Texas - Mother's Heaven (1991)

Hace mucho mucho tiempo le prometí a un amigo que me traería este disco a la Route, segundo de la banda escocesa Texas, lo sé, es uno de esos grupos que no le queda bien a un tipo que pretenda recomendar buena música con todo lo que tenemos a nuestro alcance, podría incluso encuadrarse como guilty pleasure, pero con estas edades estoy yo para guilty's, lo dejo con pleasure a secas que para el caso igual voy a quedar.

El debut de los escoceses es mundialmente conocido aunque en la memoria ha quedado como parte del paisaje mainstream de aquellos años, y es que Southside contenía el famoso e hipertérrito de las kisses-efe-emes I don't want a lover, aunque entre las menos conocidas habían canciones que han envejecido muy bien como Prayer for you, Future is promises y la que da título al disco, una joya.

Un grupo de sus características lo tenía realmente mal para alzar el vuelo después del mega éxito, al menos hablando en términos de ventas, en lo musical tenían dos bazas que para mí ya de por sí aseguraban una calidad mínima y que además son primordiales para este disco, una es por supuesto Sharleen Spiteri, amor platónico de juventud que siempre me trajo de calle, aquí con voz más segura y potente, la otra baza es Ally McErlaine, un chico en apariencia más bien frágil (no sé si me explico bien), en su momento siempre le vi (para que me entendáis mejor) como un buen recambio para Bernard Butler en Suede, su técnica a la guitarra es realmente buena para como estaba el patio en aquel entonces en cuanto al Top Of The Pops se refiere, blues muy bien digerido y un toque slide que sin ser virtuoso si era refinado y único en su ecosistema.

El sonido de Mother's Heaven es denso y no tan fácil de digerir como su predecesor, tiene esa aura oscura de desencanto de los discos de bajada de la ola, además, de ponerle un pero a la producción me metería con la sección rítmica que sonaba un algo, o un mucho, a piño fijo, un tratamiento más acústico hubiera dado a este disco un aire mucho más atemporal, un "pero" menor a juzgar por el total del disco, que para mí es sin lugar a dudas superior a su debut, aunque todas las reseñas mundiales digan lo contrario.

La apertura señala sin tapujos sus querencias básicas con una banda funeraria de New Orleans sonando a lo lejos, rota ante la imponente densidad que introduce Mother's Heaven, primer canción que da título al disco, sección rítmica potente y riffs marca de la casa, en cierta manera continuista de su anterior mega-hit en versión darkness, aunque aquí la voz de Spiteri ya se denota superior y sentida hasta rasgar, Why Believe In You demuestra lo que digo de Ally McErlaine, es un muy buen guitarra, y el gospel particular de Sharleen que se despliega sin contención alguna y a chorro, Dream Hotel baja la intensidad instrumental que no la vocal, voz privilegiada la suya en este tonada más cercana al pop. Y llega una de mis favoritas, This Will All Be Mine, una de esas joyas escondidas en su discografía, Sharleen Spiteri con acompañamiento minimalista de bajo, slide y algunos acentos de batería, etérea y sugerente. Y en el ecuador del disco Beliefs, la más extensa, casi 7 minutos, canción que habría elegido yo de single por representar como ninguna el espítiru del disco, aire ochentas con producción noventas, denso, oscuro, una Sharleen que se sale y un solo de guitarra que haría enrojecer al mismo Slash por esos años, magistral. 

Por la segunda cara empezamos con Alone With You, la tonada más amable y single que les salvó del ostracismo, slide-gospel para masas con un coro para anotar en dorado, Maria McKee, ahí es nada. In My Heart me suena a autoplagio de la segunda canción de este mismo disco, además el tratamiento de la sección rítmica, demasiado producida, no le favorece, eso sí con un solo de guitarra de caerse de espaldas. Waiting es a Mother's Heaven lo que Southside a su disco, una instrumental que en este caso suena a descanso publicitario o carta de ajuste, menor pero no molesta, en el tramo final del disco se lamenta Sharleen en Wrapped In Clothes Of Blue con lucimiento de Ally en una canción casi a ralentí, hay que ver lo desaprovechado que estaría este chico a partir de su 4º disco, y por favor, dadle al video de abajo, Return es una de las mejores canciones de Texas, olvidada hasta por sus propios fans acérrimos, delta-blues de muchos kilates, voz y guitarra en estado de gracia, consiguen aquí una de esas canciones que los amantes del roots y delta-blues deberían llevar en procesión río abajo por el Mississippi. Y cierra Walk The Dust donde la voz y la acústica son cortadas por la densidad propia del sonido de Mother's Heaven.

Un disco considerado menor situado entre dos discos con mayor acogida, no puede decirse que sea redondo pues falla al menos en tres de las canciones, eso en un tracklist de once le asegura el notable, pero aun hoy en día me continúa encandilando, por supuesto llegaría su siguiente disco Ricks Road, su mejor LP unas décimas por encima de White On Blonde. Lo que queda claro en este disco es el talento de Sharleen Spiteri y Ally McErlaine, lástima que con los años no supieran gestionar sus grandes dotes, fue un error centrar la imagen/sonido del grupo en Sharleen Spiteri a partir de White On Blonde, y ya en The Hush que pareció rejuvenecer, sexy a más no poder, pero la música... y eso que intentaron volver a la senda, pero con poco acierto. Lo dicho, Mother's Heaven un disco único y con unas cuantas joyas olvidadas a tener en cuenta.


Comentarios

  1. pues a mi Texas siempre me han gustado bastante. cieto que cuando la niña fue de sex symbol bajaron un montón pero es indudable que terine feeling y un a voz que para que Sus tres priemros trabajos son magnificos

    ResponderEliminar
  2. Atrevidisimo post de una banda que, al igual que muchos musicos de la epoca, fueron solo capaces de redondear 2 o 3 trabajos...o compré en primero y el tercero....despues indeferencia absoluta. Repito lo de atrevida y brillante entrada. Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario