongo que también sóis muchos los que todos los días os planteáis tirar la toalla y os hacéis la pregunta clave: ¿de verdad vale la pena tanta dedicación?. Con todo, al final la respuesta que siempre me empuja a continuar renqueante es simple: no podría vivir sin la música, y expresarlo me hace estar más cerca de mi plenitud vital, explicado más fácil no lo puedo evitar.

Doctor Divago - Sala 16 Toneladas

Ambros Chapel Sala Wah Wah
Empecé el año con Ambros Chapel y Badlands, dos grupos de estilos muy diferentes, el primero de calado post-modernista y oscuro, el segundo orgánico y acústico, grupos que tienen un directo increible, ambos me encantan y me han hecho disfrutar como los más grandes. Otros grupos "locales" que deberían perder ese adjetivo por su bagaje y experiencia, Doctor Divago, La Gran Esperanza Blanca y Los Radiadores, grupos con una personalidad propia y un directo al alcance de muy pocos. También tengo muy en cuenta a todos aquellos que se expresan en su lengua vernacular, en la mía, en valenciano, el retorno de los míticos Pantaix, el trad-rock de Mox, lo más parecido al Omega cambiando el flamenco por la tradición valenciana, y los emocionantes Gener que son la leche en directo, si alguna vez tenéis la oportunidad de verles pasad de vuestros prejuicios idiomáticos, os emocionaran. 

Cracker - Sala Loco Club
Badlands - Sala Wah Wah
Para guardar en postal color sepia fue la III Konvencion Kinks, fue emocionante y además conocí a alguno de los blogueros que admiro y me  reencontré con otros que aprecio, lástima por el Café Comercial que cerró sus puertas, el concierto de la Village Green Experience fue impresionante, os aseguro que ese día dejé de darle vueltas a la posibilidad de reunión de los hermanos Davies. Y si el año pasado acabé por todo lo alto con el concierto de los Long Ryders, este no me puedo quejar con Cracker y The Jayhawks, dos clásicos de la música de nuestros tiempos, sus respectivos repertorios son infalibles, pero además tiene muchas tablas y saben meterse al público en el bolsillo, que conciertos!!!. 

De mis debilidades más profundas son The Delines, Eilen Jewell y Doug Paisley que me han dejado alguno de los momentos más preciados para el recuerdo, para mi ha sido un sueño poder verles en directo. En el apartado sorpresas han sido The Parson Red Heads tanto como Miss Tess, y no me dejaré en el tintero a Mad Robot que rebosan actitud, ese elemento tan escaso y preciado, ah! y Johnny B Zero que es un guitar hero de los de antes y un auténtico rockstar, aunque nadie lo sabe aún. Un recuerdo especial para el grupo Dazzling Road, de mi ciudad, que empiezan ahora y que me sorprendieron con su blues&soul, sus versiones de Etta James y Ray Charles me emocionaron, además su vocalista trajo a la vida a Amy Winehouse de una manera muy visceral y emocionante, buena música que me encontró de improvisto a pocas calles de mi casa. La verdad es que no cambio ninguna de las experiencias vividas en directo por nada del mundo.

The Village Green Experience - Sala El Intruso
Doug Paisley - Sala Loco Club
En definitiva, los conciertos son esenciales, salid de vuestras casas, id a ver conciertos, pisad la calle porque es bueno para el alma y sano para el corazón, ayuda a quemar la adrenalina sobrante y a ser mejores personas, acercaros a los escenarios de vuestras ciudades, déjaros seducir por los artistas que conozcáis de siempre, acércate también a las propuestas más cercanas y a los grupos que nacen con ilusión y ganas, déjate sorprender por el cartel y por tu instinto.

Ha sido un gran año, al menos en Valencia hemos tenido mucha música en directo, aunque hubiera deseado más asistencia en algunos conciertos. El año que viene no se quedará atrás, seguro. De momento El Último Vals de Frías es el epicentro de los doce meses que están por venir. Que tengáis mucha música, mucho rock. Y un próspero año 2016.

Eilen Jewell, Miss Tess - Sala Loco Club

Los Mejores Discos 2015

diciembre 24, 2015 5 Comentarios

Lista mundial, sin distinción de procedencias, idiomas y estilos. Depende del día unos suben o bajan unas posiciones, pero más o menos son los discos que este 2015 me han hablado de tú a tú. Ciertamente esta lista es un tanto disfuncional pues no tengo una línea editorial, bien sabéis que siempre me han tirado más los sonidos de raigambre americana, no lo puedo esconder, pero nunca le voy a decir que no a una buena rodaja de rock guitarrero, a un buen punk, al folk británico, al soul...

Fuera se han quedado uno de mis grupos favoritos, Badlands no están, grupo de country y bluegrass valenciano que adoro, este año han sacado dos EP de calidad, aún no tienen un largo, pero estoy seguro que el día que lo saquen nos quedaremos con las patas vueltas del revés, su directo es arrollador, este año han crecido musicalmente y tengo muchas espectativas puestos en ellos. No he llegado a todo, me hubiera gustado tener el último disco de La M.O.D.A. porque sé que estaría hoy en este lista, lo mismo digo de Anari, que es una de las artistas más importantes de este país aunque no se le reconozca. Se caen de la lista Kurt Vile porque me aburre su disco a excepción de un par de canciones, y Ezra Furman que no diré que su disco es malo pero no he podido con él, además pienso que su anterior disco es mucho mejor, no le voy a negar que este es su momento, al menos el de mayor reconocimiento.

Hay tanto y tan bueno que a veces pienso que estamos en una época dorada de la música, aunque por desgracia muchos músicos no pueden vivir de ello, o que a ojos de la mayoría borrega sólo existan ciertas propuestas de dudosa calidad (disney channel, reguetones varios, divas petardas, chavalines marioneta...).

Algunos puede que esten más abajo por haber llegado demasiado tarde o demasiado pronto, según se mire, son las paradojas temporales que nos rigen. Esta misma lista en enero sería distinta, pero la dejo cerrada que es lo que toca en estos momentos. Sonando "The Trip", la que para mi es la canción obra maestra del año. Y como curiosidad un detalle en el que me he fijado después de tener la lista confeccionada, las primeras posiciones las podría intercambiar perfectamente porque son discos buenísimos, pero concretamente Nashville Obsolete y Poison Season son las dos caras de una misma moneda: por una parte los campos abiertos y las Road Movies de Dave Rawlings y Gillian Welch, y por otra el discarral de Dan Bejar, alias Destroyer, que consigue un efecto parecido aunque más urbano de historias pequeñas pero gran intensidad.

Un buen año sin duda, diverso y con mucha oferta de calidad. Como alguien dijo una vez, la música es el único territorio libre, que no tiene banderas, ni país, ni fronteras, ni idioma oficial, que así sea por muchos años y yo que pueda vivir en él con los míos por siempre jamás. Que tengáis unas buenas fiestas y un comienzo de año fenomenal.

