Los Lobos - Kiko (1992)

agosto 31, 2014 4 Comentarios

...el disco que quedará para la posteridad como su obra maestra. Estas canciones son mucho más que la mezcolanza total del folclore chicano con los estilos de cuna americana, pués lograron uno de las mejores obras del rock de las últimas décadas.

Como la gran mayoría de mortales conocí a Los Lobos por la versión de La Bamba aparecida en el biopic de Ritchie Valens, la banda sonora me descubrió además a Brian Setzer y a los Stray Cats, también a Bo Didley, a Budy Holly. El biopic no era para echar cohetes pero si lo suficientemente digno como para dejar constancia de la gran gesta que supuso meter un hit de habla hispana en las listas de ventas superando esa gran barrera que siempre fue la white america. A confesar, de entrada, que me costó superar y encajarles más allá de La Bamba, y más después de ser víctima del momento pachangueo en bares y pubs, prejuicio que fue extirpado de cuajo el día que escuché la versión del What's Going On del concierto Live At Fillmore, joer compadres!, yo sé que Marvin Gaye es la divinidad y no se toca, pero hay que ser grande para encarar con tal feeling y perfección un himno como éste, en aquel momento conectaron con el sentimiento primario más allá de hacer un simple homenaje, su interpretación encontró en este directo la única vía posible entre el soul y su esencia working class de hijos de emigrantes, con pocas posibilidades, como muchos otros, de sobrepasar el hervidero cultural del este de Los Ángeles, no tenemos que olvidar que no sólo la población afro-americana sufrió la discriminación, americanos de otras procedencias también la sufrieron y la padecieron con creces con el agravante de ser mucho más minoritarias, aún me deja cartón-piedra cada vez que la escucho.

Los Lobos entre naranjos
Y es que con Los Lobos hay que tener presentes varias consideraciones, primero que llevan desde el año 76, que aún siguen en activo, además hace pocos años se marcaron un Tin Can Trust (2010) de caerse de espaldas y que por ejemplo Dylan (entre muchas otras figuras consagradas) ve en David Hidalgo un aliado con el que hablar en terminos musicales de tú a tú. Su historia musical merece ser contada como gran gesta, una regresión/avance desde sus influencias básicamente americanas hacia su propia tradición, de tocar en todos los sitios donde una banda de sus características pudiera tocar, bodas, bautizos y comuniones, y pasando de banda de culto a despiporre super-ventas, reinvención a parte, aquí. Así que no me quedaré sin poner la mano en el fuego y afirmar que cuando se habla de alt-country y roots rock, fijaros lo que os digo, esta gente ya tenía mucho oficio antes de que hicieran acto de presencia bandas como Wilco, Jayhawks, y/o cualquier grupo que queráis nombrarme dentro de toda esta mandanga de raíces y tal.

Ojo con su discografía, sus notas oscilan todas entre el notable y el sobresaliente. Mi intención principal era introducir a Los Lobos con How Will The Wolf Survive?, su primer gran disco producido por T. Bone Burnett, incluso su poco valorado La Pistola Y El Corazón, artefacto que intentaba aprovechar el éxito de La Bamba para maquinar una especie de vuelta a las raíces más puras, que por supuesto logran con sobresaliente aunque en su día se valorara a la baja en el contexto de las tendencias rock, también hubiera lucido muy bien The Neighborhood por eso del apoyo de John Hiatt y Levon Helm, pero sin lugar a dudas es Kiko la obra maestra a reivindicar siempre que se tercie, además de por todas las bondades indicadas hasta la presente línea, por ser una obra perfecta en su concepción, producción (de Mitchell Froom), instrumentación y composiciones, una puesta de largo trabajada al detalle y de la que desde la primera escucha se sabe que nunca dejará de sonar bien por mucho que pasen los años.

