"Hard Times", Gillian Welch

febrero 28, 2014 4 Comentarios

Hay ciertas películas que te hacen sentir diferente después de verlas, y otras que disfrutándolas casi tanto no pasan de mero divertimento. Hard Times  es de las primeras, te guia por sus versos hasta hacerte protagonista, hace que te preguntes hasta que punto vale la pena que los malos tiempos que corren tracen nuestros pasos, sobre el papel parece fácil lo que afirman Gillian Welch y David Rawlings "Hard times ain’t gonna rule my mind no more", los malos tiempos no van a guiar mi vida nunca más, pero hay que intentarlo.

John Fahey - "The Transfiguration Of Blind Joe Death" (1965)

febrero 27, 2014 Comentar
Gustándome hasta tal punto la obra de M. Ward, no sería nada lógico dejar de lado la obra de John Fahey, puesto que se preocupó de tenerlo muy presente desde el inicio de su carrera, reivindicación que adquirió mucha más fuerza con la muerte del mítico folkie en 2001, año en el que Ward editaba su segundo disco, y posterior adoración consumada con el sentido homenaje I Am the Resurrection (2006) que por cierto produjo y que contenía versiones de varios artistas (Lee Ranaldo, Calexico, Sufjan Stevens, Howe Gelb, Devendra Banhart). A cada entrevista y a la mínima ocasión que venía a cuento sacaba a colación su mayor influencia, y con él, el nombre de John Fahey empezó a aparecer en todas las reseñas de los discos de Ward, a todos se nos llenaba la boca con el nombre de Fahey como garantía de la recomendación.

The 78 Project - "Volume 1" (2014) El espíritu de Alan Lomax

febrero 26, 2014 4 Comentarios

Primer volúmen de "The 78 Project", inspirado por Alan Lomax y su búsqueda por capturar la música donde quisiera que le llevara la grabadora a principios del s.XX

En pleno s.XXI y con las técnicas de grabación digitales a la orden del día, cada vez valoro más a los artistas que se decantan por la artesanía vía analógica, llámese folk o rock. De entrada asegura la veracidad de la toma sin tratamiento sintético, y por otra parte puede que me esté haciendo un viejo uraño cascarrabias y nostálgico de un sonido que pertenece al pasado no muy lejano.

Pensando en estas cosas ayer me puse a rastrear por estos mundos digitales a Joe Henry, artista inconmensurable con amplios conocimientos en la analogía aplicada a la música, excelente productor, y artista a reivindicar. Como productor es un trabajador nato y va dejando un rastro de migas de pan brioche al que seguir, su trabajo con Billy Bragg me gustó, como artista su carrera se quedó en Reverie de 2011. Aunque en su web anunciaba su participación en el proyecto conjunto The 78 Project. Así que no me quedó otra que investigar.

The 78 Project es un proyecto audio visual inspirado por Alan Lomax y su búsqueda por capturar la música donde quisiera que le llevara la grabadora a principios del s.XX. Así pues este proyecto recupera su espíritu aventurero en el presente milenio con unos cuantos artistas, un puñado de buenas canciones y una fuerte fascinación por los métodos de grabación del pasado. Para ello, durante unos años Alex Steyermark y Lavinia Jones Wright, catalizadores de este proyecto, salieron a la caza de la America de Lomax con auténticos micrófonos Presto de 1930, y un grabador directo al acetato, recorrieron EEUU recogiendo tomas en crudo y en lugares a elección de los artistas pero poco apropiados para ello, ahí estaba parte del kit de la cuestión.

Además de Joe Henry, en este primer volumen podemos escuchar en formato pre-analógico, a Rosanne Cash, Loudon Wainwright III, Richard Thompson, Dawn Landes, entre otros. El resultado de estas grabaciones desafía el espacio y el tiempo a razón de las muestras que pueden escucharse, estas canciones parecen ser inspiradas por los espíritus antiguos de la música. Además en la web del proyecto podéis disfrutar de los videos, yo aquí os dejo con Joe Henry, el verdaero objetivo de mi búsqueda y culpable de haberme descubierto este proyecto tan fascinante.  The 78 Project: Volume 1 salió hace apenas unos días pero según anuncian en la misma página ya está agotado en formato vinilo, en cambio si que está disponible en las plataformas digitales de turno, valga la contrariedad.



  +info

Premio a la Route: Blogger Awards

febrero 26, 2014 5 Comentarios
Muchas gracias a Addison de Witt, a Tsi Na Pah y a Nikochan por nominarme, "1, 2, probando, 1, 2... (sniff) no lo merezco". Muchas gracias amigos por merterme en vuestra lista de nominados, que me lo déis vosotros es el gran valor de este premio.