1- Dave Rawlings Machine - Nashville Obsolete
2- Destroyer - Poison Season
3- Rafael Berrio - Paradoja
4- Richard Thompson - Still
5- Eilen Jewell - Sundown Over Ghost Town
6- Sleater-Kinney - No cities to love
7- Simone Felice - From the violent banks of the Kaaterskill
8- Ryley Walker - Primrose Green
9- Salto - Salto
10- La Gran Esperanza Blanca - Tren fantasma
11- The Deslondes - The Deslondes
12- Neil Young + Promise Of The Real - Monsanto Years
13- The Minus 5 - Dungeon Golds
14- Betty LaVette - Worthy
15- Iron & Wine and Ben Bridwell - Sign into my mouth
16- Cavallo & Hugo Mas - Pentàpolis
17- Óscar Avendaño & Reposado - Burro
18- Richard Hawley - Hollow Meadows
19- Lee Harvey Osmond - Beautiful Scars
20- Danny and the Champions of The World - What Kind Of Love
21- William Duke - The dark beautiful Sun
22- Robert Forster- Songs To Play
23- GospelbeacH - Pacific Surf Line
24- The Decemberists - What a Terrible World, What a Beautiful World
25- Gurf Morlix - Eatin' at me
26- Courtney Barnett - Sometimes i sit and think and sometimes i just sit
27- Phil Cook - Southland Mission
28- Carolina Otero & The Someone Elses - Diastema Girls
29- Riahnnon Giddens - Tomorrow is my turn
30- Blitzen Trapper - All across this land
31- Xarim Aresté - La rosada
32- The Wellgreen - Summer rain
33- Mox - Tuactes i rebomboris
34- Carles Pastor - Dies de ràdio
35- Los Radiadores - Gasolina, santos y calaveras
36- Andrew Combs - All These Dreams
37- Oscar Briz - Entre llums i ombres
38- The Lone Below - Then Came the Morning
39- Star Trip - Star Trip
40- Daddy Long Legs - Rides Tonight
41- Father John Misty - I Love You Honey Bear
42- Balancí - El soroll trenca el silenci
43- Eduard Joanes i la colla de Pantaix - Revisat
44- Mad Robot - I declare war
45- Flipping Colors - Selfish Shellfish Selfie
46- Tirant Lo Rock - Massa Cops
47- Ferida - Ferida
48- The Go! Freaks - This Is Cabanyal Soul
49- Duke Garwood - Heavy Love
50- Lanuca - Gran mandíbula

Phil Cook - Southland Mission (Thirty Tigers, 2015)

diciembre 23, 2015 Comentar
Matthijs van der Ven

En estas fechas se corre el peligro de caer inexorablemente en las garras de un nuevo disco que te haga replantear las posiciones en la tabla alta. Pero un año se compone de todos y cada uno de sus 365 días, y en ese intervalo ha venido a caer en mis manos este artefacto firmado por Phil Cook bajo el sugerente título de Southland Mission. Así de primeras el nombre poco dirá a la mayoría, pero ojo, que este tipo feote de gafas de culo de vaso además de editar con éste su segundo disco a cuatro años de su desconocido debut discográfico (también con muy buena nota oigan), ha formado parte de DeYarmond Edison grupo seminal donde empezó Justin Vernon, también en los alt.country-progresivos Megafaun, favoritos. Y ojo, ha dejado su huella al lado de artistas tal que The Blind Boys of Alabama, Hiss Golden Messenger, Matthew E. White y The Shouting Matches principlamente.

En la práctica Phil Cook fue otro niñó que tuvo la suerte de escuchar grandes discos de la colección de su padre, absorvió desde muy joven todos los parabienes del blues a través de figuras de envergadura, Muddy Waters, Hound Dog Taylor y sobretodo J.B. Lenoir, admirador de la slide de Ry Cooder, su heroe, y de Lowell George. El tambien cuenta siempre que puede que su grupo gospel favorito son The Staples Singers, y eso hay que tenerlo en cuenta primero por su buen gusto y después porque se ve en algunas de sus canciones, tanto como el eclecticismo afroamericano de Taj Mahal, otro de sus héroes.

Reconozco haber visto la portada de refilón y decirme a mi mismo que no puede ser, que ya es demasiado. Pero me he encontrado con su canción "Great Tide" y señores, de primeras decir que este chico lo tiene, y después que la primera influencia me ha venido a la cabeza por la pulsión rítmica del She's the One del Boss en versión orgánica, o si preferís el Mona de Bo Didley con más propiedad quizás, sólo que aquí al sr.Cook le sale una vena mucho más sureña que al Boss, clara influencia si, pero muy buena canción en definitiva. Y así las cartas de Phil Cook están a la vista, no hay trampa ni cartón y le veréis tantas influencias como múcisa hayáis escuchado, pero es que importante, tiene un discurso único y una voz que le es propia, y además el muy jodido hace buenas canciones que enganchan.

Phil Cook viene con unos cuantos amigos, Justin Vernon le hace las harmonías en la inicial "Ain't It Sweet", por favor que guitarra más deliciosa, es irresistible, country-blues festivo de órganos y violines, fantástica. La versión del desconocido Charlie Parr "1922" es otro deleite esta vez desde el country-blues, tratándose de él ya se sabe que habrán banjos pero es entrar esa guitarra tan Exile, la percusión y el teclado, y ya no poder más que rendirme ante el desparpajo de Cook, te darán ganas de mover los pies al ritmo de esta dust-bowl ballad actual para bailar ante las desdichas.

Banjos y violines en "Belong", todo parece sencillo en este ligero bluegrass, pero son los pequeños detalles en su sitio que hacen convierten una tonada aparentemente sencilla en algo especial. "Sitting on a fence" no puede esconder ni quiere su funky elegante y tranquilo, y las ganas de hacer palmas te vendrán acompañado de este maravilloso sonido pantanoso y gospel de guitarra que te dará placer, es magnífico, electrizante. En menos de dos minutos se despacha un "Time to Wake" sugerente, este chico lleva el blues corriendo por sus venas, lo bueno es que no es nada ortodoxo al sacarlo fuera, es ingenioso. Aunque puede que algún día un publicista descubra el gancho de "Anybody Else" y entonces todo el mundo se vuelque con este disco, fenomenal, la segunda voz femenina presente en todo el disco aquí canta sublime. Phil Cook es un maestro levantando canciones desde cero, ejemplo "Gone", lo que en principio se advierte como una bonita canción acústica va creciendo y para cuando entre la batería ya estarás moviendo la cabeza.

Phil Cook ha entrado de improvisto y se ha convertido en favorito de mis escuchas, me ha atrapado, canciones llenas de júbilo, country-blues orgánico y elegante, gospel de banjos y violines, órganos, pero son las guitarras las que suenan de vicio, crugientes y gustosas, blueseras pero con mucho estilo southern. Canciones que alegran sin más por su tono luminoso y por cada arreglo y detalle. Muy buen disco.



Escrita originalmente en valenciano en NO SÉ VIURE SENSE ROCK

Política y música. Votad malditos, votad!!

diciembre 16, 2015 5 Comentarios

Estoy más que cansado del inmovilismo. Más que cansado de quienes dicen que la política no es lo suyo, una opción que incluso muchas veces dentro de la música se persona con mayor grado, "lo mío es la música", "a mi no me hables de política", frases típicas que podemos escuchar a diario. Las razones son bien sabidas, un sistema que se ha cargado la poca ilusión que pudiera quedar en el ciudadano de a pie a base de decretos y leyes hechas a medida del poder, para que nadie levante la voz, para que te quedes en tu casita arropado y mirando para adentro, para que lo tuyo no sea la política. 

Admiro a los músicos que se mojan, sigo a Billy Bragg en la red, toda una institución para mi en lo que respecta a decir las cosas con propiedad pero sin pelos en la lengua, Jose Ignacio Lapido podría ser otro ejemplo, tan sólo con su columna de opinión en el diario de Granada ya es para aplaudirle domingo si, domingo también, admirable lo que hace Nacho Vegas en sus canciones, que además acaba de editar "Canciones populistas", hay unos cuantos artistas que se mojan, y es que si te apasiona la música o eres músico no cabe otra opción. Abomino esa actitud desafectada, es nefasta y no tiene excusa. Sólo por el IVA cultural todos aquellos que consumen música y van a conciertos deberían movilizarse el día 20D, aunque fuera como celebración de aquello que amamos en nuestra vida. Yo me voy a mojar, por supuesto. Me importa bien poco que alguien que normalmente entra aquí por la música deje de entrar por tal posicionamiento, casi que mejor.

