The Waterboys a través de 5 discos (poco conocidos)


Que siento una debilidad especial por la música de Mike Scott es algo que no es un secreto, aunque en ocasiones ser incondicional de tal o cual artista pueda acarrear la más absoluta de las frustraciones cuando por lo general el mundo no puede ver la grandeza donde tu la ves. Esto hace muchos años me hacía sentir con estupor una gran soledad musical por los Waterboys, ahora, hoy por hoy, carece de importancia, no es relevante, simplemente me dedico a disfrutar de sus canciones. Aunque todo sea dicho, encontrar después de tanto tiempo un grupo de amigos que compartan estas mismas inquietudes pues queráis que no, alegra mucho, ya lo dice el refrán: "el dios Pan los malcría y ellos se arrejuntan".

Y es que la figura de Mike Scott siempre ha ido delimitada en lo artístico por dos etiquetas bien diferenciadas y surgidas del apogeo mediático de los años de gloria de la marca. Por una parte la "Big Music" de This is the Sea, disco que destripé hace bien poco en el Exile SH Magazine, y por otra parte la "Celtic-soul" del también laureado Fisherman's Blues, que por cierto también pasó por allá, con ese delicioso epílogo de Room To Roam, otra de mis debilidades. Etiquetas que describen muy bien sus dos mayores confluencias sonoras pero que delimitan y oscurecen la obra que ha ofrecido a lo largo de los años. Para mi Mike Scott, sobretodo es un gran artista que sabe hacer grandes canciones, que además tiene una manera única y personal de interpretar y mascar cada verso, siempre apasionado y sentido. Así que como celebración de todo esto que cuento y de la edición de Modern Blues, el nuevo disco de Mike Scott / The Waterboys, que por cierto anuncié también aquí, hago un repaso muy personal por su obra a través de algunos discos no muy conocidos o ciertamente con poca relevancia en este mundillo de las reivindicaciones rockeras.

Una de mis ultimas adquisiciones en vinilo, su estado natural. A Pagan Place no es un disco al uso aunque a efectos oficiales así consta, por concepto esta segunda referencia discográfica es más un compilado de grabaciones de la época, eso sí, abre las comillas ya con el núcleo que grabaría This Is The Sea, un paso considerable más allá de su debut y un puñado de grandes canciones. Church Not Made With Hands, All the things she gave me, The Thrill Is Gone y Red Army Blues que son dignas de ser consideradas clásicas de los 80, y ojo a la reedición remasterizada del año 2002 porque Some Of My Best Friends Are Trains apunta ya grandeza, mucho funky, muy buena, canción que ya rematada se desestimó no se sabe porque en el último momento.

La celtic-soul y Astral weeks siempre estuvieron ahí:


Dream Harder sufrió escarnio público, cierto sector de la crítica no le perdonó que se decisiese de sus compañeros y acusaron una producción falta de alma por aquello de los músicos mercenarios en el estudio. Chorradas. Hundieron a Mike Scott hasta el punto de que éste guardara en un cajón para unos cuantos años el nombre que le ofreció la gloria años atrás. Aquí soy yo el primero que tiré en su día la piedra, y más viniendo como venía de adorar y bendecir su etapa folk, además el grunge que mandaba y el brit-pop que empezaba a ser el pan nuestro de cada día, jugaron el papel de complice. No voy a negar que en este disco Mike Scott no anda fino, pero tampoco daré por hecho que es un disco malo, no puedo porque adoro cada disco suyo. Hay aquí unas cuantas canciones que aún hoy cuando me vuelve esta fiebre me gusta pincharlo. Glastonbury song es muy buena, como los escasos 30 segundos de Winter winter, y el homenaje a uno de sus ídolos en Wonder of Lewis, por supuesto The return of Jimi Hendrix.

Canciones como esta no pueden quedar olvidades, atención a la apoteosis guitarrera final.


