Jonny Kaplan and The Lazy Stars - Ride Free (2002)

"Ride Free es un disco de rock, con un toque Gram Parsons, una sola escucha de la canción que da título al disco te aclarará lo que quiero decir con rock. Hay letras como 'Hermano, tienes algo suelto? Mi depósito está vacío y tengo que llegar a la frontera del condado para el concierto de mañana'. Es Easy Rider. Es Sam Peckinpah. Es música que evoca a granjeros hippies fumetas conduciendo tractores con gasolina vegetal." Jonny Kaplan
No quepo en mi de gozo ante la notica de la visita de Jonny Kaplan a principios del año que viene con los últimos coletazos de la presentación de Sparkle and Shine, quien sabe si nos adelantará canciones de su próximo disco. Hoy tengo de visita en la Route el disco con el que descubrí a este singular artista, y es que aún hoy en día y contra todo pronóstico (por la gran oferta digo) sigo recurriendo a Ride Free, un gran catálogo de rock americano, título que casa muy bien con su aura hippie de vida al día y carpe-diem, también con su música que bebe de las fuentes americanas en su sentido más amplio, country-rock, roots arenoso, rock setentero... estilos que hace suyos a base de grandes canciones.

En sus inicios logró telonear a Emmylou Harris y Shane MacGowan con el grupo Hummingbird, pero aquel grupo no llegó a nada. Fue la llamada de Christopher Thorn de Blind Melon, que tras la muerte de Shannon Hoon le pidió que cantara con ellos. Esta colaboración fue la semilla de su debut en solitario, que además tuvo la suerte de contar con importantes músicos en nómina, miembros de Wallflowers, Lone Justice, The Posies, The Byrds y Blind Melon. Aquel disco sólo vió la luz en Europa bajo el ala de una discográfica independiente, Bittersweet Recordings, pero sirvió para que su nuevo proyecto con The Lazy Stars se consolidara como una de las bandas a tener en cuenta de los sonidos con base californiana. Después de un debut muy bueno editó el disco que tenéis en portada, y a este le siguieron Seasons y Sparkle and Shine, también fantásticos, Jonny Kaplan no tiene disco malo.

Ride Free fue producido por Dusty Wakeman (Lucinda Williams, Dwight Yoakam...) con las colaboraciones de Doug Pettibone de la banda de Lucinda Williams, Rami Jaffee de The Walllowers y Skip Edwards de The Flying Burrito Brothers, además The Lazy Stars. Ride Free deja atrás el sonido pedal steel y guitarras suaves que poseía California Heart muy en la onda de Neil Young, otra maravilla, liberando aquí a la banda de la etiqueta de alt-country, y ampliando la paleta a base de guitarras.

El disco engancha desde el principio con Hidden Treasure, uno de los momentos de gran lucidez en su carrera, una canción obra maestra y que tengo muy arriba en mi rankin de preferidas. Se acerca al hard-rock en Ride Free, la canción que da título al disco, es simplemente brutal, pero ojo que el disco tiene su punto acústico con temas como Stick Around, fantástico, la balada High Desert Love Song no se queda atrás, enamora desde el principio con su fantástica línea de guitarra, y me recuerda mucho aquello que a Tom Petty le sale tan bien cuando hace lo propio con su rock soleado, la otra balada del disco es Out Along The Highway en un tono más triste y de espíritu solitario. Y no puede quedar uno indiferente antes joyas como Damaged, los pies se te moveran solos, y su versión acústica Damaged pt2, sólo confirma la grandeza de la composición. The Best Is Yet To Come hace que no baje el nivel, esa harmónica tan Dylan y una tonada con el optimismo por gasolina. Hasta el final con la fantástica Greasy Spoon, un country de carretera que deja un muy buen sabor de boca, hay mucho poderío en este tracklist.

Admiro mucho a este artista, un tipo con pinta de haber salido del verano flower-power pero que sabe como sacarle partido a una guitarra. Y este disco me parece perfecto para cuando sientas la necesidad de montar en una motocicleta, sentir la calidez del sol en la cara y dejar la melena (que quede) al viento, ¿Quien quiere más pudiendo conducir en libertad? Las propias palabras de Jonny Kaplan desentrañan a la perfección el mágico misterio de su música. Ride Free es como una road movie que recorre el rock de costa a costa, sucio por el polvo del camino, empapado de un country de taverna directo y crudo, y con las maneras del mejor rock americano. Muy recomendable.

Comentarios

  1. Fantástico post, Chals. Vaya alegrón me has dado con la noticia de su próxima visita, no me lo perderé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias papito, en Febrero para ser exactos. Saludos

      Eliminar
  2. Notición, ademas viene por Bilbao, uno de los que caera seguro el proximo 2015. Gran crónica de un disco que es auténtico y que describes genial.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Addi, desde luego será un gran concierto, esperemos que no tarde mucho en sacarse otro discarro de la guantera. Saludos Addi

      Eliminar

Publicar un comentario