Pero nada más lejos que abusar del tiempo del respetable, pues se podría hacer aquí eterno el comentario canción a canción (16 canciones), destaco pués Dream In Blue, una buena carta de presentación, donde están todos los elementos que hacen de Kiko un gran disco, la conjugación perfecta de dos tradiciones distintas pero contiguas. Wake Up Dolores es para todos aquellos que piensan que las banderas de la vanguardia alt-country estaban por llegar, patrones tan reconocibles como dispares se dan cita en esta canción con ritmo marcadamente mejicano, Kiko and the Lavender Moon es el centro neurálgico del disco, su canción más celebrada y con razón, el acordeón y el teclado tejen junto a la percusión una nube sonora de ensoñación con halo mágico y retro, excelencia total. Otra de las razones que hacen grande Kiko es la manera de llevar al oyente a su terreno, ejemplo, nunca pensé que una cumbia podría llegar a ser una de mis canciones preferidas ever, y ahí está la fabulosa Saint Behind The Glass, mirad que es la menos americana del paquete y no por ello carece del brillo especial y atractivo. Y Oh!!... la delicia de Arizona Skies que imagino en un universo próximo y paralelo a la BSO de Pat Garrett (Dylan/McGuinn). Y que levante la mano quien se acuerde de la genialidad del King Of America de Costello con Reva's House. Pero ojo que en este disco también hay rock americano de muchos kilates, ahí está Whiskey Trail. Y Peace que se podría haber quedado en canción folk acústica y ya sería grandiosa, pero Los Lobos la llevan más allá, le dan un punto funky con un juego de guitarras de fíjate bien y ojo al dato a lo que están haciendo Hidalgo y Rosas, como en casi todo el disco. Cierra Rio de Tenampa, una especie de Sg Peppers chicano, la venganza total hecha canción donde viene representada una tradición muy rica en matices que finalmente se impone a las sonoridades americanas que abraza.

Los Lobos son una banda de largo recorrido que han ido siempre con paso firme, y aunque han conocido las mieles del éxito con el mega-hit La Bamba y han padecido el ostracismo del gran público (rockero), no ha influido para nada en su manera de entender el rock y la música en general, con gran oficio y honestidad brutal. Van para 20 Lp's editados desde su aparición hasta nuestros días, son casi 40 años a un alto nivel, es el típico grupo que el día que no estén muchos les lloraran mientras se arrepienten de no haberlos escuchado como debe. Y Kiko es un clásico que hay que escuchar si es que el rock te gusta de verdad, su música va mucho más allá del simple hecho exótico de su condición chicana o de una fusión de estilos, la banda logra reinventar las bases de su música y modernizan su raíz folk, la hacen sonar atractiva, el tex-mex, la cumbia, el son caribeño y los norteños, estilos que pueden resultar alejados de una pose más o menos rockera, y que aquí van de la mano del mejor rock, del country y el folk, del blues y el rhythm & blues... libre de cualquier comparación en un universo onírico propio, repleto de matices que hacen de esta obra un artefacto inclasificable.

Todo esto se dice pronto en una reseña, pero es que estamos hablando de uno de los grupos que mejor han sabido materializar la mezcolanza de algunas de las músicas populares del siglo XX, música blanca, negra y latina, y con un resultado sobresaliente. Kiko supuso la superación del estigma de La Bamba y una reinvención del rock a partir de su propia tradición, imprescindible adentrarse en él.


Escrito riginalmente para Exile SH Magze

Back To Vinyl: John Coltrane - "Afro-Blue Impressions" (1977)

agosto 27, 2014 6 Comentarios

"...nadie puede negar la grandeza y putoamismo total desplegado en su gira europea..."


John Coltrane. Sólo teclear este nombre me produce un gran respeto e intento a tal efecto que no sea en vano, un Back To Vinyl en todo regla es la mejor manera que tengo, por manías melómanas de uno mismo y por que el formato a veces tiene su peso como es el caso de Afro-blue Impression, grabaciones en directo en Berlín y Estocolmo a finales de 1963.