The Americans by Robert Frank

febrero 23, 2014 1 Comentario

"Una imagen tan americana, —las caras no manipulan ni critican ni dicen nada excepto “Así es como somos en la vida real y si no te gusta no me importa ‘porque vivo mi vida a mi manera y que Dios nos bendiga a todos, tal vez”... "si se merece"..." Jack Kerouac


Todo el mundo conocerá a Robert Frank, retratista de la América más cruda y reconocido en el mundo del rock, por la famosa portada del Exile on Main Street de los Rolling Stones. También Autor de 'US 285, New Mexico' incluida en su compilación The Americans, fotografía sobre la que se inspira la imagen del Lp Nebraska de Bruce Springsteen. Pocos pueden presumir de tener una introducción firmada por Jack Kerouac 'esa sensación de locura en los Estados Unidos  cuando el sol calienta las calles y la música brota de una máquina de discos o de un funeral cercano'.

The Kinks - Face To Face (1966)

febrero 23, 2014 Comentar

Con Face To Face me inicié en la carrera de los Kinks, gracias todo sea dicho a Sus Majestades (...las corruptas no, las otras) que me dejaron la rodaja bajo el infame belén de plástico, muy working class por otra parte. Y mira que en su día me pusieron el "Lola" a bocajarro, pero mi alarmante estado de juventud no dejó espacio ni paciencia suficiente para filtrar la maestría más allá de aquellos primeros riffs magistrales que Dave Davis creó de manera casual y que cambiaron la concepción que hasta ese momento se tenía de la guitarra en el rock, además de influenciar de manera determinante a todos los estilos habidos y por haber, garage, punk, hard rock, power-pop...

Había vida más hay del día y de toda la noche, y de manera casi fortuita a partir de "Face To Face", los Kinks reinan entre mis preferidos, a partir de ahí gran parte de su discografía ha ido pasando por mis orejas haciéndome sentir de nuevo el gran placer de descubrir música como hacía años que no sentía. Ahora los tengo en un altar, no puedo vivir sin ellos, hasta tal punto, que si alguien me obligara a elegir entre la banda de rock más grande del mundo y ellos, puede que antes me inmolara con mis vinilos atados a la cintura para no tener que contestar. ¿Para que comparar?, no dudo de que los de Liverpool son y serán, el grupo con la discografía más intachable de la historia, y los Rolling Stones representan y unifican como nadie la esencia del rock, pero en los Kinks he descubrierto un atractivo que no tienen los Fab Four, ni los Stones, adoro esas melodías que a veces rozan una (aparente) ingenuidad casi infantil en contraposición con unas letras que tienen una carga real y vital fuera de lo habitual, una mirada lúcida a la desesperación de la condición humana en pleno siglo XX vista con una ironía y un sarcasmo que extrañamente reconforta, ese "yo contra el mundo" como bandera del sentirse un ser individual. Todo ésto puede pareceros desmesurado, y además puede resultar raro en un tipo con el armario repleto de camisas a cuadros, pero es que les adoro, y encima, para más gusto y como si de un cuento de hadas se tratara, hace unas semanas los hermanos Davies anunciaron una reunión, algo impensable la primera vez que pinché este disco.

Pero vayamos al disco. Face To Face es un disco especial en muchos aspectos, fue la obra que supuso un punto y aparte en su carrera, para que me entendáis en términos beatleleros, lo veo como su "Help!", un grito de socorro artístico con el que se zafaban de convertirse en una fábrica de hits para más gloria de las teenagers y de las listas de ventas. Esta nueva visión en el transfondo de sus letras y en un sonido menos obvio, más detallista y más cercano al music hall, dió el primer paso en el single Dedicated Folower Of Fashion y con el siguiente Sunny Afternoon, éste último incluido en este LP.