La razón por la que Mike Scott decidió firmar un par de discos con su nombre es un misterio para mi, o quizás el misterio resida realmente en el porqué el resto lo hace como The Waterboys. La verdad es que me da bastante igual. The Waterboys nunca fue un grupo al uso, siempre fue Mike Scott y quien le acompañe. Y en Still Burning firma uno de los mejores discos de su carrera. En su momento para sorpresa de quienes ya no esperábamos que superaría el bache, a mi particularmente me parece el disco más injustamente ninguneado de su carrera, me gustan todas, no sobra ninguna. Y aunque a Scott no le da por sorprender en sus conciertos, tiene repertorio para sdemostrar su grandeza más allá de The Pan Within. El trabajo de guitarras en este disco es putoámico, y hay canciones de nivel. Desde su primera Questions sección de vientos incluida, caramelos acústicos como Personal y Everlasting arms, las más guitarreras My dark side y Dark man of my dreams, el pop luminoso de Rare, precious and gon

Aquí el video más barato de la historia del rock, realmente empezó como una broma, y terminó en video oficial, no es la que más me gusta, pero es que este disco es ninguneado hasta en el tubo.


A Rock In The Weary Land lo tengo en lo más alto y es uno de mis discos preferidos de Mike Scott, después claro está, de sus obras maestras. Un disco de guitarras con canciones que tienden a alargarse, juega con los efectos y las pedaleras, algunas letras se limitan a repetir una y otra vez los mismos versos y parecen mantras más que otra cosa, pero sobretodo es un disco donde el gospel juega un papel importante, para mi sorpresa tiempo después descubrí que el mismo título del disco está sacado de Lord Is My Rock In A Weary Land, canción gospel muy antigua, y es que por esa época Mike Scott andaba fascinado por las primeras grabaciones gospel conocidas, y ya sabéis que además siempre tuvo mucha facilidad para coger elementos religiosos y llevárselos a su propio universo místico. Podríamos decir que este disco es la suma de esas dos cosas, Mike Scott disfutando de las guitarras y el gospel, un disco que ha pasado sin pena ni gloria y creo que así quedará para los restos, uno de los que más escucho. La introspectiva y densa Is she conscious? es muy buena, como lo es Let It Happen, su manera de mascar las palabras es de rewind, siempre tuve la sensación de que este disco trae a un Mike Scott que se siente más a gusto y disfrutando de cada segundo grabando en el estudio.

Os dejo esta canción de principio a fin es grandiosa, muchos la tildaron de christian-rock, hay que ser cerrado, que se lo pregunten a Dylan, el gospel es lo que tiene. We are Jonah tiene un estribillo glorioso:


Después de Dream Harder y la disolución del nombre Waterboys, Mike Scott entró en contacto por primera vez con Findhorn, una sociedad New Age con creencias un tanto extrañas (de Cuarto Milenio para arriba, extaterrestres... bueno, bueno), nuestro protagonista plasmó en Universal Hall su simpatía por esta comunidad en uno de los discos que más me gustan de los Waterboys, digamos que una debilidad si tenemos en cuenta que la media global en el planeta tierra no le da ni el aprobado, y el caso es que por sonido, producción y canciones debería haber significado mucho más, además también daría pie a la vuelta de Steve Wickham, palabras mayores, cosa que da una pátina más resistente al tiempo y de aromas a mi querida Galway. La portada es una fotografía del pabellón donde tienen lugar algunos de los actos culturales de dicha comunidad, también con el nombre Universal Hall. This Light Is For The World es una canción muy digna de su gran legado, Silent Fellowship es más una oración, uno de sus mantras, y donde Everybreath is yours es una de las mejores composiciones de su carrera, así de tajante, debilidad absoluta es también la que da título a este disco.



Me dejo Book Of Lightning, un gran disco a añadir a la lista, como el siempre inmenso An appointment with mrYeats, discos bien hechos con grandes canciones que necesitan de su tiempo para poder admirar la verdadera naturaleza de la que están hechos. A nadie le voy a descubrir el oro, tampoco se pretende, tan solo rendir profundo homenaje y congratularme con quien llegue hasta este texto y vea la misma grandeza que yo le veo al señor Scott. That was the River, and this is the Sea.

Y ya de Bonus track y para despedirme de este repaso discográfico, una de las últimas grandes canciones de los Waterboys, The Man With The Wind At His Heels.