Entre el Mississippi y el Ganges (pasando por el Thames). India, el sitar y el rock

agosto 25, 2014 3 Comentarios
Hace tan solo un par de días un buen amigo me recomendaba Call Of The Valley, disco que desde ya es venerado en la Route, firmado por Hariprasad Chaurasia, Brij Bhushan Kabra y Shivkumar Sharma, editado en 1967, una joya de la historia de la música, disco que hay que tener y que ha abierto un filón de interés apasionado en algunos artistas que no conocía, a excepción del genio Ravi Shankar con el que ya estaba familiarizado.

Y es que en mi casa estamos tan cerca del Mississippi como del Ganges, pasando claro está por el Thames londinense, así lo suelto para que os hagáis una idea. No quedaba otra ante mi renovado interés por la música hindú y mientras escuchaba tal maravilla, como no, reflexionar sobre la época dorada del rock en los 60.

Texas - Mother's Heaven (1991)

agosto 23, 2014 2 Comentarios
Hace mucho mucho tiempo le prometí a un amigo que me traería este disco a la Route, segundo de la banda escocesa Texas, lo sé, es uno de esos grupos que no le queda bien a un tipo que pretenda recomendar buena música con todo lo que tenemos a nuestro alcance, podría incluso encuadrarse como guilty pleasure, pero con estas edades estoy yo para guilty's, lo dejo con pleasure a secas que para el caso igual voy a quedar.

El debut de los escoceses es mundialmente conocido aunque en la memoria ha quedado como parte del paisaje mainstream de aquellos años, y es que Southside contenía el famoso e hipertérrito de las kisses-efe-emes I don't want a lover, aunque entre las menos conocidas habían canciones que han envejecido muy bien como Prayer for you, Future is promises y la que da título al disco, una joya.

Ghost - "Snuffbox Immanence" / "Tune In, Turn On, Free Tibet" (1999)

agosto 16, 2014 1 Comentario

Suele centralizarse ésto del rock en bandas británicas y yanquis, mayormente, aunque es siempre conveniente mantener abiertas las antenas en la periferia de la occidentalidad para no perderse propuestas que bien merecen la pena, al menos si se escucha con los menores prejuicios posibles, que somos humanos y haberlos haylos.

Hey Jude, don't carry the world upon your shoulders

agosto 13, 2014 1 Comentario
Los Beatles tienen canciones que son todo un mundo en sí mismas, y si nos ponemos con las que andan sueltas fuera de LP's dan razón de ser a los recopilatorios, Beatles Again, el Past Masters..etc, pues por ahí anda también We Can Work It Out, otra de mis preferidas, aunque es Hey Jude la que me pone los pelos de punta cada vez que la escucho. 

The Rolling Stones - Exile's Children (1966)

agosto 09, 2014 2 Comentarios

Semana de los Rolling Stones en el exilio, nuestros santos patrones y únicos monarcas posibles en este lugar sagrado y que por supuesto ganarían por mayoría absoluta en referéndum. Puro putoamismo rockero. Como todos los exiliados veo a los Stones, junto a los Beatles, como máxima expresión cultural de los últimos más de 50 años de rock, algo indiscutible. Dándole vueltas sobre que disco traerme esta semana pensaba en las etapas musicales del grupo y su relación con su segundo guitarra, las líneas no son totalmente claras pero por lo general marca la diferencia, la época Brian Jones, el r&b y las primeras canciones del combo Jagger/Richards, el epicentro sísmico con Mick Taylor, y el resto de la eternidad con Ron Wood. Ninguna mejor que la otra necesariamente, cada una tiene sus cosas, tics, excesos y aciertos, y cada una produce una sinergia diferente en el núcleo compositivo Jagger/Richards.