La sutileza no entiende de primeras escuchas y en mi caso no hubo flechazo instantáneo, el sonido arquetípicamente sixties de Party Line, la que abre el disco, me indujo a la comparación cómoda con quienes ya sabéis, pero algo intuí en los Kinks, un atractivo nada obvio escondido tras la inmediatez de un riff simple, pero único, y una melodía que parece mil veces escuchada, pero no menos adictiva. El disco crece despacito, empuja un pequeño tilín que queda tras cada escucha, y me sucedió lo que me tenía que suceder, me contagié de la alegré Dandy, canción que hay quien dice que Ray dedicó a escondidas a su hermano Dave, todo un truhán, aunque fuera de suposiciones se trataba de la misma sátira a la Swingin' London ya retratada en su celebrado "Dedicated Follower Of Fashion". Con los Kinks, a partir del click la rendición es absoluta, empezando por la profunda y sentida Too Much On My Mind, una apertura en canal hacia las profundidades abisales del propio Ray Davies y a su vez, uno de los cambios significativos en la nueva dirección de las composiciones. También me sedujo irremisiblemente la belleza exótica con toques indús de Fancy, y confieso haber llegado al orgasmo en repetidas ocasiones con la gloriosa Sunny Afternoon a todo volumen, esa cascada pentagrama abajo debería reconocerse como uno de los bastiones del rock propiamente inglés o de cualquier estilo que pretenda llevar el "Brit" marcado en la matrícula, escuchadla y decidme si es un espejismo o si realmente la hermandad de la ceja, Oasis, junto con Blur y toda la corte noventera, tiene media discografía sacada de aquí. Incluso me parece incontestable esa pequeña gran obra maestra escondida en la recta final que es Rainy Day In June, ambiente lluvioso y desazón en el corazón. Eso por no hablar de las maravillas que recupera la versión ampliada, aunténticas joyas de la época como el himno al desencanto de la workin class que es Dead End Street, una canción única en su género en su momento y que podría decirse que el tiempo no ha envejecido, temática actual. La reafirmación de I'm Not Like Everybody Else, ya es todo un himno en mi haber, Big Black Smoke es una pequeña gran joya escondida en su discografía y Mister Pleasant, la hermana pequeña de  "A Well Respected Man", es simplemente genial, retrato satírico del ciudadano medio de a pie.

Ray Davies buscaba por primera vez cierta unidad conceptual en el total del tracklist, para ello el grupo se tomó su tiempo, tardaron meses en tenerlo perfilado, tenía claro que no iba a pisar por los mismos caminos. Le inspiró un programa de televisión de la BBC que trataba de acercar a la audiencia la parte más humana de sus entrevistados, podría decirse que esa era la intención de "Face To Face", un catálogo de personalidades a pie de calle, retratos concretos de personajes reconocibles por todos, atrapados en su vulgar anonimato y con la cabeza repleta de fantasías escapistas, una visión no exenta de cierto desencanto debido a las presiones propias del estrellato que Ray Davies sufría en sus carnes. Según confesó posteriormente, la idea era una portada de tonos oscuros y no con todo el colorido que al final se le impuso desde la discográfica que buscaba el nexo de unión con las tendencias psicodélicas de la época, la edición alemana del disco luciría una cover (derecha) más acorde con esa idea, con este detalle no me extraña su desencanto con el business musical, un tema muy recurrente a lo largo de su carrera. Y en ese aspecto "Too Much on My Mind" la veo como el corazón de un disco regado de existencialismo de clase media, ese clavicordio gabinetero colorea la supervivencia del individuo que renquéa necesitado de sus pequeñas vías de escape para reafirmarse, ya sea mediante viajes exóticos, Holiday in Waikiki muy Chuck Berry, donde por cierto retrata la explotación turística décadas antes del nefasto ladrillazo mundial (Ray para catedrático en Historia ya!) o a través de las pequeñas aspiraciones equivocadamente enormes, A House in the Country y Most Exclusive Residence for Sale, deseos tan humanos como contradictorios. Admiro además esa actitud tan de andar por casa que destilaban como nadie representada de manera perfecta en la canción dedicada a su hermana en Rosie Won't You Please Come Home, o en Session Man, su sentido homenaje a uno de los instrumentista más grandes del rock, el sr.Nicky Hopkins, que con el clavicordio dió un carácter único y especial a este disco.

Se afirma desde los púlpitos de la verdad musical que este es su primer gran disco, el que habre una época gloriosa y el paso definitivo entre facturar singles gloriosos y conseguir obras consistentes y sin fisuras, seguirían "Something Else", "The Village Green Preservation Society", "Arthur", "Lola", "Muswell Hillbillies", aunque hoy en día y pasando de púlpitos adoro toda la discografía de los Kinks, desde sus primeros discos de hits gloriosos hasta el último de los menos reconocidos, discos la mayoría que no desataron la locura ni obtuvieron un reconocimiento contundente, pues su éxito masivo continuó cimentándose posteriormente y de manera puntual en singles potenciales como "Waterloo Sunset", a mi modo de ver algo incomprendidos en ese aspecto.