Aquí arriba os dejo un resumen de las propuestas relacionadas con la música que cada partido ha incluido en su programa. Está claro que ni PP, ni C's iban a hacer nada al respecto, como decía Rocambol de manera irónica pero muy acertada, sólo la muralla china y el plumero de "ciudadanos" es visible desde el espacio exterior. ¿Del PSOE que decir? un partido inocuo, el otro día juro que casi cojo del suelo un tríptico del partido tamaño revista pensando que era el nuevo catálogo de ropa otoño/invierno, su líder en la portada pues es un modelo con una pose, pura imagen, sus medidas son como ellos, sosas, sosas, ni chicha, ni limoná. Quedan así dos opciones al menos para mi. Podemos y EU+UP. Podemos tiene ahora mismo la clave por haber adoptado el movimiento 15M y por tanto haber concentrado mayor número de simpatizantes, para mi el suyo es el voto útil. Pero Alberto Garzón es el político honesto real, la verdadera izquierda, la que lleva un discurso más coherente, y el deseo más explícito de deshacerse de la monarquía, por ejemplo, algo que puede que lastre la opción que tenemos más a la izquierda, y quizás principalmente por eso se le excluya directamente como opción hasta en los debates principales. Está claro que la imagen compartida en cabecera proviene del círculo de Podemos, pero es conveniente leerse el programa de cada uno, siempre es conveniente.

Yo sé que esperabais el video de Pulp Fiction para echarnos unas risas y justificar que todo es una mierda, pero no, el 20D no me sean holgazanes y vayan al colegio electoral que les toque. Votad malditos, votad, nos tenemos que sacar a esta gente de encima cuanto antes, aunque sólo fuera por la música.

Como dice la canción "Que se vayan a la mierda" de Monolitos:

No seas tonto, no seas gandúl,
sólo te queda el sentido común.
Si te pide que le votes quien te arruina,
dile al cabrón que le va a votar su prima.
Que se vayan a la mierda...

Bruce Springsteen - The Ties That Bind (Bootleg, 1979) El LP Perdido.

diciembre 16, 2015 Comentar

Quien me conozca un poco sabrá que Bruce Springsteen es una artista que me ha marcado sobremanera, hasta le perdono que no esté todo lo fino que pudiera esperarse de él en los últimos años. Le admiro. Pero que sienta un lazo especial hacia su figura por los años en los que me sacó de mi barrizal interior, no quiere decir que apruebe todo lo que haga. Vamos por partes. Esta box-set es un saca cuartos. Un saca cuartos que al final acabaré comprando si es que algún día puedo ahorrar, o robarlo directamente, pues estamos hablando de más de cien putos euros joder, que seguro que los vale por el libro a todo color y la presentación, pero es que padre mío yo me quedé con la poor man's shirt, esto no me lo podrá traer ni Baltasar y eso que nunca le he sido infiel.  

Así que voy a destripar parte de la historia, sorry, coincidiendo con la edición del nuevo Box-set. Recupero un viejo post publicado hace cinco años y coincidiendo con el 30 aniversario del susodicho disco, además doy algunas claves y referencias para todo aquel que quiera disfrutar de muchas de las outtakes del periodo sin tener que pasar por caja de la CBS. Modestia a parte, fue uno de mis primeros trabajos de investigación a fondo sobre Bruce Springsteen, y la verdad es que lo guardo como un trofeo porque creo que me quedó muy bien. La historia que os voy a contar ahora pertenece a uno de los discos incluidos en la nueva caja, aunque ya no se sabe ni los años que va circulando por el mercado negro y con muy buen sonido por cierto.


Me enteré mediante un fanzine, para ser exactos The Stone Pony, gran bastión de la vida y el universo dedicado en exclusiva a perpetuar la pasión por nuestro querido Boss. Gran parte de la información que aquí relato la he sacado de uno de los números de 1995, hace 20 años ni más ni menos ojo al dato, ese número permanece guardado en formol en mis aposentos musicales. Este es uno de tantos mitos de los muchos que rodean su figura, su disco perdido: The Ties That Bind. El supuesto quinto álbum que debió continuar al Darkness y el que sustituiría a The River en el caso de haber sido editado. Tal fue mi curiosidad en su momento que recopilé información esparcida por doquier para intentar dar algo de luz a los hechos acontecidos en el año 1979.

Nuestro Richman-in-a-poorman's-shirt terminaba la gira del Darkness On The Edge Of Town, una de las más exitosas, con el directo que dió en el Richfield Coliseum. Fueron 118 shows repartidos por todo el territorio norteamericano, la gira que consagraba a Springsteen como amo y señor indiscutible del rock en aquellos años, al menos encima del escenario. Después de un pequeño descanso en Los Angeles, Springsteen esbozó en febrero de ese mismo año en su casa de Holmdel, un total de 10 demos acústicas: "Chevrolet Deluxe", "Everybody's looking for somebody", "Held Up Without a Gun", "I Don't Know", "I Wanna Start a New Life", "Lookin' Out For nº1", "Oh Angelyne", "White Town", "You Can Look"..., y "You Gotta Fight". De todos los temas, sólo 3 verían la luz, una de ellas cara B de single, White Town sería reciclada en la posterior "Jackson Cage". The Definitive River Outtakes Collection rescataría años después "Oh Angelyne", a partir del cual construiría meses más tarde la emblemática The River. Ojo con ese bootleg de dos volúmenes dobles y muy buen sonido, apto para todos los bolsillos y posiblemente fácil de encontrar al menos en su versión digital.

Al tema. En abril, Bruce y los chicos de la calle E entraron en el estudio para empezar a trabajar las nuevas composiciones de su jefe. Con "Roulette" inauguraron dichas sesiones, canción que permanecería inédita hasta su aparición como cara B de "One Step Up" en 1988. El repertorio de nuevas composiciones comenzaba a tener cierta importancia. Algunas de las nuevas canciones ya habían sido adelantadas en su gira anterior, joyas como "Sherry Darling", "Ramrod", "The Ties That Bind", "Independence Day", "Point Blank", habían gozado de una gran aceptación entre el público, otras como "Because the Night" y "Drive All Night" eran parte fundamental de sus shows con un gran éxito. También le quedaban muchos temas de las sesiones del Darkness: "Frankie", "Don't Look Back", "The Promise", "Fire", "Rendez-Vous"," Hearts Of Stone", "The Preacher's Daughter", "The Way"..., y un largo etcétera que de la época que deberían haber entrado en The Promise.

La CBS se frotaba las manos y al mismo tiempo miraba con recelo a uno de sus empleados que sólo había conseguido el éxito de ventas en dos de sus cuatro LP's, las cifras eran altas pero aún correspondían más a un estatus de artista de culto si se comparaban con sus compañeros de sello. Tenían claro que para antes de navidades Bruce Springsteen tendría que tener en la calle un nuevo LP. Aun así se barajó la idea de editar el famoso concierto de "Winterland", que de momento sólo existe como bootleg. La compañía necesitaba dividendos y no podía esperar. Con todo preparado para la fase final Springsteen se empotra contra un árbol con su moto. Un mes de reposo y una depresión son el caldo de cultivo perfecto para especuladores y charlatanes, se llegó a decir que estaba escribiendo el guión para una película titulada "Racing in the Streets", otros que estaba completamente desfigurado, incluso que andaba enfrascado en la producción de un LP de Rickie Lee Jones. Todo era falso. En un mes, el trabajo se reanudó y llegaron a grabarse hasta 30 temas, entre outtakes del Darkness y nuevas composiciones como "Cindy", "Jackson Cage", "Hungry Heart" y "Be true".

Pero como todo el mundo sabe, con Springsteen, tener más de 30 temas grabados no es señal de que el trabajo se haya terminado, pues siempre ha intentado dar a sus LP una cohesión especial, una manera de contar una historia a través de diferentes canciones y lograr al mismo tiempo que dichas canciones funcionen de manera individual. Con Born to Run, nuestro protagonista empeza su escapada por la mañana con Thunder Road, para finalizar en la gran urbe por la noche en Jungleland, Darkness on the Edge of Town empezaba con un esperanzador Badlands para terminar con el protagonista sumido en la más triste oscuridad en el tema que da título al disco. Así pués, The Ties That Bind no podía ser una simple colección de canciones sobre las relaciones de pareja, tal y como se planteó.