Ron Wood es el que más tiempo ha estado de los tres, su expediente nocturno bien le valió el puesto de escudero de mr.Riffman, aunque no digo ningún disparate si afirmo que a poner en orden de preferencias claramente es el tercero, su obra con los Faces y en cuanto a sus logros respecta, para mi son superiores, y eso que ojo con los discos comprendidos entre Black And Blue y Tattoo You por que están a la altura del legado de sus majestades, solamente todo lo que va más allá de Undercover es bajo mi humilde opinión de un nivel menor que no malo, muy buenas canciones por aquí y allá, pero discos irregulares. Luego tenemos al bueno de Mick Taylor, el sonido propiamente Stones es el que es gracias a él, estilista del blues que supo sacarle partido a las pentatónicas como pocos, no es casualidad que con él John Mayall sacase uno de sus mejores discos de su carrera. Es indicutible que el epicentro Sticky/Exile señala a Mick Taylor como gran responsable de la gesta por los siglos de los siglos, a parte dejo el tema de si los glimmer twins se apropiaron de sus ideas a efectos de créditos y demás, entre otras cosas a saber que vería el joven guitarra entre bambalinas para salir pitando de la bacanal stoniana.

Y llegamos a Brian Jones, mi preferido, y ésto sí, apúntenlo como reivindicación si hace falta, porque a parte de la enorme subjetividad que dicta esta afirmación, y dejando de lado que fue uno de los músicos más cool de los 60, que se le subió todo a la cabeza, éxito, sustancias y mucho cloro, hay que admitir que Jones fue un grandísimo instrumentista que más allá de la guitarra nunca tuvo reparos en probar con arreglos que escapaban al standard de la época, innovador, original y con arrojo. Sin discutir la grandeza del sonido arquetípico de la banda, con los años encuentro mayor encanto a esas canciones únicas y difíciles de etiquetar más allá del soul, blues y el country, para mi Brian Jones poseía un ingenio especial, de menor técnica que Taylor, pero con mayor personalidad que Wood, ni mejor ni peor, más bien la que más me gusta.
Tengo que responsabilizar de tamaña consideración a Hot Rocks, un par de vinilos que me acompañan desde que tengo uso de razón y que en cierta manera me educaron y me enseñaron la grandeza de su primera época. Ya sé, nos gusta ser sibaritas y soy consciente que para todo buen entendido y catador de vinilos hablar de recopilatorios puede llegar a ruborizar, no es mi caso siempre teniendo en cuenta según que grupo, recopilatorio y época, además si hablamos de recopilaciones, precisamente en la carrera de los Rolling Stones son todo un género.

Y es que en los 60 es lo que había, no es que los Stones de Brian Jones fuera un grupo de singles, es que la época lo era, el formato single mandaba y pocos sellos y radios daban crédito a los larga duraciones. En definitiva, la canción como unidad mínima de expresión tenía que sintetizar lo que el artista quería decir fuera de un contexto llamémoslo tracklist.

El caso es que estoy de acuerdo en que el primer gran disco es Aftermath (1966) en el sentido de primer larga duración con todas las composiciones originales, aunque por sonido y actitud podría ser ya Out Of Our Heads (1965), y no deja de ser una lástima la gran cantidad de canciones que sacaron bajo la autoría Jagger/Richards desperdigadas en formato single o en según que versión del disco ya fuera para UK o para EEUU, todo un reto para completistas, así que admitamos el putoamismo Sticky/Exile, pero pasemos un lustre al epicentro 65/66, con las primeras grandes canciones del combo Jaggers Richards.

Para ello me saco de la manga un recopilatorio de pura delicia en un claro acto de autofelación sonora con canciones de la primera época. Y oh! genuflexión absoluta ante la primera época de los Stones, hoy por hoy no podría respirar sin canciones como la versión de Ragovoy, Time Is On My Side, Heart Of Stone, Play With Fire, Mother's Little Helper, Get Off Of My Cloud, 19th Nervous Breakdown, Paint It Black, Out Of Time, Satisfaction, As Tears Go By, Ruby Tuesday, I'm Free, Under My Thumb, Lady Jane... y ojo, llevo catorce canciones y no he llegado a Beggars/Exile, todo se funde como la mantequilla en esta primera época, ecléctica como pocas, blues, soul, rock'n'roll, surf, india, r&b... El sonido es el de los 60 y la grandeza la de los Rolling Stones, adoro esta época y me parece increible como el desparpajo, convivían con la arrogancia y la fuerza arrolladora de la juventud sin dejar de destilar puro ingenio.

