Postales 2015: la música en directo en la Route.

Los Radiadores - Sala 16 Toneladas

La música en directo lo es todo. De nada sirven los discos por muy buenos que sean si luego no celebramos en directo la grandeza de la música. Por ambas partes: el músico y el público. La comunicación entre ambos es esencial porque al final lo importante son las personas que hay detrás compartiendo una manera de pensar y sentir a través de la música. Y es curioso, porque con todo lo que se habla y se comparte sobre música no se corresponde la mayor parte de las veces a la venta de entradas, a parte dejo el tema del IVA cultural que su culpa tendrá, aunque mucho me temo que como excusa "para todo" no funciona cuando la entrada está por debajo de los 15 euros. Siempre he pensado que es un tema cultural que arrastramos, el rock continúa siendo un territorio hostil para la normalidad, las cosas como son. El tema de los festivales lo dejo a parte, son importantes, puede, como escaparate de actualidad, incluso para dar la oportunidad a grupos que de otra manera no podrían subirse a un escenario, aunque siempre he preferido el concierto íntegro de un artista con el tiempo necesario para que defienda sus canciones.

La Gran Esperanza Blanca - Sala Russafa
Este año he tenido la suerte de asistir a conciertos realmente buenos, no todos los que hubiera querido, unas veces las circuntancias me lo han impedido, y otras porque el presupuesto es el que es, y en mi caso con el tiempo que le dedico sin tener detrás un mínimo apoyo es prácticamente imposible. No soy profesional, pero porque no consto como colaborador de un medio principal, supongo que muchos de vosotros estáis igual. Un ejercicio de equilibrismo total que llevo en el día a día con mucho orgullo, es lo que hay cuando uno está en la más absoluta independencia. 

Mad Robot - Sala Loco Club
The Delines - Sala Loco Club
Por tanto tengo que agradecer a los grupos que me han enviado su disco y/o me han invitado a sus conciertos, tener en consideración a alguien tan pequeño como yo no es la norma, pero aún quedan artistas que saben que en algunos rincones la música se vive de manera más apasionada que en algunos semanales con más tirada. El trueque al final es total porque además me esfuerzo en llevar a la reseña mis impresiones positivas si fuera el caso, y a la crónica toda la emoción vivida, y con la intención de contagiar a quien siempre elija quedarse en casa, y por supuesto para contribuir con mi pequeño granito de arena para que la rueda no pare. 

También hay promotores y salas a las que tengo que agradecer que me tengan en cuenta, no siempre se da, muchas veces el acceso con acreditación sólamente es permeable si en tu solapa luce el nombre de un medio mayor, los tres de siempre. Supongo que también sóis muchos los que todos los días os planteáis tirar la toalla y os hacéis la pregunta clave: ¿de verdad vale la pena tanta dedicación?. Con todo, al final la respuesta que siempre me empuja a continuar renqueante es simple: no podría vivir sin la música, y expresarlo me hace estar más cerca de mi plenitud vital, explicado más fácil no lo puedo evitar.

Doctor Divago - Sala 16 Toneladas

Ambros Chapel Sala Wah Wah
Empecé el año con Ambros Chapel y Badlands, dos grupos de estilos muy diferentes, el primero de calado post-modernista y oscuro, el segundo orgánico y acústico, grupos que tienen un directo increible, ambos me encantan y me han hecho disfrutar como los más grandes. Otros grupos "locales" que deberían perder ese adjetivo por su bagaje y experiencia, Doctor Divago, La Gran Esperanza Blanca y Los Radiadores, grupos con una personalidad propia y un directo al alcance de muy pocos. También tengo muy en cuenta a todos aquellos que se expresan en su lengua vernacular, en la mía, en valenciano, el retorno de los míticos Pantaix, el trad-rock de Mox, lo más parecido al Omega cambiando el flamenco por la tradición valenciana, y los emocionantes Gener que son la leche en directo, si alguna vez tenéis la oportunidad de verles pasad de vuestros prejuicios idiomáticos, os emocionaran. 

Cracker - Sala Loco Club
Badlands - Sala Wah Wah
Para guardar en postal color sepia fue la III Konvencion Kinks, fue emocionante y además conocí a alguno de los blogueros que admiro y me  reencontré con otros que aprecio, lástima por el Café Comercial que cerró sus puertas, el concierto de la Village Green Experience fue impresionante, os aseguro que ese día dejé de darle vueltas a la posibilidad de reunión de los hermanos Davies. Y si el año pasado acabé por todo lo alto con el concierto de los Long Ryders, este no me puedo quejar con Cracker y The Jayhawks, dos clásicos de la música de nuestros tiempos, sus respectivos repertorios son infalibles, pero además tiene muchas tablas y saben meterse al público en el bolsillo, que conciertos!!!. 

De mis debilidades más profundas son The Delines, Eilen Jewell y Doug Paisley que me han dejado alguno de los momentos más preciados para el recuerdo, para mi ha sido un sueño poder verles en directo. En el apartado sorpresas han sido The Parson Red Heads tanto como Miss Tess, y no me dejaré en el tintero a Mad Robot que rebosan actitud, ese elemento tan escaso y preciado, ah! y Johnny B Zero que es un guitar hero de los de antes y un auténtico rockstar, aunque nadie lo sabe aún. Un recuerdo especial para el grupo Dazzling Road, de mi ciudad, que empiezan ahora y que me sorprendieron con su blues&soul, sus versiones de Etta James y Ray Charles me emocionaron, además su vocalista trajo a la vida a Amy Winehouse de una manera muy visceral y emocionante, buena música que me encontró de improvisto a pocas calles de mi casa. La verdad es que no cambio ninguna de las experiencias vividas en directo por nada del mundo.

The Village Green Experience - Sala El Intruso
Doug Paisley - Sala Loco Club
En definitiva, los conciertos son esenciales, salid de vuestras casas, id a ver conciertos, pisad la calle porque es bueno para el alma y sano para el corazón, ayuda a quemar la adrenalina sobrante y a ser mejores personas, acercaros a los escenarios de vuestras ciudades, déjaros seducir por los artistas que conozcáis de siempre, acércate también a las propuestas más cercanas y a los grupos que nacen con ilusión y ganas, déjate sorprender por el cartel y por tu instinto.

Ha sido un gran año, al menos en Valencia hemos tenido mucha música en directo, aunque hubiera deseado más asistencia en algunos conciertos. El año que viene no se quedará atrás, seguro. De momento El Último Vals de Frías es el epicentro de los doce meses que están por venir. Que tengáis mucha música, mucho rock. Y un próspero año 2016.

Eilen Jewell, Miss Tess - Sala Loco Club

Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Coño, en mi lista olvidé el inolvidable bolo madrileño de The Village Green Experience, el resto fantásticos y muy complicado verlos por Bilbao a muchos de ellos.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ahí estuvimos juntos en algunos, disfrutando a lo grande. Abraçada.

    ResponderEliminar