El primer tracklisting tenía este aspecto:
1.The Ties That Bind
2.Price You Pay
3.Be True
4.Ricky wants a man of her own
5.Stolen Car
6.I Want to Marry You
7.Loose End
8.Hungry Heart
9.The Man Who Got Away
10.Ramrod

Se tiene constancia de este tracklisting gracias a un manuscrito que el propio Jon Landau adquirió en una subasta. Manuscrito del puño y letra de Bruce y que como curiosidad cabe destacar que el tema "The Man Who Got Away" fue totalmente desconocido incluso para los piratas y bootlegers más profesionales hasta la edición de este nuevo Box-set.

Pero el Jefe no lo tenía claro, así que dió vacaciones a sus chicos, necesitaban alejarse un poco del proyecto, tener un descanso mental. Ese mismo verano se apuntó a las jornadas anti-nucleares que tuvo lugar en el Madison Square Garden el 21 y 22 de septiembre, y en las que actuó junto a Jackson Browne y Tom Petty. La interpretación en ese concierto de "Sherry Darling" y "The River", que no estaban en el tracklisting elegido, muestra el descontento con la dirección que estaba tomando The Ties That Bind. Pretendía alejarse del enfoque romántico y dirigirse hacia la dicotomía entre la alegría (Sherry Darling) y la desesperación (The River). Es extraño que a dos meses del lanzamiento del álbum no interpretase ninguno de los temas del supuesto disco.

Cosas del negocio, el tiempo apremiaba y la presión aumentaba, la CBS quería aquel disco en la calle, así que se metieron en la Power Station de NY y entre Marzo y Noviembre de 1979 grabaron temas nuevos y remezclaron sin descanso hasta dar con el LP definitivo, The Ties That Bind, para muestra un botón, la ficha de aquellas sesiones:


1.The Ties That Bind
toma 8: Similar a la que saldría en The River pero con diferentes coros
 2.Cindy
toma 3: Tema inédito.
3.Hungry Heart
toma 2: practicamente igual a la publicada.
4.Stolen Car
toma 3: grabada el 24 de septiembre de 1979, versión inicial de la que conocemos en The River, con algunas variaciones en estrofas, conocida hasta su publicación como Son You May Kiss The Bride
5.Be True
toma 2: versión diferente a la editada en la cara B del single Fade Away de The River, con doble efecto vocal de Springsteen y solo de saxo que enlaza más tarde.
 6.The River
toma 5: grabada el 3 de septiembre de 1979, con diferentes mezclas y sin los coros del final.
7.You Can Look...
toma 3: grabada el 1 de septiembre de 1979, gran versión rockabilly, bastante mejor que la editada.
8.The Price You Pay
toma 1: grabada el 25 de septiembre de 1979, Bruce y la banda se sacan un tema de la manga a la primera, hay una estrofa diferente y es más larga, con un final de harmónica alucinante, ¿como no pusieron esta toma?!!!!!!!
9.I Wanna Marry You
toma 4: grabada el 24 de septiembre de 1979, con diferentes mezclas y arreglos.
10.Loose End
grabada el 23 de septiembre de 1979, tema magistral que no aparecería hasta el 1998 en Tracks


El disco ya estaba completado, las canciones mezcladas, ordenadas y acabadas. El máster de dos pistas preparado para empezar a prensar vinilos. La tensión se palpaba en el ambiente, se acercaba el nuevo disco de Bruce Springsteen y CBS se subía por las paredes, incluso Frank Stefanko había realizado ya las sesiones fotográficas para la carpeta. Se crearon cuatro portadas. La primera se puede encontrar en el pirata Back To The Roots, la segunda aparece en Definitive River Out-takes, la tercera es una imagen de Bruce apoyado en un árbol, y la cuarta sigue siendo una fotografía de coleccionista.
Para sorpresa de todo su entorno, en el último momento, Springsteen se plantó y canceló el proyecto con el que todo el mundo vibraba, continuaba sin agradarle la dirección que había tomado The Ties That Bind. En su interior crecía una nueva idea, aquella que le sobrevino en el Madison con "Sherry Darling" y "The River". El sello no tuvo más opción que acatar sus designios, después de todo y tras la crisis con Mike Appel, Bruce era más dueño de su carrera que nunca, así que The Ties That Bind dejó de existir. El año acabó sin nuevos dividendos para la empresa y Bruce Springsteen empezaba desde cero.

Entrado el año 1980 y olvidado The Ties That Bind, Springsteen se centró en lo que sería The River. Experimentó con canciones viejas como You Can Look..., Stolen Car y Point Blank, y grabó nuevas.  Más de 150 canciones fueron registradas en ese periodo de tiempo, contando las regrabadas de outtakes del Darkness, tal estado de gracia era debido a que por primera vez en años Springsteen no estaba de gira. Pero no fue hasta que alguien de su entorno le dió la idea de hacer un LP doble, que todo el material empezó a tener sentido para él. En agosto de ese mismo año, The River estaba completado con cuatro caras de vinilo y 20 canciones.

Lo que definitivamente me convenció en su momento de la existencia de este LP perdido fue el trabajo del periodista Jason Smith para la publicación que os comentaba de hace 20 años, y donde explica que efectivamente no era un rumor. Tiempo después me pasaron el disco y por supuesto lo grabé cd to cd como solía hacerse en aquellos años. La gran calidad de las grabaciones de este disco hacen preguntarse la procedencia del mismo, ¿la CBS?... es muy posible que se llegase a imprimir alguna copia del master, corre la leyenda que hay unas cuantas y que son una de las piezas de coleccionista más deseadas. Así pués si algún día te encuentras este vinilo o cd en la cubeta de una mugrienta tienda de discos, no dudes en hacerte con ella sin dudarlo.

Esta historia me fascinó durante muchos años, no sabría decir exactamente porque. Posiblemente porque constata la magnificencia de una discografía oficial que es superada en número por una ingente cantidad de bootlegs de excelente calidad, muchos de ellos aún rodando. También me fascina porque Bruce Springsteen siempre se mostró muy receloso con sus discos, y sólo él decidía como y en que condiciones quería editar sus obras, algo que en aquel momento estaba al alcance de muy pocos, que por cierto, tenemos que dar las gracias a Little Steven que le alumbrara el camino, una suerte que este disco no saliera adelante. ¿Sobre si hace falta una nueva box-set? Bueno, teniendo en cuanta que grabó 150 canciones, el disco de inéditas son migajas en medio de un inmenso mar, alguna hay que ha permanecido inédita hasta ahora, no importa, en unos instantes pincharé por enésima vez The River en el tocadiscos, nada podrá cambiar la magia que desprenden esos surcos, la caja ya caerá.



Mis fuentes:
Libros: Born to Run (Dave Marsh). Glory Days (Dave Marsh)
Publicaciones: The Stone Pony (nº17, Año VI, Diciembre 1995)
Webs: Pointblankmag, Brucebase, Springsteencorner
Bootlegs: "The Definitive River Outtakes Collection" Vol.1 y Vol.2. "A Tear Must Fall"
La trilogía: "The Iceman", "The Way", "The Promise". "The Ties That Bind".

Actualizado del post escrito en
NO SÉ VIURE SENSE ROCK: http://goo.gl/FkatMK
El 19 de Octubre de 2010

Neil Young + Promise of the Real - The Monsanto Years (Reprise, 2015)

diciembre 14, 2015 3 Comentarios

Disco treinta y seis de su discografía, esta vez los jóvenes Promise Of The Real le dan el apoyo en este disco protesta de rock y guitarras que carga contra algunos grupos empresariales como Monsanto, Walmart y Starbucks. Disco "Hecho con dos cojones" del año. La actitud es importante.


Hay una corriente de pensamiento muy moderno y actual que consiste en rebelarse contra los que se rebelan, a veces incluso desde un ángulo de pseudo-intelectualidad, en definitiva un síntoma de adocenamiento y de no querer mirar con profundidad a ciertos problemas actuales que son una realidad, por pura comodidad, entonces aquellos asuntos que no nos afectan directamente se desechan al instante, no interesan, ejemplos: el consumo sin medida, la falta de responsabilidad con el medio ambiente, el poder de los grandes grupos empresariales sobre los gobiernos.

