Germán Salto - Salto (2015)


De primeras tuve mis reservas, las palabras de elogio hacia el madrileño Germán Salto me parecieron demasiado grandilocuentes en cuanto a los términos y las referencias que se le atribuyen, pues pienso que son tan recurrentes algunos nombres del rock de los sesenta y los setenta que cualquiera que pretenda medirse con ellas se expone a autoimponerse un gran obstáculo, casi nunca superado, y sobre todo porque hoy en día veo muy buenos envoltorios pero...

Pero, a pesar de que aquí las referencias son claras y transparentes, y los arreglos son cuidadosos a un gran nivel, me he encontrado un artista con un discurso propio y con cosas que contar desde una profundidad que te abraza y te invita a ser partícipe de algunas verdades devaluadas, una llamada a la transparencia del alma, también ingenua en cuanto al dolor al que uno puede exponerse cuando camina por la vida con la honestidad como bandera, y es que a Germán Salto le intuyo mucha, así experimento la música de Salto y básicamente es lo que más me atrae, a partir de aquí, como suenan estas canciones!, un sueño para todo reseñista/opinador/amante de la gran música, cuando a medida que avanzan las canciones encuentras guiños hacia nombres del rock de toda la vida, llevados con maestría por un grupo de colaboradores de auténtico lujo.


"Monster" abre con falsa intro puro George Harrison que transmuta en un folk suave que explica el sentimiento agridulce de desarraigo de la vida en la carretera. Será una constante en todo el disco la influencia beatle del disco blanco hacia adelante. Con "Girl" es necesario incluir en el saco de las influencias a Big Star, un power-pop pegajoso y delicioso, esta es la que sonaría en las radios en un mundo ideal y utópico. "Hold On" es una canción grande en todos los aspectos, se abre paso con un ambiente cargado y una guitarra con sabor Tom Petty que os deleitará si o si, su temática la veo como el corazón del disco, pues plantea una lucha más allá de la guerra de agrias opiniones en las redes y una vuelta a los valores básicos de contacto humano, así la veo. "Between The Lines" es power-pop de nuevo de la escuela Big Star, la mejor escuela sin dudas, con un cambio de ritmo que sugiere a unos Pernice Brothers jugando a ser la ELO. Cierra esta cara "Til The Morning" una maravilla que a muchos os sonara a clásicos de toda la vida, y a muchos otros nos sonarán a un medio tiempo tejido con las telas de nuestros héroes del power pop cuando enfilaban la amargura con el optimismo y la certeza de que después de la lluvia todo queda limpio.

"There Ain't No Time" lleva una pedal-steel de fábula y una melodía tierna como pocas señalando sin complejos hacia los grandes del alt-country de los 90, Jayhawks, Wilco ... "Ernie The Falconer" tiene el shuffle de T.Rex, un rock'n'roll de caramelo con una historia de esas que Ray Davies sabía hacer con tanta mala baba sobre desgraciados abocados a la tragedia. "SOS" es una perla de pop atemporal, donde es fácil nombrar a los beatles y difícil hacerlo tan bien como Germán Salto, pero es que lo consigue con un estribillo de auténtico éxtasis que te pondrá las cosquillas en la barriga. La sarcástica "Walter Freeman" cabalga entre Marc Bolan y los Beach Boys, armonías vocales incluidas. Cierra "Lonesome Bird" que lleva una acústica de auténtico gozo, y las eléctricas de Tim Easton que adornan en un segundo plano, cerrar un disco como este con una canción como ésta sólo consigue que le des la vuelta y empieces de nuevo. Delicatessen.

Lo recomiendo en su versión vinilo por su fantástico arte a cargo de Jose Fragoso, realmente bonito y trabajado, un sonido perfectamente masterizado que deja lugar a los espacios. Además el vinilo va acompañado con la edición cd, también necesario en este caso por su espíritu en movimiento crecido en la mente de Germán Salto en la soledad de los grandes trayectos. Y ya os digo que voy a tener que unificar lista de foráneos y locales, pues con este disco uno puede encontrar mil y una referencias desde el folk, pasando por el rock'n'roll, country-rock, el glam y el power pop, seguro que encuentras un sin fin de equidistancias, pero sobre todo a mí me dan ganas de nombrar grandes nombres, los Beatles del blanco, el Tom Petty agridulce, los nunca suficientemente reivindicados Big Star, el rock'n'roll de T.Rex, y una producción como de un Jeff Lynne menos pomposo. Lo que son guitarras y melodías, arreglos de fantasía y buenas canciones.

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Veo que poco a poco vamos coincidiendo todos, esto no es casualidad, es sin duda uno de los discos mas hermosos del año, con multitud de influencias y repleto de melodías perfectas, me uno sin duda a la masa de devoradores de Salto.
    Gran reseña tío.
    Abrazo.

    ResponderEliminar