Aquí os dejo niños míos este Exile's Children, playlist exclusivo para esta semana especial en el exilio. Disfrutad de la grandeza de los Rolling Stones en la primera época con Brian Jones, Marimba Power!!!!.



EXILE'S CHILDREN


Escrito originalmente para la semana especial dedicada a los Rolling Stones en el Exile SH Magazine (23-06-2014)

Eddie Vedder - Into The Wild (2007)

agosto 02, 2014 3 Comentarios

Hace tiempo que tenía ganas de hablar de esta banda sonora firmada por el frontman de los Pearl Jam. Podría caer en todos los clichés al respecto y alguno tocaré, cosa que poco me importa, es lo que hay, y es que me parece un gran disco a considerar, película a parte.

No voy a dármelas de entendido de la banda, ni de fan fan, pero sí soy un seguidor a quien interesa no perderlos de vista de manera definitiva. De entrada genuflexiono ante Eddie Vedder, tipo comprometido y sin pelos en la lengua, sensato y con mucha lógica, nada de desplantes sin sentido, con cabeza, que si se tercia dar esquinazo al aburrido establishment musical, igual que pasar olímpicamente de reportajes y portadas, o dedicar serie de giras exclusivas para denunciar alguna injusticia (que hay donde elegir...) sí, muy grande me parece este señor, ejemplo a seguir en cuanto a compromiso y rock se refiere. Todo esto no tendría mucho sentido desde un punto de vista artístico si, bajo mi humilde opinión, no fuera una de las mejores voces del rock así en general y sin delimitar por épocas y estilos, no ya por su timbre y técnica, más porque da personalidad a todo lo que hace, y eso hoy por hoy hay que valorarlo, para mí un clásico en ese aspecto.

¿A caso no tiene obras maestras en su haber? pues al menos un par con su banda que puedan considerarse imprescindibles, más allá del seguidor acérrimo y para todo amante del buen rock que se precie, Versus y Vitalogy me parecen de diez, y No Code un gran album poco valorado en su discografía, el día que escuché Who You Are y Off He Goes, temazos absolutos, dejé de entender a todos los que recriminaron... ¿el que?, en Versus ya estaban estos Pearl Jam más acústicos y, como imaginaréis, siempre me atrajo muchísimo más su sonido menos musculoso y arquetípico de un tiempo a esta parte, puede que a medida que mis querencias musicales se han ido escorando al lado folkie de la vida. Que yo sé y tengo claro que Riot Act y el Aguacate son discos guitarreros para reivindicar cuando sea y a la hora que sea, con Yield que es de los que más he escuchado, Backspacer engatusa con ese lado pop que podría ser una buena mecha que prender, y el último del rayo prefiero no mencionarlo por que no llevo un nivel de escuchas considerables para tener una opinión clara... no, no voy a negar que pese a no haber redondeado un disco para sobresaliente en los últimos años si han ido dejando canciones para enmarcar. 

Pero del nuevo milenio a esta parte y hablando de colección de canciones y entre todo lo cantado por Vedder, me quedo con Into The Wild, de manera clara y sin margen para la duda. Nunca hubiera imaginado unos mejores Pearl Jam que lo que aquí acontece. 


La temática va ligada a la película, pues se alimenta de su argumento, pero a su vez no necesita de ella para subsistir como artefacto individual y dentro de la carrera del propio artista, es más, yo diría que perfectamente podría superponerse la personalidad del protagonista con el ideario propio de Eddie Vedder, siempre franqueando los límites de la sociedad y derrumbando sus taras a golpe de sensatez y humanidad, siempre sin concesiones, lo que ahora calificand como anti-sistema los sinvergüenzas de los despachos. Un término que va muy ligado a Vedder y a esta película.