Dicho esto, las he leído de todos los tamaños y colores respecto a The Monsanto Years por estos derroteros extramusicales, desde los estudios que demuestran que la genética aplicada a los cultivos no es perjudicial, estudios que por cierto están patrocinados desde laboratorios adyacentes al Monstruosanto y/o al Starfucks. También aquellos que argumentan que estas empresas dan trabajo a mucha gente, pero señores, una cosa no quita la otra, no puedo ni imaginar la de trabajo que podrían dar si se optara por una producción y un consumo sostenible. Y las opiniones que tachan a nuestro tito Young de viejo multimillonario con ínfulas nostálgicas de la época hippie, y joder, me digo a mí mismo una y otra vez que para un multimillonario que no es un hijo de puta demasiadas pegas se le ponen a su actitud, digo yo que independientemente del papel higiénico que utilice para limpiarse el culo, sea de tres o de cinco capas, la intención es buena de principio a fin, y ya puestos a divagar, este señor mayor que ya lo ha dicho todo en el rock no tiene ninguna necesidad de meterse en estos arrozales fangosos para llamar la atención a no ser que tuviera algo que decir, perfectamente podría quedarse en Broken Arrow a dejarse querer por su esposa. Aunque en realidad esta temática le ha hecho más impopular que otra cosa si tenemos en cuenta que de donde proviene la cultura de la fritanga de pollo y la comida basura es aceptada con vehemencia.

Las cosas como son, este disco es el disco "Hecho con dos cojones" del año, sin ir más lejos hace poco, y meses después de la edición del disco, se acusó a Monsanto ante el Tribunal Internacional de crímenes contra la humanidad y el medio ambiente (leed este artículo, es corto y muy interesante: http://goo.gl/dtTIH6). No digo que fuera gracias a Neil Young, pero si demuestra que aún sabe meter el dedo en el ojo como nadie y que ha sabido hilvanar un discurso actual y que por cierto aún es tabú, por lo que veo.


Aunque es una opinión que no busca ser compartida. Para mí la actitud es muy importante, y más teniendo en cuenta que la mayoría de jóvenes pasan el día mirándose el ombligo, y que deba ser un viejecito el que firme semejante piedra arrojadiza dice mucho de nosotros y de la música en general, no será por temáticas donde agarrarse. Y ya comienzo con el tema musical para que no se me vaya el (mon)santo al cielo.

Primer detalle que me encanta independientemente de quien sean hijos los jóvenes que lo apoyan, el grupo de los hermanos Lukas y Micah Nelson, seamos sinceros, este disco lo firma junto a Crazy Horse y otro gallo hubiera cantado, se hubiera visto con otros ojos. Pero no, mi impresión es que Neil Young ha querido superar la limitación física de sus compañeros ajados por la edad, por una parte, una agrupación mítica pero cansada, y por otra deshacer la posibilidad de dar el toque sónico nostálgico de discos mejor acogidos como la píldora psicodélica que tanto gusta a la vieja guardia que se congratula con los reflejos de la gloria de tiempos pasados, ojo el disco nombrado es muy bueno también off course. Este disco es actual y suena áspero en los pasajes eléctricos, perfecto para dar consistencia al ataque que perpetra, esencia de directo, como muchos otros discos suyos, engancha con estos coros de taberna deshilachados tan de andar por casa, con guitarras casi sin filtrar, y tito Young, mi tito Young, que canta con el mismo vigor y convicción que siempre le ha caracterizado.

Comienza con el medio tiempo "A New Day For Love", una llamada contra el inmovilismo, base musical arquetípica para lanzar sus consignas, venga hombre, salgamos a la calle, será por causas justas?, este mundo se nos va de las manos y este señor multimillonario es el único capaz de levantar el puño. Acústica y armónica en "Wolf Moon", esta canción es una joya, es nuestro Young de siempre y está todavía ahí, dicen que ser agradecidos es de bien nacidos y aquí Neil Young da las gracias por todas las maravillas que todavía tiene este mundo , "People want hear about love" es brutal y no sólo tiene gancho, sección rítmica marcial y tensa, riffs concisos, coros de puño en alto, me encanta esta canción porque expresa una idea con la que siempre me identifiqué y es difícil de explicar sin que te tachen de problemático, la gente quiere escuchar canciones de amor, a veces con cierta intención placebo para no mirar hacia donde se debe mirar, aunque hoy por hoy los verdaderos actos de amor son inherentes a la acción. Walmart no se iba a quedar sin su ración de maíz ecológico, con la eléctrica "Big Box" si os digo la verdad no echo de menos a Crazy Horse porque Promise Of The Real cumplen su papel de colchón de esparto para que Young se esplaye a gusto con su guitarra en este ataque a la cultura de lo barato. Hace lo mismo contra Starbucks en "A Rock Star Bucks Coffee Shop" que tiene una melodía deliciosa y un silbido que sólo él puede meter en una canción y quedar bien, rockera y rural.

Suenan guitarras en "Workin' Man" aunque su esencia es el folk-protesta que Woody Guthrie utilizaba como crónica de las noticias que no tenían la difusión pertinente, y os contaré algo que me desveló un amigo científico, biólogo para más señas, que estuvo durante tiempo rebuscando y documentándose sobre el tema, se encontró con agricultores que habían sufrido en sus cultivos la germinación y mutación de plantaciones transgénicas de campos adyacentes, en el momento justo aparecía la subsidiaria de turno al abrigo de Monsanto y reclamaba sus beneficios con la patente de sus semillas en la mano, una usurpación de la propiedad contra el trabajador honesto a mano armada y con la ley de su lado, un hecho real. Ah! por favor, adoro "Rules Of Change", sólo Young es capaz de componer himnos como este que me emocionen, un "This land is your land" moderno y actualizado. Y si acusa a alguien de algo lo hace con nombre y apellidos, y no escondiéndose por los rincones, "Monsanto Years" cruje como pocas, y si es por sonido y por calidad no me podéis negar que con estos casi ocho minutos de tormenta neilyounguera no vale la pena que esté entre los elegidos de la temporada, y ojo!, ya con Monsanto acusado de crímenes contra la humanidad y el medio ambiente, ole tus cojones tito Young. Cierra el disco "If I Do not Know", una oración final, un momento de duda ante tantas evidencias que nos rodean y ante la pasividad general que prefiere quedarse en el sofá poniendo pegas a este discurso sólido, desarrollado sobre una base musical que ya conocemos, pero que adoramos, ¿no es así?.

Aunque tengo claro que su esencia protesta relegará este disco a menor como ya pasó con "Greendale" y "Livin' with War", discos sensacionales que más de una prurito provocaron al igual que este "The Monsanto Years". Por supuesto este no es uno de sus mejores discos ni por asomo, pero si es un disco de su tiempo. Adoro este disco, y este año estará entre los elegidos, Neil Young sigue siendo un bastión arriba de la montaña al que admirar y seguir. Por siempre tito Young.


Escrito originalmente en valenciano para NO SÉ VIURE SENSE ROCK
El amigo Johnny JJ, también le dedicó unas líneas a este disco en su Espacio Woody/Jagger, entrad por aquí: http://goo.gl/Cxcpsr

Dave Rawlings Machine - Nashville Obsolete (Acony Records, 2015)

diciembre 14, 2015 3 Comentarios

Épica de road movie que empieza en la carretera con The Weekend y termina en ella en Pilgrim con final en abierto y verso de fundido a negro 'keep rollin', rollin' down that road that you’re on...'


A Dave Rawlings y Gillian Welch los conozco gracias al excelente "Heartbreaker" de Ryan Adams, disco inmenso que les debe casi todo (reseña: http://goo.gl/f4gcBM). Desde entonces su prestigio se ha ido forjando en una segunda línea de artistas menos visibles, sin estruendos pero reconocidos como autoridades del género, así poco a poco y sin prisas se han hecho una discografía de discos cocinados a fuego lento, "Time The Revelator" imprescindible, forjados desde una intuición despierta que no es para nada esclava de su virtuosismo: lírico, técnico y artístico. El tipo de artistas capaces de sacar todo el jugo posible a canciones tan míticas como el "Going To California", "Cortez The Killer" y "The Weight".

