Back To Vinyl: Elliott Murphy - "Just A Story From America" (1977)

"Just A Story From America" es el cuarto disco de Elliott Murphy, cuarto intento por conseguir llevarse su pequeña parte del tarro de las mieles del éxito, cuarto disco que le confirma como autor maldito del rock.


No hay cosa más bonita en esta vida que alguien se acuerde de tí, aunque si que hay algo que puede convertirlo en más grande cuando un día de improvisto recibes vía correo ordinario, que en esta ocasión fue extraordianrio, un paquete con dimensiones vinílicas y dentro esta maravilla de los setenta firmada por Elliott Murphy, su cuarto disco Just A Story From America del 77.

Ante todo eternas gracias a Joserra, es extraño que aún sin habernos estrechado las manos y estrujado en abrazo fraternal, te sienta y perciba como alguien especial, tienes ese don y yo tengo la suerte de, siendo un huraño como soy con miedo a los tumultos, poder conocer a alguien como tú. Y es que Joserra vió Just A Story From America en una gaveta, edición española de 1977 en perfecto estado y fue a acordarse de mí, y como es un apasionado como pocos y además sabe que Bruce me crió, no pudo remediar presentarme a mi desconocido tío putativo, eso ha resultado ser, como un pariente a quien no conocía y con el que debía recuperar el tiempo perdido. Desde que recibí esta maravilla lo tengo en reunión familiar acompañado por Born To Run, Coup De Grâce y Transformer, ahora el trocito de romanticismo rock de New York que guardo, tiene otra pieza más de este puzzle musical único, y además casa perfecto con mi consigna Back To Vinyl, y es que hay discos que se grabaron para escuchar en vinilo, y este es uno de ellos.

En los 70 la carrera de Murphy nada tenía que envidiar en términos artísticos a la de Springsteen, sólo que a Elliott Murphy puede que le faltara tener un manager tan obstinado y de prácticas un tanto dudosas como Mike Appel. Y es que el Rock tiene esas mentiras de los libros de historia escritos por la pluma del vencedor, donde Elliott Murphy aparece como una nota a pie de página, y merece su reconocimiento y su fuente 'encabezado', igual que lo merece al mismo nivel Willy DeVille, y tantos otros a quienes los titulares y las reglas mercantiles no han favorecido tanto. Los poetas de la fender les llama Joserra, además es de obligada visita la serie de artículos que dedicó a Elliott Murphy en Rockandrodri Land, la pasión y la educación musical nunca se han conjugado de manera tan fluida en esta visita guiada por los años de su grandeza setentera.


Aquí hay canciones que por si solas son POMs absolutas. Abre Drive All Night que nos lleva por la ruta 66 en su T Bird llamado Teenage guiados por un riff de farfisa inconfundible, directos a Summer House y aquellos veranos de cielos rojizos sin más preocupación que vivir y unos arrangements de orquesta que a mi me hacen visualizar el mediterraneo en calma y al atardecer. La canción que da título, Just A Story From America, con su toque sonoro europeo y más ecléctico marimbas incluidas, explica el motivo central del álbum y su particular visión del denostado sueño americano. Y la, ahora imprescindible para mi, inmensa balada que en su inmenso putoamismo total titula tal cuál Rock Ballad, porque lo suyo no es reflejar la vida diaria del vecino de en frente, lo suyo es mantener el rock'n'roll separado de la realidad y evocar ese mismo misticismo musical que mamó de pequeño. La guinda de esta cara es Think Too Hard que es una delicia, una de mis preferidas, el rascar de la acústica y el fraséo marca Murphy inconfundible con el coro de poso Brill Building del pop de los 60, esto es aunténtico romanticismo rock'n'roll.

Que manera de cerrar la cara A para que cojas la B totalmente rendido al sonido que desprende el vinilo al rascar con la aguja. Abre Anastasia que enlaza con esos coros de fantasía y esa acústica en una de las grandes baladas escondidas en la historia del rock, aquí todo el equipo, coros, Murphy, arreglos, piano más Bittan que Bittan, lo dieron todo, si esto no merecía estar en el Olympo de la fama nada lo merece, así que dió al malditismo rock el toque de clase y distinción de Murphy. Un placer que continúa su recorrido y necesita bajar la intensidad porque para la bajada de la montaña se necesita dosificar el oxígeno y para ello Darlin' es perfecta para bajar la intensidad pero no así el ritmo, en este rock que me remite, permitidme la licencia, al rock'n'roll del primer Bowie que da vida al propio imaginario murphyano a base de sus referencias literarias y fílmicas, y Let Go que como dice Joserra aparenta una canción menor pero es una auténtica delicia, desde la harmónica, pasando por la acústica y ese slide que le da un carácter único, y no puede cerrarse un gran disco sin una gran canción, y es que Caught Short In The Long Run está sacada directamente del limbo de esas últimas canciones, junto al Moonligh Mile de los Rolling Stones, y que acaban siendo tan importantes e imprescindibles como las primeras canciones, epopeya murphyana y ese catártico "you know romantics may run free in the darkness" un verso para tatuar situado en el punto más alto de todo el romanticismo de Just A Story From America.

Se supone que con este disco Elliott Murphy debía por fín conquistar la fama y popularidad que tanto buscaba y tan necesaria en unos años setenta donde estar en una discográfica era tan esencial, la oportunidad se presentaba clara, fichó por la CBS (Dylan, Springsteen...), y se dispuso a manos del artista todo lo necesario, grabado en Londres para más señas en plena eclosión punk, y con Mick Taylor y Phil Collins como colaboradores especiales. El sonido está cuidado aunque sus fans de base acusaron cierta pretensión, los coros de catedral, los arreglos de cuerda delicatessen, con un toque europeo y unas letras de lirismo insuperable, cosa que por cierto es una de sus grandes bazas, este disco es de lyrics en mano.

Un disco para escucharse a dos caras en vinilo a ser posible. Y Elliott Murphy un artista a redescubrir, su obra 70 no tiene peros, y este es un grandísimo disco que ahora guardo como oro en paño. Clásico.


Gracias Joserra!
No os perdáis Just A Story From America en Rockandrodriland

Comentarios

  1. Un verdadero clásico, sí señor.
    Gracias, Chals.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gran clásico escondido. Discarro absoluto. Saludos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Mi primer disco, ya no soy virgen. Saludos

      Eliminar
  3. De los nuestros Chals, este es de los nuestros, como Joserra. Vino a Huelva hace unos años y fue emocionante (no estamos acostumbrados a conciertos como aquel, jeje) Me encantó, hizo algunos temas de ese disquillo.
    Abrazo gigante, suertudo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lástima las distabcias, haríamos una buena pandi de los nuestros. Me falta verle en directo. Saludos

      Eliminar
  4. Compositor, cantautor, novelista, productor... A mí me encanta Aquashow. Éste no lo he escuchado. ¡Un abrazo, Chals!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquashow creo que será el siguiente. Un tipo polifacético. Saludos

      Eliminar
  5. Maravilla de post, Chals, disco impresionante y qué envidia el disfrute en vinilo. Sus cuatro primeros discos imprescindibles, al igual que casi todo lo demás. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la intención amigo, de Aquashow hacia arriba. Un gran descubrimiento. Saludos

      Eliminar
  6. Un disco que es parte de mi vida esencial, una especie de Born To Run más europeo, en cuanto lo ví dije: éste para Chals. No calculas todavía cómo puede llegar a incorporarse a ti y a los tuyos disco semejante. Yo recuerdo en la mili, año 90, yo ya 25 tacos, en un puto sinsentido y en la litera del cuartel de Cáceres escuchando a escondidas Rock Ballad y llorar de añoranza: de mi Bilbao, de mi gente, de la libertad, de mis discos grestests Hhits de Aretha y Otis...De hecho en los ochenta en directo, al primera vez que le ví enlazaba a Rock Ballad , el I´ve been Loving you too long, la eterna balada soul de Big O. Me alegro de que hayas redactado la entrada prometida y yo la imprimo y la meto con mi copía que es holandesa , por cierto.La compré de importacción hace ya tantos años. Un santo grial.Un abrazo, Elliott es uno de los nuestros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha costado, el post me debía salir solo. Otro de los grandes descubrimientos que me haces. Aunque hacerlo en vinilo tiene un valor añadido, siempre lo tiene. Saludos y eternas gracias.

      Eliminar

Publicar un comentario