Bruce Springsteen - "High Hopes" (2014)

Después de filtrado a la red misteriosamente, como casi todos los discos a día de hoy, llega "High Hopes", el nuevo disco de Bruce Springsteen para este 2014. 


Cuando Bruce saca disco todo el mundo da su opinión desde el minuto cero, continúa dando de que hablar, y como no, toca dar mi opinión. El rango de opinión es amplio, aunque se suele tender a la desmesura, desde sus detractores a ultranza que no le perdonan desde su posado a la Julito en el coche del amor, hasta los seguidores incondicionales que se emplean a fondo desarrollando las consignas que Jon Landau va dejando como migas de pan, si ayer fue "experimental", ahora toca "anomalía", por su carácter de colección de descartes y canciones recuperadas, algo que no extrañará al más entendido puesto que su obra siempre se caracterizó por este corta y pega, incluso con clásicos como The River.

Uncut le da un 9/10 en el número de febrero, me parece desmesurado pese a tratarse de una de las publicaciones que más respeto, y allmusic tres estrellas y media!!, con lo que son ellos para regalar astros, y la Rolling Stone cinco y media!!!, a veces me imagino a Mike Appel recurriendo a la payola a escondidas, porque otra cosa. De todas, la reseña de Julio Valdeón para Efe Eme es con la que más me identifico, me parece una de las mejores y no por benevolente, más por lo acertado en su reflexión. Ésto viniendo de un ilustre springsteeniano tiene su valor añadido, pocas reseñas se harán, tanto por arriba como por abajo, con la voluntad de medir el nuevo trabajo de la manera más justa y objetiva, se nota que por el amor real hacia su obra y no por un acto de fe. Yo también quiero a Springsteen y no pasa nada por admitir que no anda fino, que le vendría bien despegarse de la banda y de Landau, pasar una larga temporada en su granja y probar de vez en cuando con un Joe Henry o un Warren Ellis, hay muchas formas de ser moderno, que sí, que el tema conciertos es muy recurrente y es un hecho contrastado que ni los Stones de ahora le tosen, Bruce continúa teniendo talento y no es un caso perdido, tiene el soul, es honesto, pero High Hopes vuelve a ser un disco regulón al que le veo muy pocos buenos detalles. Vamos al despiece.

High Hopes, la canción que abre el disco y adelanto, no me gustó desde el primer momento, está bien remitir a The Havalinas pero no me aporta nada, las cajas de ritmos no me gustan, y Morello es un buen guitarrista pero los efectos que utiliza me gustan menos que las cajas de ritmos. En cambio Harry's Place es diferente, el saxo noctámbulo de Clarence, el ambiente lánguido no tiene porque significar falta de calidad, no es rock pero es una canción bien construida con una letra muy buena, es radio fórmula pura y muy producida, de las pocas que la producción le favorece.

Decir de American Skin (41 Shots) que es ñoña me parece muy simple e injusto, y más con una temática como la que trata, la interpretación no tiene pega alguna, considero que poca gente tiene la capacidad de expresar con este tacto y rabia contenida el incidente que la inspiró, la canción me parece muy buena admitamos que la del directo en New York es mucho mejor, de acuerdo. Just Like Fire Would es una gran canción, pero así como la versión de los Havalinas me horroriza, éesta de The Saints es un buen momento del disco, se acerca a lo que se supone que sus detractores le exigen. De Down In The Hole y Heaven 's Wall poco que decir, no me gustan nada, no son malas, easy listening radiable al cien por cien, me resulta la primera anodina y la segunda excesiva incluso con el buen buen coro de gospel.

En Frankie Fell In Love la producción se hace notar poco, y esto es un punto a favor, además Morello y sus efectos no están, otro buen rock directo de guitarras, aunque la letra puede que sea la más flojita, anecdótica, simpática diría yo, la manera de cantarla Springsteen la hace mejorar. Y This Is Your Sword también sin Morello y con la parte celta mejor empastada,carece de la compresión de sus hermanas en la Bola de Demolición, lo mismo me pasa con Hunter Of Invisible Game, es sencilla y pequeña, si se trata de no ser excesivos esta canción me parece cálida y acogedora, de mis preferidas y de las mejores letras del disco, cuando Springsteen se pone meloso y habla de buenos tiempos y redención nadie le gana, y aunque no lo parezca participa Morello (se le habrían fundido los plomos de la pedalera supongo).  