Aunque su primer disco como Dave Rawlings Machine es del 2009, el poco conocido "A friend of a friend", para mi el precedente inmediato fue el excelente "The Harrow &  The Harvest" de hace cuatro años, entonces a nombre de Gillian Welch (reseña: http://goo.gl/7SkSBS). Desde el primer momento tuve claro que marcaba una línea divisoria entre la excelencia y todo lo demás, incluso más allá de los Apalaches que retrataban, un disco llamado a representar todo lo bueno que podía ofrecerse en el actualidad desde los sonidos acústicos de la América profunda, de los Hard Times que decía la canción. Lo que no tenía previsto, ni mucho menos, es que podrían ni siquiera igualar aquel artefacto. Si lo han superado o no, sólo el tiempo lo podrá resolver al menos en mis preferencias. Pero lo que si tengo claro es que en el presente año este Nashville Obsolete será coronado con los más distinguidos galardones.

Si algo hace muy bien este disco es superar la simple defensa sonora de lo arcaico, que si como decía, The Harrow es un hito que tengo en alta estima y además comparte con éste un marco de acción dentro del ámbito tradicional, y por supuesto siempre desde la excelencia, aquí son capaces de abrir caminos paralelos de vuelta que más que desprenderse de todo lo sabido, lo absorben y reinventan de manera muy sutil, y casi inapreciable, pero latente.

Todo cuenta, hasta el más mínimo detalle vale para encajar este puzzle de ambrosía acústica. La portada de intención vintage la podríamos colocar junto al posado vaquero del Déjà Vu y/o del segundo de The Band, como esas obras pretéritas moldea la música antigua a su aire, sin restricciones pero con conocimiento de causa, nunca desde una intención efectista y hueca. Un mirar de frente a los cientos de artefactos bien sonantes en una, ésta, campaña excelsa en ritmos diversos, y tan pocos que ya de antemano intuyo que no traspasarán su condición chispeante del momento, una percepción que se entiende no sea compartida ni se pretende. Lo que suele llamarse atemporal, pues tiene la capacidad de congelar el tiempo, lo transforma, está más allá del bien y del mal. Me impacta y me emociona, y muy importante, no me induce a recuperar a los artistas a los que evocan sino a continuar en su dulce sueño en continuo auto-reverse, suenan a ellos.

Estas canciones juegan en otra liga, como si se tratara del reverso del "Poison Season", otro de mis favoritos, aunque el disco de Destroyer es más urbano y de intención impresionista, por el contrario este Nashville Obsolete está pensado desde los espacios abiertos y las emociones sencillas y universales, pero los dos son suites indivisibles sin singles claramente radiables que te llevan a su terreno, te embriagan.

Este disco me atrapó desde el primer día, primero fue la escucha compulsiva de "The Weekend", es puro Neil Young, el de la voz en suspenso de un hilo que nunca se rompe, una Road Movie que contiene el sentimiento de libertad de un viernes después del curro y te recorre las entrañas con la melancolía del domingo por la tarde. Suave pero con gancho. Escuchada en auto-reverse hasta que "The Trip" me atrapó, posiblemente la mejor canción de todo el año, y donde es inevitable no recordar la banda sonora de Pat Garret &  Billy The Kid, y un fraseo de casi 11 minutos que se mueve entre el recitado y lo cantado, interpretación maestra que desafía totalmente los parámetros temporales de la física, cuando la escucho vivo dentro de ella, y poco importa que se trate de una canción de matrimonios rotos, o quizás de la promesa de un nuevo comienzo. Ahora mismo estoy totalmente postrado ante la canción que finaliza: "Pilgrim (You Can not Go Home)" es una otra delicatessen, no tengo ganas de apearme en este viaje de mandolinas, acústicas de fantasía, romanticismo de carreteras que nunca terminan y hobos que no quieren volver a casa, y esas harmonías celestiales de Rawlings y Welch con arreglos de algodón. Fantástico, mágico.

Estas tres junto a "Bodysnatchers", de fingerpicking claro y embriagador y esencia gótica sureña, son las canciones que hacen valer el oro a esta obra deseada y esperada. Sin desmerecer a "Short Haired Woman Blues" que asoma en los bajos de las cuerdas altas de la guitarra y que nos pueden inducir al primigenio House Of the Rising Sun, y entonces la almohada de la sección de cuerdas aparece para envolvernos y dar carácter épico a esta historia de mujeres fatales que huyen por las vías del tren. Su vertiente más tradicional se persona en la historia de antiguos de trenes en "The Last Pharaoh" donde consiguen hacer magia en esta rendición al country de la Carter Family, y que junto con el ejercicio de estilo de "Candy" pudieran ser las canciones tránsito entre las obras maestras de esta magna obra de este año aún en curso.

Lo que hacen Dave Rawlings y Gillian Welch en este Nashville Obsolete, en solo siete canciones, está al alcance de muy pocos, aleación acústica con arreglos de cuerdas elegantes, que no son protagonistas pero confieren a la obra un halo de suite, épica de road movie que empieza en la carretera con "The Weekend" y termina en ella en "Pilgrim" con final en abierto y verso de fundido a negro "keep rollin', rollin' down that road that you’re on...". Dejemos de lado el estilo que lo enmarca a la hora de valorarlo, pues este es uno de los discos del año.



En serio, my dear sweethearts at the rodeo, hacedme caso, estirar vuestro brazo, tirad todo al puto suelo y centraros en el mejor disco de americana, no del año, eso por descontado, sino del siglo, éste presente en el que es tan difícil escuchar cosas tan antiguas y míticas como Nashville Obsolete. Joserra
Aunque tenía claro que me detendría en este disco, el aviso de Joserra en el Exile fue determinante para saber que este disco sobrepasará los umbrales del año en el que se ha editado.

Simone Felice - From The Violent Banks of the Kaaterskill (Mighty Hudson Records, 2015)

diciembre 10, 2015 1 Comentario

Este año se han editado unos cuantos conciertos a considerar, a destacar el de Ryan Adams y el de Nick Cave, ambos muy buenos, ojo también con el menos conocido y desenfrenado directo de Daddy Long Legs que ya comenté. Otro de los conciertos a destacar y que por mera debilidad está en lo alto de la Route es este doble "From The Violent Banks of the Kaaterskill" de Simone Felice, grabado al abrigo del mundanal ruido en las Montañas de Catskill en riguroso directo y con la presencia de unos pocos afortunados.

Simone Felice es uno de los cantautores en activo que más admiro, diría más, es de los artistas actuales con el que profusamente me identifico más cuando se trata de mirar hacia adentro, su anterior disco "Strangers" (reseña: http://goo.gl/5JY3vv) fue para mí una de las rodajas más destacadas de la pasada temporada sólo superado por artistas de mayor embergadura y recorrido como Lucinda Williams y Chuck Prophet. Su campo abierto es la lírica intensa y la sentida interpretación, arreglos generalmente minimalistas, acústicos. Pero también con sus puntos de fuga hacia un pop adictivo de golosina y radiofórmula. Eso sí, pocos alcanzan este nivel y además con tan marcada personalidad, ahí no dejo ningún espacio a la duda. 

Y es curioso, porque si ya tenía en mente la vaga idea de que su repertorio llevaba camino de superar al de sus hermanos, ahora se confirma un poco más por el simple hecho de que lleva de sideband precisamente a The Felice Brothers, totalmente a la disposición de sus canciones y con todo el peso que ello conlleva, órgano, acordeón y violín incluidos, sin dejarme los inestimables coros de la preciosa voz de Anna Mitchell, si, por todo lo alto. La cosa no queda ahí, porque Simone Felice añade unas cuantas canciones co-escritas con sus hermanos y otras tantas de su anterior banda The Duke & The King. Un total de veinticinco canciones a la vena, un repertorio extenso que podría funcionar a la perfección como una antología de sus mejores canciones desde el punto de vista de sus últimos discos, lo que quiere decir que se las lleva todas a ese terreno.

