J.J. Cale - Really (1972)

"...pasemos del obituario y empecemos a hacer justicia a su legado. Really es una joya a recuperar..."


Pese a las escasas valoraciones que se le otorgaron en su momento, la mayor parte de los discos de J.J. Cale no bajan del notable, me alivió saber, hablando con algunos exiliados, que no estoy sólo en esta apreciación. Por tanto urgía por mi parte exiliar a este artista y traerlo a este espacio de puro amor por la buena música, que aunque lleva el unsung grabado a fuego casi desde el principio de su carrera, su música nunca sonará pasada y permanece viva, lista para ser explorada cuantas veces haga falta.

Hace casi un año que J.J. Cale nos dejó, una temporada digamos fatídica para el rock, también Lou Reed y Jason Molina se nos fueron (entre muchos otros), los tres conocidos aunque en mayor o menor grado sus obras no lo son tanto como se piensa o al menos con la profundidad que merecen. Pero no querría detenerme haciéndoles una simple y bonita esquela mucho más allá de todo aquello que podrían haber hecho y que la parca nos quitó, una auténtica lástima. La verdad es que continúa clamando al cielo lo desconocido de su obra, que sin ser yo un entendido de la vida y milagros de J.J. Cale, al menos tengo la mínima decencia melómana de no tomar como verdad las reseñas infames que sobre la obra de Cale se han vertido en este disperso mundo digital, y en su día al papel, y eso que me dejo de lado el hecho de que los principales tabloides y ganapanes varios que en teoría deben contarnos la verdad dentro de cierta actualidad, se limitaron en mayor medida al obituario de rigor y a las frases aprovenchando títulos de canciones conocidas para el juego de palabras de turno, medianoche, brisa... etc.

El sr.Cale venía de patearse toda una década sixtie con la guitarra a cuestas, no era un inexperto cuando empezó y considero, empero, que sus discos bien merecen una revisión más allá de su debut Naturally, conocido por el After Midnight que popularizó Eric Clapton, incluso por la preciosa Call Me The Breeze, y de su reconocido Trobadour, disco donde mayormente coincide crítica, público y todo el mundo. Pero señores, discos como Okie y el #8 a mi me suenan a gloria bendita, aunque hoy me detengo con este back to vinyl en este Really que guardo en formato sagrado como una joya, además joya escondida de su discografía, ya difícil lo tenía Cale ante la actualidad reinante a principios de los 70. Y no, no me voy a meter con el sr.Clapton que es otro señor artista que merece un respeto porque en su haber se encuentran algunas obras de quitarse el sombrero, y porque él mismo nunca ocultó el hecho de que J.J.Cale fue un bote salvavidas en determinadas ocasiones/canciones, y si se ha terciado hechar un cable, el homenaje o el tributo allí ha estado él. Aunque si Clapton en algún momento fue Dios, aquí el sr.J.J.Cale al menos debería otorgársele el título de Espíritu Santo.

Y es que el espíritu de J.J.Cale permanecerá siempre sentado en el porche trasero con su guitarra, con su característico sonido tranquilo, perfecto chill out orgánico de new orleans con el que supo vestir de gala el blues y el folk con detalle jazzy, que ojo, hay porche trasero, pero también hay trenes, carreteras, añoranza del hogar, calles de la gran ciudad, en definitiva, blue-eyed blues de mucha verdad... Lo suyo puede que no fuera desgarrarse las vestiduras, ni plantarse a voz en grito en las tablas, cosa que no debiera quitar ni un ápice de interés a su discurso, lo suyo era recrearse en el sonido de su guitarra, sacar portentosos riffs de estilismo casi zen. Para ejemplo este disco. Todo en Really está en su sitio, suena perfecto, con la sensación muchas veces, y permitidme la licencia, de esa aparente libertad de los versos de un Coney Island Baby pero de campo, discurso llano que más que contar sugiere haciéndose flexible a cada cuál, y un plantel en nómina  de órdago, Cale sabía lo que se hacía, además el hecho de que se grabara parte en Muscle Shoals, y parte en Nashville prácticamente describe la verdadera grandeza de J.J. Cale y de este disco. 

No os fiéis de lo que leáis por ahí, como dice la primera canción: lies lies lies, mentiras, aquí ya de entrada en Lies encontraréis la maestría de After Midnight, donde no se trata sólo de servir al ego del artista titular con canciones centradas en la guitarra, hay mucho detalle donde los teclados son básicos, cosa que queda patente en la fabulosa Everything Will Be Alright, y el órgano de Right Down Here, sin faltar esos punteados tipo Changes soltados como quien no quiere la cosa y de los que Knopfler, con todo el respeto, ha sacado tanto rendimiento económico. Y del country en If You're Ever In Oklahoma, al delicioso toque swing en Ridin' Home, aquí la harmónica del sr.McCoy lleva la tonada al podio de gran canción pom, no se quedan atrás otras como Soulin' que sin ser la panacéa de la modernidad parecen grabadas ayer, más por un sonido y una producción más allá de modas, percusiones a ritmo urbano en Playin' In The Street, excelente la revisión del blues clásico popularizado por Muddy Waters en Mo Jo y cierre con vuelta a Tennessee en la también formidable Louisiana Women.

En Really se encuentra el placer de las cadencias suaves y bien tocadas, banda sonora que considero perfecta junto a mis jazzmen  noctámbulos del alma para que me acompañe en los atardeceres de color anaranjado al compás de los sonidos de la noche, con sus grillos y el primer aire fresco nocturno que viene a aliviar el calor sofocante, Cale yace sentado junto a mi en el banco de madera, en la penumbra, cerveza fría, un cigarro y la aguja libera Really, mantras para dejarse llevar, cerrar los ojos y balancear la cabeza al ritmo de su slow boogie y sus historias de perdedores, trenes y vueltas a casa, crónicas perfectas para recapitular las andanzas diarias y dejar correr las asperezas abrazando la noche. 

Si la eternidad se trata de permanecer vivo a través de la belleza creada en vida, J.J. Cale dejó en en este Really y en poco más de media hora una inmensidad eterna de buena musica que pasa en un suspiro y te invita a repetir, adictivo y de sonido cuidado al detalle, pasemos del obituario y empecemos a hacer justicia a su legado. Really es una joya a recuperar.



Escrito originalmente para Exile SH Magazine

Comentarios

  1. Efectivamente un disco y un artistazo a reivindicar siempre, de los que ya no hay... saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tendremos algun disco que redescubrir en su inmensa discografía. Saludos

      Eliminar
  2. Lo conocí gracias al disco que Clapton le hizo. Fabuloso artista. De todos los discos que he podido escuchar, me encanta, especialmente el 'Crazy Mama'. ¡Anda que no le deben Jerry García o a los hermanos Van Zandt.

    Un abrazo, Chals. Un placer siempre leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te lo pierdas Alex, de su estilo han sacado mayor rendimiento económico Clapton y Knopfler, con eso te lo digo todo, pero si buscas entre sus discos encontrarás verdaderas maravillas, sigue por Naturally y Okie, por decirte dos. Saludos

      Eliminar

Publicar un comentario