Publicar un comentario

9 Comentarios

  1. Magnífico Chals. Yo disfruté como un berraco de "universal hall" y me volvió a "enganchar" (aunque, en verdad, nunca estuve desenganchado del todo realmente) al bardo, aún a pesar de ese aborto pseudodiscotequero puntual por ahí en medio (los genios son grandes hasta cagándola, ya se sabe). Weary Land también es fetén, al Pagan le debo escuchas -raro con la inercia natural propia a ir para atrás en el tiempo como primera opción y tal- y "dream"... Bueno, no lo conozco como debiera a nivel disco pero Glanstonbury song está de coña y fue un hitazo en su momento, eso sí. Pero yo aquí a venido sobretodo no a hablar de libros sino a aplaudir la inclusión del sensacional "Still burning" (mi favorito de Mike junto a mares y pescadores -y más allá de nomenclaturas en la cover-). Excelso, poderoso y putámico sin duda... Y, coincido está claro, este cabrito tiene "algo" en la voz y la manera de interpretar único, absolutamente único. Abrazo guzzero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Still Burning es un discarro del copón, aunque según le leí al propio Mike Scott en una entrevista hace tiempo, no está muy contento con él (¿?!!) puede que sea la razón de no incluir ninguna canción de esa etapa. Estos días toca baño de Modern Blues, que me gusta pero... necesito el click (siempre llega con Scott) Saludos

      Eliminar
  2. Como bien sabes yo también siento mucha debilidad por la obra de Mike Scott y por ende de los Waterboys. Si tuviera que escoger de los 5 que has puesto me quedaba con el Still burning, desde el mismo día que salió pensé que era una obra maestra y no ha variado en absoluto mi opinión. El resto me parecen grandes discos aunque prefiero el Dream harder y el A Rock in the Weary Land, dos discos que recibieron injustísimas críticas. Los otros dos me gustan canciones sueltas pero no me acaban como álbumes. Es curioso porque por ejemplo las canciones del Pagan place que citas me parecen acojonantes pero nunca conseguí conectar con el resto del álbum. En fin, detalles que no menguan la grandeza de los Waterboys. Es un placer que seas tanto también de nuestro Mike "Big" Scott. Abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dream y Weary son discos buenos, el Weary lo he disfrutado mucho más, y Still Burning es el gran olvidado, respecto al Pagan es curioso, creía que te gustaba, el disco redondo no es, pero estas canciones que nombro para mi son inmensas y suficientes para excusar el vinilo que suena de muerte sin reediciones ni leches. Saludos my mestrefriend

      Eliminar
  3. Creo que yo hubiera puesto también esos 5 discos fuera de los grandes Fisherman, Thisis teh Sea Roam.. También crreo que la box set del fisherman elimina los sucedaneos que sacaron en su dia de esta obra magna ahora tengo especialidad debilidad por Book of Lightining que me volvió a enganchar a waterboys y asi de primeras me parece superior a este último. Ahora te queda engancharte a Hothouse Flowers ( impresionantes)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí les ha dado Bernardo, si no fuera por el boxset aquí estaría Too Close To heaven que contiene algunas de mis tomas preferidas de la banda, la que da título al disco es simplemente magistral, anoto Hothouse Flowers, gracias por la recomendación, escucharé alguna cosilla.
      Saludos Bernardo, gracias por pasar

      Eliminar
  4. Weary land fue toda una sorpresa, muy positiva, Universal hall me parece muy flojo. A pagan place tiene canciones preciosas, es el origen de esa maravilla que es this is the sea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu consideración sobre Universal Hall es tajante, cosa que respeto mucho, no sé, es un disco que me gustan mucho todas sus canciones, eso si, después del Weary si que es un sonido más suave y mejor digerible, Saludos Felix y gracias por pasar.

      Eliminar
  5. Pues para mi el mejor disco de los Waterboys es In a Special place, las demos de This is the sea.Ahí es Mike Scott en estado puro, el y su piano.Practicamente no aparecen ni Anthony Thistlethwaite ni Wallinger que en aquella época formaban el grueso de la banda.Me encanta como pasa las hojas de su black book antes de empezar alguna canción.Que pena que nunca haya editado en ningún disco oficial Paris in the Rain.Maravilloso sobre todo para escucharlo de noche.

    ResponderEliminar