Face To Face es el disco que ha marcado, por suerte, mi manera de entender la música de los Kinks. Ahora lo percibo como uno de los discos con más aristas y recovecos de su discografía, el menos fácil de sus clásicos, pero en definitiva una obra maestra de su tiempo.  Lo dicho, God Save The Kinks.



*Publicado originalmente en Kinkdome Come

Especial Exile: Mis 20 canciones preferidas de Bruce Springsteen

febrero 20, 2014 5 Comentarios
Después de toda mi vida detrás de los pasos de Bruce Springsteen, siguiendo al milímetro cada uno de sus movimientos hasta en los momentos artísticos más bajos, leyendo cualquier texto que cayera en mis manos, desde un fanzine hasta el más tocho de los libros, mi conclusión siempre es la misma, su tan enorme sentido de la responsabilidad para con la masa, con los años, se ha traducido en una estandarización o ensanchamiento del filtro de calidad. Algo que por otra parte no es nada nuevo, el momento clave fue entre 1982 y 1984, cuestión que se resolvió con éxito con el lanzamiento de Born In The USA.

Johnny Cash - Johnny 99 (1983)

febrero 19, 2014 2 Comentarios
Evidentemente, llevando Johnny 99 por título, y después de mi experiencia extrasensorial con las American Recordings, era imposible que no me llamara la atención este disco, además editado un año después del disco de Springsteen, Nebraska, del que contiene dos versiones.

Éste es el disco seseinta y nueveavo, una carrera extensa y casi inabarcable de la que no puede decirse que de donde cojas aciertas, pues Cash tiene de todas las clases y colores: bueno, regular y malo. Es difícil seguirle el rastro a estas alturas con toda la cantidad de bootlegs, recopilatorios, discos compartidos, etc... y más allá de sus clásicos es en ocasiones un terreno de arenas movedizas en el que si te descuidas puedes acabar tarareando The Rebel Johnny Yuma.

Tom Petty and The Heartbreakers - "Echo" (1999)

febrero 15, 2014 7 Comentarios

"... en la antesala de la cura, en ese momento en que lo vivido es un triste eco que duele y te comprime las tripas, con la fuerte sensación de que todo fue tiempo perdido, y donde la ruptura no sólo se refiere a la disolución de bienes gananciales, además supone una ruptura con el pasado..."


Los discos de ruptura son en sí mismos un género, ofrenda de sentimientos a flor de piel en el momento crítico de confrontación con la soledad inmedita después del portazo final. En la banda sonora She's the one ya mostraba tímidamente que algo no andaba bien puertas adentro, podría decirse que aquel ejercicio de abstracción le vino que ni pintado para desahogarse. Pero en Echo ya no hay miedo por esconder ni uno sólo de sus pensamientos, aquí ya no hay pretexto argumental que valga, rock sangrante nada pretencioso, eficaz y con el único hilo conductor de su propia experiencia vital y con los recuerdos grabados a fuego.

Por Amor A la Música: Herb Alpert y Lani Hall / Herb Alpert & the Tijuana Brass - "The Lonely Bull" (1962)

febrero 15, 2014 6 Comentarios
Esta semana Bernardo de Mi Tocadiscos Dual nos propone la pareja Herb Alpert y Lani Hall, para ello se sirve del disco Sun Down Lady de Lani Hall. Interesante propuesta en cuanto a decubrir la importancia de este hombre en el devenir de la música digamos easy listening situada de manera equidistante entre las producciones soberbias y el toque latino/mexicano.

De la vida amorosa de la pareja poco sé que no hayáis indicado ya, pareja bien avenida que al menos delante de los focos y hasta el día de hoy parecen mirarse con los mismos ojos de tórtolos.

Band Of Horses - Acoustic At The Ryman (2014)

febrero 12, 2014 6 Comentarios

Los Band Of Horses me gustan de todas las maneras, con sonido indie-rock, con sonido americana, con sonido mojado de reverb y sin él... y del que me faltaba, con sonido en directo me chiflan. Directo que resume dos noches en el Ryman Auditorium de Nashville en formato acústico reinterpretando diez canciones de su repertorio.

A estas alturas ya poco me importa que no sean tan bien considerados o que ya no sea su momento, como me dijeron en cierta ocasión, puede que su anterior disco sonara a tantas cosas conocidas que fuera fácil despistarse y darle un pelín de estopa con aquello de que si sonaban a America y tal y tal, era evidente, pero a decir verdad la producción no tenía ni un "pero" y había unas cuantas buenas canciones que sobrepasada la novedad, calaban.


Este grupo para mi ya está a otro nivel, ni más alto, ni más bajo, más bien a su bola, con sus particularidades y con su manera de escribir canciones. Ahora con este directo estoy convencido que gustará más a quienes hasta ahora habían visto en Band Of Horses otro de tantos grupos del saco del indie-rock americano. Este despojarse del efectismo del estudio y los crescendos a base de power-chords, les acerca como nunca a las verdaderas raíces de su música, al folk, al country-rock de principios de los 70, a los Eagles y a tantas cosas buenas, y si además viene de la mano de unas grandes composiciones, que no estan todas las que son pero si son todas las que están, podría funcionar más que como una compilación, como un punto y a parte, o mejor, como un disco con entidad propia.

Lo tenían fácil para meter unas cuantas canciones impepinables más, pero de todos los singles que ha sacado hasta la fecha, en el tracklist no está ni The Great Salt Lake, ni Laredo, ni Is There A Ghost, cosa que hubieran lucido bastante bien, si está The Funeral que es y será una de sus obras maestras, eléctrica o acústica, que me la den con patatas si quieren, como Factory, una de mis preferidas del grupo y que asombrosamente con el arreglo de piano no desmerece para nada respecto a la perfecta producción en Infinite Arms. Y otra de las joyas de su repertorio es Detlef Schrempf, aquí a piano y voz, sublime. De sus más recientes reluce Everything's Gonna Be Undone, la original de Mirage Rock me pareció un caramelo, un temazo, la versión aquí no se diferencia demasiado de la original, un bluegrass-pop precioso, con el añadido que supone mantener esas harmonías en las tablas, tiene su mérito, otro de los buenos momentos.

A remarcar además la voz de Bridwell, gran protagonista, aquí sus mejores canciones pasadas por el filtro del acústico funcionan a la perfección como el supuesto examen que debería pasar todo interprete que pretenda ser bueno. Un buen directo para medir las canciones más antiguas con el barniz actuál de tintes menos indie-loquesea y más rock-clásico, al igual que para probar en las mismas condiciones si sus últimas canciones son tan grandes como las que les hicieron triunfar. En definitiva, los Band Of Horses suenan grandes en este pequeño acústico.

Detlef Schrempf es una de las joyas de su repertorio, suena a gloria


Grabación de su gira acústica interpretando Everything's Gonna Be Undone

1.Marry song (Cease to Begin)
2.Slow cruel hands of time (Mirage Rock)
3.Detlef Schrempf (Cease to Begin)
4.Everything's gonna be undone (Mirage Rock)
5.No one's gonna love you (Cease to Begin)
6.Factory (Infinite Arms)
7.Older (Infinite Arms)
8.Wicked gil (Everything All the Time)
9.The funeral (Everything All the Time)
10.Neighbor (Infinite Arms)

Micah P. Hinson - "The Baby & The Satellite" (2005)

febrero 08, 2014 2 Comentarios
Es gratificante volver a escuchar de nuevo las American Recordings de Cash, discos que los años no hacen perder un ápice de su grandeza, y no sé porque extraña regla de tres, suele seguirle Micah P. Hinson. Y eso que es difícil otorgarle la misma autenticidad si atendemos a su fecha de nacimiento en el carné, aunque la música está ahí, y con veintitantos años el muy jodido consigue transmitir lo que un viejo bluesman, sin golpes de efecto ni artimañas, con su guitarra, unos cuantos acordes y arreglos más bien austeros, y donde su voz es el mejor instrumento en unas canciones que se arrastran entre melancólicas, tristes y extrañamente reconfortantes, puede que debido a cierta socarronería cuando afronta mil y una penas.


"Odio las canciones que te hacen pensar que no sirves para nada. Odio las canciones que te dicen que has nacido para perder. Que no le sirves a nadie. Que no sirves para nada, porque eres muy joven o muy viejo, muy gordo o muy delgado, muy feo o muy ésto o aquello. Canciones que te deprimen o canciones que se ríen de ti por tu mala suerte o tus desgracias. Quiero luchar contra esas canciones hasta el último aliento y la última gota de mi sangre. Quiero cantar y demostrar que éste es tu mundo, aunque te haya golpeado y te haya tumbado docenas de veces. aunque te haya golpeado y arrastrado. Sin importar el color, tamaño ni constitución, quiero cantar canciones que te hagan sentir orgulloso."
Woody Guthrie