Foto: Tajette O'Halloran
Abre el concierto con "Bye Bye Palenville", una de sus mejores canciones, del anterior disco. Lo hace metiéndonos desde el principio en su mundo interior, y es que tiene suficientes ases en la manga como para empezar por todo lo alto, de sus baladas emocionales no podían faltar "If You Go to LA" y "Running Through My Head" con momento de coros en crescendo de poner el corazón en un puño, también del Strangers es "The Gallows" una de sus joyas menos conocidas, y del primer disco en solitario "Hey Bobby Ray", "New York Times", "Dawn Brady's Son" y "Splendor in the Grass". Su mano con la poesía se persona en el recitado de "Country Echoes", uno de sus poemas.

"You & I belong" es una de sus golosinas pop que parece estar dispuesta a modo de respiro (se deja "Molly O" otra de sus pop-songs pegadizas), la otra "Radio Song" esta vez del repertorio de los Felice Brothers, otro de los momentos más animados, aunque no es la tónica. Fenomenal la segunda canción del concierto "Don't Wake the Scarecrow", y ya os digo que si no te emociona eres de piedra, de los hermanos Felice también tenemos "Your Belly in My Arms", "Mercy" y "The Devil Is Real". Y no podían faltar "The Morning I Get to Hell", "One More American Song" y "Union Street" co-escritas con Robert Burke para el Duque y el Rey. Repertorio tiene para aburrir, aunque de esa etapa inconprensiblemente ignora su segundo disco y con él "Shine On", favorita de mi vida desde que la escuché por primera vez, un mal menor sin importancia a tenor del resultado. Como despedida se marca una versión de "Wish You Where Here", si habéis leído bien, la canción de los Pink Floyd, y vale que la original es inalcanzable, pero lo que hace con ella es increible, se la trae a su terreno y suena a Simone Felice, logra emocionarme como la original, si se trata de eso, lo consigue.

De momento continúa siendo un artista que no dispone de una cobertura amplia, aunque a la falta de popularidad podríamos añadir un repertorio no apto para todos los públicos. Canciones que representan quien es ahora Simone Felice, que parecen haber nacido dentro del Helpless de Neil Young, tienen la sensibilidad del Shakey en el Massey Hall, y es capaz de transmitirla con interpretaciones sentidas. Recuerdos lejanos, letanías, profundos deseos inconfesables, emociones intensas, amor sin coacciones, recuerdos de la infancia, aviso que la intención del presente setlist es claramente reflexiva pese a las excepciones contadas y por tanto se trata de un disco que no es fácil si no estás familiarizado o no te gusta su obra. Con todo, lo realmente grande de este concierto es que crea un ambiente especial que supera el mero documento testimonio de sus andanzas en vivo, si ya es sabido que su directo tiene alma, en este doble disco es capaz de atraparla, cosa que lo convierte en un registro único, un directo imprescindible, un favorito.

Iron & Wine and Ben Bridwell - Sing into My Mouth (2015)

diciembre 09, 2015 Comentar
Me gustaría que me gustaran algunos discos que deberían gustarme de la presente campaña, un trabalenguas que me acabo de sacar de la manga y con el que introduzco este disco que a juzgar por algunas valoraciones en algunos medios principales y/o especializados, no debería gustarme. Pero no es el caso, adoro este disco, con él me hago caracol y me sumerjo en mis ansiedades, y las disipa al instante.

Y ni la opinión de los expertos, ni el hecho de que se trata de versiones, ni tampoco que sus protagonistas no hayan estado todo lo finos que se esperaba en los últimos trabajos de sus respectivos grupos, han sido motivos suficientes para desecharlo, pues he quedado atrapado desde las primeras escuchas durante mucho tiempo dentro de estas sesiones que destilan amor por cada una de las tonadas, entre amigos y cervezas, con tono amable, con mucho respeto en cada una de ellas pero sin resultar burdas copias, arreglos cuidados, pedals, acordeones, violines, moogs, acústicas y teclados, cálido y acogedor. Canciones que a Sam Beam y a Ben Bridwell les han marcado de una u otra manera en su vida y en su manera de entender la música.

El gancho para mi, por supuesto, ha sido una versión del "Done This One Before" de mi adorado Ronnie Lane que me trae de calle, ya he perdido la cuenta de las veces que la he escuchado, y mirad que amo la original hasta límites insospechados, pero me gusta mucho el lavado de cara sonoro que le han dado. Tratar de comparar estas versiones con las originales sería como intentar comparar a sus protagonistas, no tiene sentido, sobretodo si nos vamos a versiones como por ejemplo "This Must Be the Place (Naive Melody)" de los Talking Heads, de la que creo que ni el propio Byrne la hubiera imaginado así, que todos sabemos que posiblemente la versión de "There's No Way Out of Here" que canta Gilmour en su disco en solitario es de lo mejor que ha hecho, parecido sucede con "Any Day Woman" de Bonnie Raitt, o "Magnolia" de JJ Cale. Ni por asomo pretendo argumentar que se supere la original, sólo en algún momento lo consiguen, bajo mi punto de vista con la más reciente "God Knows (You Gotta Give to Get)" del grupo El Perro del Mar, incluso me sorprende y me congratula sobremanera la magnífica versión que se marcan del "Bulletproof Soul" de Sade. Pero si te gusta la manera de entender la música de sus protagonistas, en este disco está la esencia de ambos y su buen gusto.

No esperaba mucho y me ha sorprendido. Es más, en la presente temporada he escuchado discos mejor considerados que en estas mismas coordenadas de americana suave, soft rock, o como queráis llamarlo, no están a la altura de Sing into My Mouth. En todo caso si se supera su condición de disco de covers y te dejas arrastrar, te encontrarás una colección de canciones que son una joya oculta de la presente campaña con momentos realmente muy buenos. Argumentos en contra si queréis los encontraréis a capazos y quizás yo no sea demasiado objetivo, que más da, adoro este disco.

Esta versión es una maravilla...


Por si queréis saber que versiones contiene:
1.- "This Must Be the Place (Naive Melody)" – Talking Heads
2.- "Done This One Before" – Ronnie Lane
3.- "Any Day Woman" – Bonnie Raitt
4.- "You Know Me More Than I Know" – John Cale
5.- "Bulletproof Soul" – Sade
6.- "There's No Way Out of Here" – Unicorn
7.- "God Knows (You Gotta Give to Get)" – El Perro del Mar
8.- "The Straight and Narrow" – Spiritualized
9.- "Magnolia" – JJ Cale
10.- "Am I a Good Man?" – Them Two
11.- "Ab's Song" – Marshall Tucker Band
12.- "Coyote, My Little Brother" – Peter La Farge

Concierto Cracker en Valencia - Loco Club 05 / Dic

diciembre 06, 2015 Comentar

Noche de sábado en el Loco Club de Valencia, el concierto de Cracker era de obligada asistencia para todo buen amante del rock, aforo completo y muchas ganas de ver en acción a una de las bandas más importantes de las últimas décadas, por su discografía y por el prestigio de sus directos, siempre arroyadores. Además son pocas las veces en la actualidad en la que puede verse un sold out colgado en la puerta, pocas veces las que la calidad se ve reconocida de manera tan aplastante, las crónicas de las noches pasadas dejaban a las claras que el grupo de David Lowery y Johnny Hickman estaban dispuestos a dejar un buen recuerdo en la retina de su ya amplia parroquia de fieles seguidores, pero además es un hecho que Valencia ama a Cracker, y Cracker ama a Valencia, y la noche del 5 de diciembre se presentó con pocas dudas al respecto. 

