Recetas "Filetes Empanaos de la Tata" (Packed & Breaded!)

Tenía pensada la Clash City Burger para hoy, pero he tenido un contratiempo logístico y por tanto me la dejo para la semana que viene. Esto es cocina casera, nada de alta cuisin ni pijadas en vinagre. "Es que la comida ya no es como la de antes, como las que hacía la Tata..." pero ceporro!, ¿como va ser como antes si para unos filetes empanados te vas a la sección de congelados?, manda huevos frescos!.

Hay recetas que no deben perderse, recetas que saben a otros tiempos cuando palabras como globalización, kebap, pizza o burger aún no dominaban la restauración, ¿cuantos de vosotros no habéis comidos unos filetes empanados caseros en condiciones últimamente? lo sé, seguro que desde pequeños, y entre mcnuggets y precocinados hemos perdido bastante por el camino, pero sobre todo la comida casera, esa capaz de conseguir los sabores de siempre y que en cierta manera forman parte de la calidad de vida. Esta receta es de la Tata de my darling companion, de vez en cuando viene de Málaga y nos visita unos días, la primera vez que hizo estos filetes no pude más que someterla a un tercer grado para averiguar como era posible que con tan poco se pudiera disfrutar tanto. 

Pero primero, como ya sabéis, uno de los ingredientes primordiales en cada receta es la música, para la ocasión elijo a Pretenders, en primera instancia me hizo gracia el título del LP, iba bastante bien con el plato. Pero a ver como os lo digo, la Chrissie Hynde me mola, al menos la imagen idealizada que tengo de ella cuando la vi por primera vez en la portada de The Last Of Independents, sosteniendo socarrona la guitarra y con el rostro de "a ver quien se atreve conmigo...", y dejando a parte el baladón que nos martirizó a todos durante meses (y aún sigue haciéndolo alguna emisora), lo de esta mujer es admirable, una rocker de tomo y lomo que sigue al pie del cañón después de superar en sus inicios la desaparición de dos miembros importantes de la banda, y pasar por su lado toda clase de épocas y sonidos generacionales, fiel a su estilo, rock band de guitarras. Y pese a que hoy por hoy no es muy mediática ni en el mainstream, ni en el indie-mainstream, ni en el under-mainstream, atendiendo no sólo a su pasado sino también al último disco Break Up The Concrete, Chrisie Hynde es digna del Olympo de los Poetas de la Fender.

A Packed! le tengo un amor especial, todos sabéis que significa tener un vinilo y las pasiones bajas que puede despertar en el melómano, ya puede venir en tropel la camarilla de reseñeros de nme, las allmusic y pitchfork a contaros la milonga de que cualquier tiempo pasado siempre fue mejor, que no no no, no te equivoques, me conozco el disco de pe a pa, y me gusta.

Parece ser que a cada nueva referencia hay que sorprender con algo, y la única carnaza apetitosa en este disco fue una correcta versión del May This Be Love de Jimi Hendrix y la participación de Johnny Marr en la balada When Will I See You. Puede que canciones como Let's Make a Pact y el (fantástico reggae) How Do I Miss You la hicieran parecer cansada y repleta de inseguridades, (como si no pudiera cambiar de registro) aunque realmente se trata de un LP variado en todos los aspectos, tenemos las rockeras Millionaires, Downtown (Akron) Hold a Candle To This, que podrían haber estado en cualquiera de sus primeros dicos.

Y esos medios tiempos para reventar las ondas como Never Do That y Sense Of Purpose, pasto de recopilatorios, eso por no hablar de Criminal, baladón que cierra el disco capaz de derretir al más pintado.  Además lo dicho hasta la saciedad (pretenders= el puente del punk a la new wave) siempre le vi a la Hynde un deje Dylan junto a un arquetípico sabor British, no diré beatle porque no es del todo obvio, pero por ahí voy.  

¿Que si era el primer disco con Hynde como único miembro original de la banda?, no del todo cierto porque tenemos al batería original Blair Cunningham, ¿músicos de sesión? ah claro, tener en nómina a Billy Bremmer (Rockpile, Dave Edmunds) no es precisamente despreciable. El caso es que este disco tiene algunas de mis canciones preferidas de Pretenders que además están a la altura de su legado.