Pero mirad, independientemente de la calidad fílmica de la obra audiovisual a la que se le podría sacar mil y un "peros", tiene algo muy poco habitual en las películas en cartelera, y no es dar respuestas, quien os diga que tiene la respuesta os miente, o es pretencioso, o quiere ganar mucha pasta, se trata más de poner encima del tapete y al descubierto las preguntas adecuadas que nos replantéen como sociedad junto con todos los valores que ella conlleva. Nos necesitamos como comunidad bien avenida, necesitamos nuestra naturaleza sana y estar en contacto con ella, necesitamos dejar de basar nuestras vidas en la competencia a todos los niveles, comercial y emocional, algo que por desgracia desde muy pequeños nos inculcan en la escuela de manera sutil y sin miramientos, y posiblemente también necesitamos sentarnos alrededor de un fuego y mirarnos las caras para volver a conectar con nuestra esencia, y no hablo de perfiles y muros, hablo de que o empezamos un cambio en cada uno de nosotros... o... todo peta. Y ahí las canciones cumplen con esa pretensión básica comunicativa.

Que vale, las típicas reseñas hablan de que si sólo roza el rock, que si el ukelele, que si es banda sonora, que si sonido predominado por la acusticidad, pero aquí sobretodo hay grandes canciones. Desde su primera, Settin Fourth ya de por sí podría considerarse una de las grandes de Pearl Jam, como No Ceiling que cumple con nota alta, al menos en cuanto a su sonido y fraséo y dejando de lado firmas oficiales, a mi me lo parece, que bien sin ser mala Far Behind suena a ya escuchada y podría decirse de ella que es un muy buen relleno. Y con Rise ... "llegó el ukelele" pero de que manera, sin abusar de él (ejem... Ukelele Songs) Vedder sabe sacarle todo el partido que se le puede sacar a un instumento como el ukelele, pero es la canción, grandísima, como Guaranteed que es gloria bendita folkie, por estas dos el disco ya merece ser escuchado. Long Nights tiene ese punto de fuga REM, distintos origenes mismo destino sónico. Y por supuesto las dos grandes versiones en el disco, por una parte Hard Sun de Indio (Gordon Peterson), que le va como anillo al dedo a la voz de Vedder y al contexto propio de disco y película, y Society, fantástica versión de Jerry Hannan, poco conocido artista que descubrí aquí, y que por contraste me hizo ver el porqué es tan grande el sr.Vedder, la hizo suya por completo, la letra es al menos inspiradora. Oigan, que hasta la instrumental The Wolf, y el lamento/oración End Of The Road, las tengo en un altar.

Un sonido acústico que le sienta muy bien a la voz de Vedder y que digan lo que digan, fans, entendidos y detractores, me la sopla en lo más profundo del alma, me hace ver que Eddie Vedder crecerá aún mucho más como artista a medida que los años vayan cayendo a sus espaldas, y si puede ser con la libertad de no tener que arrastrar una banda y sonido determinado. La película sólo la he visto un par de veces y no creo que lo vuelva a hacer, con su recuerdo me basta, en cambio acudo a esta banda sonora de manera habitual y desde que la descubrí. Gran disco.




"Odio las canciones que te hacen pensar que no sirves para nada. Odio las canciones que te dicen que has nacido para perder. Que no le sirves a nadie. Que no sirves para nada, porque eres muy joven o muy viejo, muy gordo o muy delgado, muy feo o muy ésto o aquello. Canciones que te deprimen o canciones que se ríen de ti por tu mala suerte o tus desgracias. Quiero luchar contra esas canciones hasta el último aliento y la última gota de mi sangre. Quiero cantar y demostrar que éste es tu mundo, aunque te haya golpeado y te haya tumbado docenas de veces. aunque te haya golpeado y arrastrado. Sin importar el color, tamaño ni constitución, quiero cantar canciones que te hagan sentir orgulloso."
Woody Guthrie