(Foto: Bronco Farelli)
Su repertorio recorrió toda su carrera dando cabida a sus ocho discos de material original, aunque se basó mayormente en su último disco "Berkeley to Bakersfield", y con especial incapié en sus dos primeros discos. “One fine day” inauguró la noche, canción que cumplió su función, aunque fue para mí la potente “Gimme one more chance” la que mostró la maquinaria a pleno rendimiento y con un Johnny Hickman pletórico, tónica principal del concierto, me sonó incluso más hard-rock que mucho hard-rock actual, siguió la fantástica “Seven days” con su sonido rock americano arquetípico y tan personal que tienen patentado y ojo con el señor Pistol Stoessel a la pedal que aquí brilló, un virtuoso a tener en cuenta que dió un contrapunto de gran nivel a lo largo de todo el concierto, sobretodo cuando Hickman le cedió el foco. Su último disco hizo acto de presencia a la inversa desde Bakersfield con dos temazos de última factura, “Almond grove” con David Lowery impecable y confirmando que aunque con menos vigor que su compañero, con un poco de su mojo basta para sanarnos, perfecto en el fraséo de esta canción favorita.

(Foto: Bronco Farelli)
Y lo que andaba diciendo, de nuevo Hickman en su salsa con el honky tonk “California country boy”, y su lado country y rural que me encandila como pocos cowboys pueden hacer. No faltaron los hits míticos que gustan corear, “Teen Angst (What the World Needs Now)”, “Low” y “The golden age”, temazos que se sostienen por si solos, favorita de la vida la balada “Another song about the rain” de las que te salvan la vida y que produjo uno de los clímax de la velada con el público haciendo los coros en perfecta comunión con la banda, piel erizada. De vuelta a Bakersfield con la pedal a pleno rendimiento en “I’m sorry baby” y “King of Bakersfield”, Berkeley hizo acto de presencia en la segunda mitad con uno de sus highlights “Reaction” y será por grove que “El cerrito” te hace balancear la pelvis a lo James Brown. “100 flower power maximum” y “Time machine” les mostró en su vertiente más punk y Lowery que parecía encontrar su luz. El final fue apoteósico con Kerosene Hat aportando sus archiconocidos hits “Sweet potato” y “Get off this”, “This is Cracker Soul” de su primer disco dió para un interludio donde Hickman brilló y Bryan Howard se desmelenó con su bajo funky, cerraron el concierto oficial antes del bis con una sensacional “Euro-Trash girl” que puso los pelos de punta. La platéa entregada jadeó su nombre y la banda correspondió con un bis extenso, dos de sus últimas dos galletas “Get on down the road”  y “Beautiful”, y dos de su primera “Happy birthday to me”, pero especialmente fue “I see the light” otro de los climax finales con banda y público cantando tan luminoso estribillo al unísono.

(Foto: Johnny JJ)

Como hacía intuir su magnífico último disco, en concierto Cracker se basa hoy por hoy en un equilibrio perfecto entre dos personalidades diferentes y muy marcadas que se complementan más que se imponen. Cómodos y compenetrados dentro de ese amplio margen estilístico que manejan entre los sonidos más rockeros y los más cercanos al country, sin dejar un rigor punk aún potente ya a sus cincuenta y largos, un deje funky que colorea su música, y todas esas tonadas que nunca sonaron en la radio pese a lo adictivas que siempre resultaron. Un concierto de unos Cracker ya veteranos que defendieron su impoluto repertorio con muchas tablas, Johnny Hickman erigido como guitar hero de la temporada y un David Lowery más estático y por momentos irónico que no defraudó y cumplió con su papel de frontman. En definitiva un concierto para el recuerdo de uno de los mejores grupos de rock aún en activo. Larga vida a Cracker.


(Foto cabecera: Bronco Farelli)

William Duke - The Dark Beautiful Sun (2015)

diciembre 04, 2015 2 Comentarios

Llevo unos días en una especie de ensoñación californiana con rickenbakers tintineando de banda sonora. He decidio no resistirme, porque lo que al principio me pareció un delirio, ahora lo abrazo como un dulce sueño, una tabla de salvación ante la debacle. Creo recordar que el click vino con el concierto de los americanos The Parson Red Heads, finalizaron su concierto con Surfir Girl a capella y tuve la certeza que el plano de la realidad en el que me encontraba cambió por completo, o al menos eso necesitaban escuchar las contradicciones que campan a sus anchas en mi cabeza, obraron una especie de milagro y empecé a verlo todo en colores rojizo de atardecer en playa ya finalizado el verano. A continuación Star Trip que cantan como nadie en castellano a las chicas de septiembre, y con la ambrosía de los escoceses The Wellgreen me quedó claro que debía dejarme llevar. Ya con la última genialidad de Joe Algeri, The Jangle Band, me dió por pensar que quizás  sea verdad que estamos ante un nuevo orden mundial donde los ukeleles serán sustituidos por rinckenbakers, y el crudo invierno por verano, ójala.

Así que cuando me topé por casualidad con The Dark Beautiful Sun ya no me extrañó tanta coincidencia. Este disco del para mi desconocido William Duke es una joya, una recomendación del prolífico Bernardo de Andrés que cuando su Tocadiscos Dual suena... oro lleva, reverencia y gracias. 

Tenemos sol de California, melodías, harmonías vocales y sabor clásico. San Francisco y el jangle-pop de la vieja escuela, empezamos con los Byrds y pasamos por Big Star y para rematar este viaje llegamos a Teenage Fanclub con sonidos más folkies que power, a veces como un Dylan 63 con el aroma al salitre de la playa, o como si Roger McGuinn hubiera decidido hacer aquellas luminosas versiones del bardo en acústico, Duke además te pasea por el country rock ligero de los años 70, Laurel Canyon, la hermandad CSN&Y y todos los que siguieron su estela.

Muy buen gusto es lo que tiene el señor William Duke, que por cierto militó en The Bye Bye Blackbirds, powerpoperos de pro para más señas. Apuntar así de entrada, que mientras lees esto no pierdas el tiempo y dirígete a su bandcamp, pues cuando escuches su primera canción te lo agenciarás sin pensar (está en descarga gratuita), al menos el flechazo en mi caso ha sido inmediato. Pero no se trata sólo de una buena producción y un simple revival de cosas que ya conocemos, aquí hay canciones bien hechas y una intención que empieza desde el título, Duke nos expone su versión del yin y el yan, su "no hay luz sin sombras", un sol maravilloso que tiende puentes hacia los rincones más oscuros del alma.

En "The Golden Ring" su voz me recuerda enormemente a Tom Petty, casi calcomanía, pero lo hace tan bien que hasta se le perdona, muy presente en todo el disco el equilibrio perfecto entre el sabor clásico de los Byrds y el pop de los Teenage Fanclub más meloso, como en "The Dark Beautiful Sun". "The Truth Comes Out at Night" es otra joya acústica que tiene un aire al Syd Barrett alucinado, una maravilla. "Summer Side of Life" me recuerdan a lo que The Jayhawks eran capaces de hacer con el country-rock en los 90, una oda al verano que remite a aquellos años pero con los pies en la actualidad, y el deje dylanita se deja caer en "Many Years Away", con la gracia suprema y dulce que tenían los hermanos Avett cuando convertían el folk en pop en sus mejores canciones, preciosas harmonías en Just Lookin' For Some Sleep, hasta Kioto Sunrise es una auténtica maravilla para ser un breve instrumental.

Un disco irresistible, una incorporación de última hora para el saco de las canciones que me han alegrado el final de año, sin nostalgias sonoras, aprehendiendo todo de aquellos pero con una personalidad propia, hoy levantaré las persianas de casa.

https://williamdukepresents.bandcamp.com/releases



"Odio las canciones que te hacen pensar que no sirves para nada. Odio las canciones que te dicen que has nacido para perder. Que no le sirves a nadie. Que no sirves para nada, porque eres muy joven o muy viejo, muy gordo o muy delgado, muy feo o muy ésto o aquello. Canciones que te deprimen o canciones que se ríen de ti por tu mala suerte o tus desgracias. Quiero luchar contra esas canciones hasta el último aliento y la última gota de mi sangre. Quiero cantar y demostrar que éste es tu mundo, aunque te haya golpeado y te haya tumbado docenas de veces. aunque te haya golpeado y arrastrado. Sin importar el color, tamaño ni constitución, quiero cantar canciones que te hagan sentir orgulloso."
Woody Guthrie