The Ghost Of Tom Joad (de uno de sus mejores discos más allá del Río) es una grandísima canción estropeada por la única parte de Morello que podría haber estado bien el disco, me gusta su voz pero cuando saca el escaparate de efectos de guitarra me llega a dar vergüenza ajena, le quitas minuto y medio de guitarra y la canción es de diez. The Wall no me dice nada de nada, una textura sonora diseñada para sonar de fondo y ser agradable, poco más, y Dream Baby Dream otra versión en este caso los Suicide, una de las clásicas de su repertorio de directo, la esperaba con ganas y quizá por eso me haya resultado un gran desencanto comparada con cualquiera de las versiones aparecidas en los bootlegs, es el sonido frío y supuestamente moderno de la producción, junto con el elemento principal que convertía esta canción en algo especial, la comunión con el público.

En difinitiva, está por debajo de lo que estoy leyendo en los círculos de sus seguidores, y a su vez por arriba de quien no le da cancha alguna, aún así hay canciones que me gustan. Su interpretación es certera, no falla por ahí, las letras no se puede decir que sean obvias, siempre me gustó como letrista, y pese a considerarse un disco de descartes (truco de Landau) guarda cierta temática, planéa el desencanto pero siempre sin perder el norte, hay denuncia social pero no tan obvia, más humana y con los pies en el suelo, da la sensación de querer despertar cierto cambio pero no en el sentido comunitario de Death To My Hometown (un temazo digan lo que digan), más en el sentido individual. Además puede decirse que las líneas y riffs de guitarra están más presentes en este disco, es más guitarrero que Wrecking Ball, por Morello supongo, aunque la mayor parte de las veces resulta un tanto previsible y cansino. A Springsteen le sobra querer estar en contacto con ese supuesto sonido "moderno" que no lo es tanto, las cajas de ritmos y loops dejaron de ser modernas hace mucho, y por desgracia Morello y sus efectos son su enlace hacia una supuesta actualidad en el rock, lo mismo respecto a la producción, cuando creía que nos habíamos deshecho de O'Brien, se aferra a Ron Aiello, menos excesivo que en la Bola, pero igualmente frío.

Tengo la sensación de que está huyendo de su tercera edad, músculos, ropa ajustada y poses de guitar-hero, así que tardaremos en verle en su granja cuidando vacas con unos kilos de más y poco pelo, eso si la parca no le pilla arriba en las tablas en uno de sus maratonianos espectáculos (que tarde muchos años), lloraré años y más si sucede sin unas dignas American Recordings. Respecto a que Springsteen se sienta continuamente en deuda con la sociedad y pretenda convertirse en una especie de portavoz, no lo veo un problema incluso con su condición de multimillonario, la empatía no entiende de clases y por lo que sé más allá de las leyendas urbanas y de los foros, Springsteen es un tío honesto incapaz de fingir un papel, no con estas temáticas aunque las sienta desde el televisor de su mansión. Dicho ésto y cerrando la crítica, puntúo con la mayor lógica posible y teniendo en cuenta tanto los aciertos como los fallos. Un suficiente... suficiente para quienes nunca le ponen un pero, pero muy poco con una discografía como la suya. Sigo esperando.

Publicar un comentario

4 Comentarios

  1. No se el motivo de Springsteen para sacra este disco pero no aporta nada en su discografia. Ni las versiones son muy conseguidas ni las regraciones mejoran lo antiguo. Espero que a mi parecer este patinazo no continue .

    ResponderEliminar
  2. Voy ahora mismo por la segunda pasada y supongo que dejando de lado la espantosa High Hopes, el disco en conjunto es irregular pero tampoco está tan mal. Me ha dejado con la boca abierta la versión de The Ghost, precisamente estos días que he repescado el disco, me parece una versión revolucionaria, como tener un abrigo de esos reversibles y haberle dado la vuelta y, oye, que también está genial por la otra parte, es un gran abrigo.

    Tengo que oirlo más, de momento me ha dejado con ganas de volver y eso no es malo.

    Pd. Yo también fantaseo con una vuelta a la esencia,,,esas American Recordings,,,

    Abrazo, Chals!

    ResponderEliminar
  3. Yo siempre he sido y soy un fan rendido de Bruce, y la verdad es que los últimos discos me ocurre lo que creo que es lo peor que podría pasarme con discos de mi adorado Bruce, los escucho tres o cuatro veces y los olvido, me da pena pero es lo que me ocurre, ojalá no fuese así pero...este me parece mas de lo mismo, no me engancha, lo coji con ilusión, soy de los que defendio wrecking Ball y esperaba una recuperacion pero creo que no ha llegado, no obstante si viene por aquí allí estaremos sintiendo rock and roll en la piel.
    Abrazo Chals

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que he sido menos benevolente con el disco, aunque tu reseña me parece muy interesante y hay cosas en las que estoy totalmente de acuerdo. Creo que al final, tanto unos como otros, tenemos esa sensación de cierto desapego con sus últimos trabajos, éste incluído, y desde luego no es una buena sensación.

    saludos

    ResponderEliminar