Vamos de compra para cuatro raciones de Filetes Empanaos de la Tata con guarnición. Pero antes de darle al play al Packed!, camino de la verdulería/carnicería escucháis en vuestro reproductor el primer disco y el último, simple comprobación de que la voz de la Hynde es única desde el principio hasta el final, y su actitud es inquebrantable más allá de mainstreams de toda clase, más allá del bien y del mal.

Ingredientes:

8 filetes de lomo de cerdo
2 huevos frescos
1 limón
400gr de judía boby
400gr de zanahoria baby
1 cebolla
1/2 vaso de tomate frito
Perejil
4 o 5 ajos
Pan rallado
Sal al gusto.

1) Muy importante, este plato necesita un día de maceración en el frigorífico, pasamos a la primera fase:



- Preparamos una picada de ajo y perejil.
- Partimos el limón.
- Disponemos el recipiente donde descansará el preparado hasta el día siguiente. 
- Cogéis la madera del mortero y aplastáis la carne sin llegar a partirla, ni agujerearla, quedará más fina y estirada. Al mismo tiempo le quitaremos la grasilla que tiraremos, y los pequeños trocitos de carne que se desprendan del lateral los guardaremos a parte. 
- Se irán colocando los filetes en el recipiente por capas, a cada una se irá echando sal, la picada de ajo y perejil, y un buen chorro de limón. Haced cuenta que el limón ha de quedar seco después de los 8 filetes. 
- Cuando ya tenemos todos los filetes, aprovechamos los pequeños restos de carne para recoger lo que queda de la picada de ajo y perejil, se sala, chorretón de limón y lo dispondremos arriba de los filetes. 
- Una vez todo en el recipiente, lo guardaremos hasta el día siguiente.

2) Pasamos a la segunda fase, vamos al pringue. La carne estará un poco blanquecina, eso es bueno, estará muy muy tierna.

- Troceamos una cebolla y hervimos la zanahoria y las judías. Mientras cuece la verdura vamos preparando la secuencia.
- Batimos los dos huevos.
- Al lado ponemos el plato con pan rallado.
- Sartén con un dedo de aceite de girasol.
- Es aconsejable disponer un plato al lado de la sartén con apel de cocina para que vaya absorviendo el aceite de los filetes a medida que vayan saliendo de la fritada.
- No esperéis a que se caliente el aceite para empezar el proceso, váis pasando los filetes bien de huevo y pan, de manera que llegado el momento no falle ningún acorde, el ritmo no se pierda y la melodía no se nos queme.
- Antes de empezar sacamos la verdura de la cocción (unos 8 a 10 minutos).
- Para cuando los primeros filetes entren en la sarten ya no debe quedar ninguno (a ser posible) en el recipiente.
- Se van friendo y progresivamente se meten en la sartén a al tiempo que van saliendo de ella los más hechos, dorados/anaranjados. Y así van pasando al plato con papel para que vayan dejando el aceite. Este proceso será intenso como quien se sube a un escenario por primera vez, pero relamente es cuestión de unos minutos.
- Con todos los filetes echos rebozaremos también los trocitos de carne que servirán de aperitivo mientras los demás preparan la mesa, pequeña licencia del cocinero, incluso el huevo restante puede pasarse por la sarten, tortilla de ajo y perejil.
- Rehogo la cebolla, añado la verdura, un poco de tomate frito y si se quiere una pizca de hierbas provenzales, ya tendremos la guarnición que relajadamente hemos cocinado mientras el aperitivo ha seguido su camino.



Así que ya sabéis, a veces las cosas no son lo que parecen o cuentan, incluso detrás de unos filetes empanados puede encontrarse el placer culinario más básico, primitivo y evocador, en desuso como los vinilos que ya no se encuentran en la sección de congelados de la fñac.


La próxima semana la "Clash City Burger", guerra al imperialismo.

Comentarios